Test drive: JAC T6 diésel 2018
05-02-2018 Reportes de Manejo

Test drive: JAC T6 diésel 2018

Probamos la nueva pick-up china equipada con un bloque petrolero de 134 Hp. Se siente poco refinada, pero está bien equipada y es muy capaz.

Desde junio de 2016 que JAC Motors compite en el popular segmento de las pick-ups medianas con la T6, una camioneta cuya mayor virtud es la relación precio/producto. Por entonces se presentó exclusivamente con motor gasolinero y tracción simple (puedes leer nuestra prueba de manejo aquí), pero a fines del año pasado añadió a la gama variantes turbodiésel 4x2 y 4x4.

La nueva variante mantiene las características de la pick-up original: diseño italiano, puesta a punto en Japón y fabricación en China.

Mide 5.315 mm de largo, 1.830 mm de ancho y 1.815 mm de alto, medidas que le permiten cargar 820 kilos. El modelo cuenta con 207 mm de despeje al piso, ángulos de ataque de 29,6º y de salida de 22,4º, ofrececiendo cubre cárter de serie.

Como elementos estéticos y funcionales tiene de serie pisaderas laterales, llantas de 17 pulgadas (245/65 R17), señalizadores en los espejos, una barra antivuelco que no es sólo decorativa, anclajes para ganchos en la caja y un protector del pick-up.

La JAC T6 diésel se vende en seis vesiones, tres de ellas 4x2 y las otras tres 4x4, con precios que parten en $9.990.000 más IVA (T6 4x2 Comfort) y llegan hasta los $11.490.000 más IVA (4x4 Comfort Smart y Luxury).

El motor Green Jet

Lo más novedoso en el modelo es el motor de cuatro cilindros 2.0 turbodiésel, parte de la familia Green Jet de JAC. Eroga 134 caballos de fuerza y 320 Nm de par, disponible entre las 1.600 y 2.600 Nm.

En el caso de nuestra unidad de pruebas (4x4 Comfort Smart), está asociado a una caja mecánica de seis velocidades y a un sistema de tracción total que ofrece tres modos de funcionamiento: 2H, 4H y 4L.

Si bien la T6 4x4 homologa 11 km/litro en ciudad y 12,2 km/litro en ciclo mixto, en nuestra prueba urbana rindió algo menos: 9,5 km/litro.

El motor no es nada silencioso, pero tampoco nos parece insufrible como en otros modelos de precio semejante. Tampoco transmite vibraciones al volante, lo que mejora bastante la experiencia conductiva.

La caja es firme de tacto, quizás demasiado, aunque eso refleja cierto grado de robustez. La primera marcha es extremadamente corta para el uso normal en ciudad y eleva régimen muy rápido sin acelerar demasiado (y con un ruido más presente en la cabina). La segunda es bien parecida a la primera y funciona mejor como una rápida transición a la tercera, o para salir desde cero.

Recién la tercera marcha permite moverse con más parsimonia, subiendo el régimen de marcha de manera más pausada. Al final, tenemos que la circulación a 120 km/h en carretera se consigue a 2.750 rpm, bastante similar a pick-ups similares.

Diría que la configuración de la caja tiene un foco demasiado laboral, y pierde refinamiento para el día a día.

Respecto del motor, acelera mucho de improviso, apenas la aguja del tacómetro supera las 1.200 rpm, antes de eso hay un turbolag poco importante. Se nota que hay mucho torque a bajas revoluciones, y eso es bueno en ciertas condiciones de manejo y de trabajo.

El confort de marcha

Dijimos más arriba que esta T6 diésel no es tan refinada en la conducción, y eso es efectivo en lo relativo a caja/motor, pero en materia de aplomo y suspensión, la verdad es que nos gustó.

La suspensión delantera es de doble horquilla, mientras que atrás hay un tradicional paquete de resortes, aunque nos sorprendió porque rebota poco y nada cuando la caja va vacía, bastante menos que varias pick-up de una tonelada y mayor prestigio, y eso habla bien de la puesta a punto realizada en Japón.

Copia las irregularidades, amortigua un bache grande o un camino tortuoso, y no nos lleva de arriba hacia abajo, saltando y rebotando como pelota de básquetbol. Esto es agradable si se usa en la ciudad y pasamos por sobre un lomo de toro a cierta velocidad. Lo agradecen los pasajeros de atrás que no terminan a cabezazos con el techo.

Con algo de carga pero lejos del máximo, tiende a golpear algo más. Como que el amortiguador topara de fondo. Amortigua bien aún, pero me gustaría probarla con los 800 y algo de kilos que soporta para ver cómo se comporta.

La dirección está correcta para ser pick-up, bien asistida, algo insípida en cuanto a tacto y lenta de reacciones, pero en general responde bien a los requerimientos normales de uso.

La posición de manejo es alta, aunque cuenta con ajuste del asiento del conductor en altura. La visibilidad está bien, los espejos cubren mucho del ángulo ciego y cuenta con sensores y cámara para los retrocesos.

Todo queda a la mano del conductor, partiendo porque el volante es multifunción, y porque nuestra versión de pruebas Comfort Smart ofrece una tremenda pantalla táctil de 10 pulgadas desde donde se maneja todo, o casi, ya que justo por debajo está el climatizador y los botones de la caja de transferencia (2H, 4H y 4L).

Muy bien equipada

Ya que hablamos del sistema Smart, vale decir que consta de esta pantalla táctil de gran tamaño, que ofrece conectividad a Apple CarPlay y Android Auto y, si se utiliza el internet del teléfono, añade compatibilidad con los sistemas de Google.

La gracia es que permite descargar aplicaciones directamente en el sistema, como Spotify y Waze, y utilizarlos de manera fácil y sencilla como si fuera un smartphone. No recordamos otra pick-up con un nivel tan alto de conectividad.

Más encima nos tocó probar una unidad que incluía el sistema Full Conectados, disponible por tiempo limitado, y que incluye conexión a internet directo sin necesidad de usar el 4G del teléfono.

Obviamente que se suma bluetooth y la ya mencionada cámara de retroceso.

En materia de seguridad, la nueva T6 diésel ofrece doble airbag frontal, frenos ABS con EBD, neblineros y sensores de retroceso de serie.

Disponible en todas las versiones también están el volante y palanca forrados en cuero en volante, vidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado, radio con puerto USB y entrada auxiliar, regulación de altura de luces, volante multifunción y control crucero.

Nuestra variante Comfort Smart añade la radio con pantalla táctil mencionada, mientras que las versiones Luxury, suman tapiz de cuero en los asientos y reemplaza la pantalla Smart por una más modesta de 7”, pero que incluye navegador.

Nuevamente, el nivel de equipamiento disponible supera por mucho a varios de los competidores directos.

Conclusión

Nos gustó la JAC T6. Nos había gustado la variante gasolinera 4x2 y ahora, con motor diésel y tracción total, se convierte en una buena alternativa a modelos de gran salida en este segmento, como la SsangYong Actyon Sport y la Mahindra Pik-up.

Estéticamente luce como un modelo japonés, es confortable para usar en la ciudad sin carga, es bastante capaz en situaciones que requieren de un mayor nivel de tracción (durante el lanzamiento subimos bien alto en la cordillera por caminos de tierra y no mostró ningún síntoma de fatiga), y sus niveles de consumo está más que correctos.

Y, sobre todo, está muy bien equipada, incluyendo un nivel de conectividad sin igual.

Absolutamente recomendada para quien busca una buena pick-up y no quiere gastar lo que piden las marcas con mayor tradición en el segmento.

 

Galería JAC T6 diésel 2018

JAC T6 diésel 2018

1 de 24

¿Qué opinas? Cuéntanos