Vende tu auto
Test drive

Test Drive Mazda BT-50 2022, una camioneta que apuesta por la elegancia

La BT-50 trata de seguir los pasos de la línea de pasajeros de Mazda, apostando por un perfil más elegante en diseño y un andar más refinado. El único problema es su precio, el que incluso se ha incrementado aún más desde que fue lanzada.

Test Drive Mazda BT-50 2022, una camioneta que apuesta por la elegancia

Mazda cambió sus amistades. Después de llevar años trabajando junto a Ford, en una alianza que llevaba años amarrada, se fueron con Isuzu. Esto significa que la anterior camioneta BT-50 fue el último producto fabricado en base a los lazos que Ford mantenía con Mazda, que, para este caso, involucraban a la camioneta Ranger. Ford ya tiene una nueva Ranger y también tiene a un nuevo (en realidad no tan nuevo) socio, Volkswagen.

Así que esta nueva BT-50 es un producto muy interesante desde ese punto de vista: ¿Cómo le viene la alianza con Isuzu a los de Mazda?

Para ir recordando, la BT-50 de tercera generación (cuarta para la marca) debutó en Chile en septiembre del 2021. Pudimos probarla en un circuito offroad (Parque Las Palmas) donde dimos cuenta de sus aptitudes y confort.

Mazda BT-50 2022: dimensiones y diseño

  • Largo: 5.280 mm
  • Ancho: 1.870 mm
  • Alto: 1.785 mm en versiones Mid, 1.810 mm en las otras versiones
  • Distancia entre ejes: 3.125 mm
  • Despeje: 240 mm
  • Volumen Pick-up: 862 L (incluye bedliner plástico de fábrica, con cuatro ganchos)
  • Capacidad de carga: 1.055 Kg

Con respecto a sus dimensiones, como siempre digo, en el papel son marginales las diferencias con algunas rivales. Por ejemplo, la Amarok mide 5.254 mm de largo y 3.097 mm entre ejes. La actual Ranger mide 5.354 mm y 3.220 mm entre sus ejes. La Navara mide 5.253 mm de largo y 3.150 mm entre ejes. Una Great Wall Poer mide 5,36 metros de largo y 3,23 metros entre ejes, siendo la más grande junto con la Ranger.

La diferencia que tiene la BT-50 es su despeje de 240 mm, el cual es bastante generoso. La capacidad de carga también está dentro de lo esperable, en los 1.055 kilos, aunque claro, hay camionetas que cargan más (kilos o volumen) según versión. Por ejemplo, hay versiones de la Ranger que pueden alcanzar las 1.3 toneladas. El volumen de la Ranger también es más grande, 1.180 litros versus los 862 del pick-up de la BT-50. Una Amarok aguanta 1.041 kilos y cuenta con 983 litros de capacidad.

Ahora, la BT-50 está orientada a familias o usuarios que buscan un vehículo recreativo. Por lo mismo, no hay versiones de trabajo (más austeras) y por lo mismo su propuesta de valor apunta hacia el segmento alto de las camionetas de una tonelada, como la Ranger, la Amarok, la Colorado y las versiones altas de las camionetas más conocidas, más algunas chinas bien equipadas.

Por el lado del diseño hay dos lecturas:

  • La camioneta anterior era muy reconocible y tenía mucho más trabajo en diseño. Por ejemplo, el frontal era más deportivo, con focos grandes en cuña, un parachoques más corto, focos traseros más grandes (que se metían al portalón) y por supuesto, pasos de rueda delanteros que lucían muy acampanados porque la silueta se prolongaba hasta las puertas del conductor. Era muy reconocible como Mazda, pero no coincide con la apuesta actual de la marca.
  • El modelo actual es más Isuzu, pero la marca logró sacar partido de aquello para conformar un diseño más formal y elegante que va mucho más en linea con lo que ofrece Mazda en la actualidad. El frontal parece sacado directamente del CX-9 y le ayuda mucho a generar una imagen imponente, con una gran parrilla, focos más pequeños pero pocos accesorios y pliegues. Los focos traseros son muy Isuzu (nos recuerdan lógicamente a la D-Max vigente) y quedan ubicados en los costados del portalón.

Entonces, hay personas que se van a quedar con el estilo más distintivo de la generación pasada y otros que les va a gustar mucho este enfoque más elegante del modelo nuevo. Para gustos, colores.

Puntos fuertes, son las pisaderas, las manillas y espejos cromados, los discretos rieles en el techo y por supuesto, las llantas de 18 pulgadas para esta versión, aunque hay disponible de 17". No hay más accesorios ni elementos superfluos. Ni siquiera hay una toma de aire en el parachoques o barras en el pick-up, todo muy sobrio.

Mazda BT-50 2022: interior y equipamiento

Por dentro el cambio es notable y se agradece, Es aquí donde más se ha puesto énfasis en dar una apariencia de calidad y que se asemeje a la de los modelos de Mazda que ya conocemos. Si bien el diseño de todo es 100% Isuzu (hay que ser sinceros, de Mazda solo encontramos la insignia que decora el volante), cuando vemos plásticos negros con asientos de cuero café, al menos en las versiones más altas, inspira la misma sensación que en los modelos GTX de pasajeros y hasta, de golpe de vista, pareciera que se da vuelta la percepción: un Mazda con reminiscencias de Isuzu. De todos modos, ayuda el hecho de que la nueva D-Max es casi como una Chevrolet Colorado y no sabemos si General Motors quiera traerla a Chile.

El armado es bueno en general, pero donde falta revisar detalles, como algunos cortes sospechosos en la parte superior de las puertas que uno podría obviar porque a las camionetas se le perdonan ese tipo de detalles. Sin embargo, hay que mencionarlo igual, porque las camionetas hoy están mejorando mucho, en especial los fabricantes chinos: un ejemplo, el interior de la Maxus T90 hace ver a esta BT-50 como un modelo anticuado en diseño. Pero bueno, volvamos a la BT-50.

  • Materiales: donde alcanzan nuestras manos, la calidad es muy buena, con superficies tapizadas en cuero y suaves al tacto, como el borde superior del tablero, los acolchados de las puertas o los cantos de la consola central. El plástico restante es duro pero la marca se preocupó de que el grano del plástico se pareciera al del cuero, para generar una sensación coherente de calidad. Los detalles plásticos en color aluminio están bien, podrían ser mejores, pero están bien. Los encontramos en los aireadores, en las puertas (para generar un efecto envolvente con los aireadores laterales) y en el volante. Pero como ya contábamos, el resultado es bueno y da la impresión de elegancia, con texturas y colores que no acostumbramos a ver en estas camionetas.
  • Espacios: poquitos y pobres. Hay una guantera superior oculta como un panel del tablero, pero no sirve para guardar nada porque ahi se aloja el reproductor de DVD (si, esta camioneta tiene DVD, en la sección multimedia contaré más de eso), una guantera tradicional, un par de posavasos, una bandeja para dejar lentes o monedas y un cubículo muy pequeño bajo el apoyabrazos. Los asientos traseros, como todas las camionetas, ocultan dos espacios para poder dejar herramientas (la gata, por ejemplo) y nada más.
  • Multimedia: este sistema es bastante completo e incluye Apple CarPlay, Android Auto, Mirrorlink, Bluetooth y dos puertos USB, además del mencionado reproductor de DVD. Desde el modelo High, cambia el tamaño de la pantalla de 7" a 9" y añade dos parlantes más en el techo a los seis que trae de fábrica, para dar una sensación más envolvente al sonido. Probamos todo y todo funciona bien, incluyendo el sistema DVD. La interfaz es un poco lenta en algunos casos y recomendamos desactivar los pitidos para los botones y opciones de selección porque se hace insufrible. Además, la interfaz tiene botones físicos de acceso directo. El efecto envolvente del sistema de audio es poco aparente, aunque como somos Autocosmos y no Audiocosmos, quizás faltó tiempo para probarlo más.
  • Posición de manejo: confortable, con bastantes reglajes (eléctricos desde la versión High) y con calefacción en esta versión. Además, el volante se regula en dos ejes, lo que usualmente celebramos y con algo de pudor, pero hay marcas que aun llevan solo regulación en altura.

  • Cuadro de instrumentos: dos esferas, legibles con una pantalla a color en la parte superior, la cual no es muy grande, pero es muy completa. Eso sí, por el precio, hubiese esperado un cuadro de instrumentos digital.
  • Plazas traseras: es un lugar relativamente cómodo. He estado en camionetas mejores, pero quejarme sería mucho. Además, los asientos tienen un diseño abutacado que permite tener una mejor postura, al menos en los extremos. Ojo las personas altas, que solo queda un puño para los que miden 1.70, pero el espacio para las piernas es bueno. El asiento del medio, es para un niño y nada más. Detalles importantes son los aireadores, el puerto USB, un ganchito (4 kg) para colgar bolsos y muchas agarraderas para poder subirse cómodamente o para afirmarse.
  • Equipamiento: de serie destaca la iluminación LED completa, pack eléctrico completo, aire acondicionado y el acceso con Smart Key, además del sistema multimedia. En los modelos High aparecen las pisaderas, el encendido automático de luces y limpiaparabrisas, luces DRL, las llantas de 18", el acceso keyless, el sistema multimedia mejorado y climatizador dual, así como los asientos eléctricos. El modelo High Plus (este) tiene luces que se nivelan automáticamente según la carga, el pack cromado, espejos con defroster y el tapiz de cuero, aparte de los asientos calefaccionados adelante.
  • Seguridad: como bien contaba en la nota de lanzamiento, aunque el equipamiento es bueno, es inexplicable que el modelo que abre la gama, que no es para nada barato, solo cuente con dos airbags. Es cierto que Mazda ha equipado otros elementos de seguridad del paquete i-Activsense (según versión, con radares y cámara estereoscópica), pero en la lista de prioridades, es más lógico un auto con seis o siete airbags y sin asistencias, que al revés. En esta versión encontramos:
    • Siete airbags (dos de serie)
    • Control dinámico de estabilidad más programa de estabilidad para remolque
    • Control de tracción (ahora de serie, antes solo estaba disponible desde las versiones Mid)
    • Frenos ABS con EBD (frenos de tambor en el eje trasero)
    • Asistente al frenado de emergencia (sistema BA, hidráulico) con auto balizado en emergencias (ESS)
    • Anclajes ISOFIX
    • Sensor y cámara trasera de estacionamiento
    • Sensor delantero con cámara frontal (desde versión High)
    • Asistente de arranque en pendiente / control de descenso
    • i-Activsense (ADAS):
      • Sensor de punto ciego / alerta de tráfico cruzado (antes de serie, ahora solo desde versión High)
      • Alerta de colisión frontal (desde versión High)
      • Advertencia de salida de carril (desde versión High)
      • Control crucero adaptativo (solo con caja AT)

Mazda BT-50 2022: manejo y motor

Mazda no se complica y en lugar de tener dos propulsores como era antes, ahora todas las camionetas BT-50 serán impulsadas por un solo motor, una unidad Turbodiésel de tres litros Euro V, con 190 Hp y 450 Nm de torque, asociado a una caja manual de seis velocidades o una automática de seis como es este caso y todas con tracción 4WD y bloqueo trasero de diferencial. Según Mazda, este motor es marginalmente menos potente que el 3.2 que empleaban antes, sin embargo, es muchísimo más eficiente, con una banda de torque ligeramente más amplia y consumos hasta un 26% mejores.

Los consumos, exactamente son de entre 9,9 km/l y 14,9 km/l (ciudad/carretera) para la versión con caja manual y entre 9,9 km/l y 14,3 km/l (ciudad/carretera) para la versión con caja automática. No es el mejor de los consumos, en especial si miramos a la Amarok o a la Navara, que pasan de los 10/11 km/l en ciudad y sobre los 15 en carretera, pero andan por ahí. Mis consumos fueron bastante fieles a lo que dice el 3CV, entre 8 y 14 km/l: si eres de los que discrimina hasta el último litro, probablemente te va a parecer más gastadora, pero hay que recordar que se trata de un motor 3.0 y la mayoría de las camionetas están comenzando a achicarse o están empleando otras tecnologías: la Navara por ejemplo es 2.3 pero Biturbo.

La entrega de potencia me gustó mucho, porque no se siente brusca, lo que va muy a tono con su perfil más familiar/recreativo. Esto se nota en especial cuando hacemos uso del modo 4L en la tracción, donde percibí que la potencia es más fácil de administrar que en otras camionetas. El selector de la tracción a veces no tiene un acople muy silencioso, así que a tener cuidado en las condiciones que la activas.

¿Cuánto de Mazda hay en esta Isuzu? Ya lo comentaba previamente en la nota de lanzamiento, donde Mazda le entregó algunas pautas a Isuzu antes de la fabricación de la camioneta y que fueron elementos que se tomaron en cuenta. Esto tiene que ver con los sellos, gomas e insonorización general, así como una estructura más liviana, más rígida y con mejor tolerancia a la corrosión. Sobre la insonorización, el trabajo se nota mucho en manejo urbano y hasta casi los 100 km/h, pero después, si le pedimos más potencia en carretera, el efecto de la insonorización desaparece un poco.

Por el lado de la suspensión, el trabajo que se hizo es muy bueno. En las ballestas incluso se molestaron en usar topes de goma para evitar azotes y ruidos innecesarios, pero la verdad es que tiene un manejo bien cómodo y que filtra muy bien los baches o las imperfecciones de la ruta, algo aparente tanto en caminos mal asfaltados como en el circuito de offroad que probamos inicialmente la camioneta. No es la más blanda y eso le permite tener movimientos muy controlados y más distantes de lo esperable en una camioneta de trabajo.

El resto me parece muy adecuado. Se configuró una camioneta potente pero domesticada (la caja de cambios no es la más rápida, pero no es porfiada), un manejo predecible que entrega seguridad y una sensación más refinada dentro de lo que podríamos esperar.

Mazda BT-50 2022: conclusiones

Cuando la BT-50 se lanzó casi hace un año atrás, ya nos quejábamos de que su precio era alto, desde los $25.790.000, IVA incluido. Hoy, la BT-50 parte en los $30.590.000 incluyendo un bono de $200.000. Es muchísimo precio, pero a no olvidarse de que todas las camionetas también han subido mucho de precio. Esta versión (High Plus) costaba cerca de 31 millones de pesos cuando debutó y hoy ya va llegando a los 38 millones de pesos. Y con precios así, se entiende el furor por entrar a este segmento de camionetas con modelos de otras procedencias, más accesibles y con equipamiento competitivo.

Así que el problema principal que tenemos con la propuesta de Mazda no es el producto en sí, que está muy bueno, sino que la competencia que tiene es feroz y con precios muy atractivos. Ahora, a favor tiene que sigue siendo la camioneta más nueva en el tramo alto del segmento de una tonelada: la Ranger nueva y la Amarok nueva aun no debutan, la Colorado solo tuvo un facelift y el resto de las camionetas siguen siendo iteraciones de los modelos que ya se vendían hace unos años. O sea, también está el costo de la novedad y un desarrollo más fresco.

Pero si tienes el dinero y andas buscando una camioneta cómoda y que te distinga del resto por su estilo más elegante, no hay donde perderse con la nueva BT-50.

Mazda BT-50 2022 - una camioneta elegante (Test Drive)

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas