Test drive

Toma de Contacto: JAC T8 2020

El lanzamiento de la nueva JAC T8 incluyó una completa ruta off-road dentro del Parque Las Palmas, cerca de Leyda, donde pudimos conocer el potencial que oculta esta nueva camioneta.

Toma de Contacto: JAC T8 2020

El lanzamiento de la nueva camioneta JAC T8 nos llevó al Parque Las Palmas, cerca de Leyda, donde nos esperaba una entretenida y muy variada ruta offroad, ideal para ir conociendo a la nueva camioneta de JAC y comenzar a hacernos una idea de sus mejoras versus a su primera iteración, la T6, así como algunas de sus rivales, que hemos podido manejar en otras ocasiones.

Saliendo desde Movicenter, en Huechuraba, el primer tramo claramente fue de carretera y asfalto, aunque suficiente para destacar dos importantes atributos de la T8, su bien lograda insonorización en la cabina y su buen aplomo en ruta, considerando que veníamos tres personas y el cajón descargado. Aunque, por otro lado, la dirección de la T8, como en buena camioneta, si se siente nerviosa en su punto medio. En otros tiempos no nos importaría mucho, pero considerando lo mucho que han avanzado las camionetas, quizás sea algo que los de JAC quieran poner nota para mejorar.

Ya llegados al recinto, comenzamos la trepada hacia unos cerros, por una sección que bordea una pista de motocross. El camino era bastante bueno aun como para poder opinar sobre la suspensión, claro que las trepadas nos iban revelando algunas sutilezas del tren motriz que lleva la T8, un turbodiésel de 2 litros con 134 Hp y 320 Nm de torque, asociado a una transmisión manual de seis velocidades y en el caso de la 4x4 a un sistema de tracción proporcionado por Borg-Warner con un selector electrónico. 

Con la tracción 4H activada, recomendamos hacer la trepada con vuelo y alto de vueltas. Esto es porque si la marcha no es suficiente, te vas a quedar corto y al tratar de pasar primera, tanto el lag del turbo, como la respuesta del throttle, te van a botar las RPM donde no hay fuerza, dejándote en la mitad. Encontramos que este comportamiento está mejor resuelto en otras camionetas (digamos, de la NP300 hasta arriba) y que podría ser mejorado con un ajuste al acelerador electrónico, para que el corte de alimentación no sea tan brusco en dichas situaciones. Así que tomamos algo de distancia en la caravana para poder enfrentar las siguientes con más espacio, donde el motor de la T8 mostró que tenía bastante fuerza para moverse.

Al llegar al primer cerro, nos sorprendió ver un motorhome en la cima, el cual fue tirado por una T8, lo que significa que la camioneta aún tenía trucos para mostrarnos en la ruta.

Proseguimos por un camino más suelto y accidentado, donde ya podíamos dar cuenta del trabajo de suspensión, suave y aplomado, manteniendo un buen grado de insonorización, versus otros modelos de la competencia que son más ásperos. La dirección, nerviosa en carretera, se mostró maniobrable y directa en terracería.

Tras un largo paseo, llegaron los dos tramos más duros del circuito. El primero consistió en una empinadísima trepada, muy estrecha, la cual debía ser enfrentada con tracción 4L. Y es aquí donde la T8 mostró su potencial oculto. Como un pequeño tractorcito, subió todo lo que le tiramos, sin aflojar en lo más mínimo. Incluso, terminábamos trepando en marchas más altas y arrancándola en tercera, en zonas más planas. Ahí nos dimos cuenta que fuerza para subir un motorhome a un cerro tenia de sobra. Con la tracción activada, es casi como tener un control de descenso incorporado, por lo que las bajadas fueron muy controladas. 

Finalmente, la ruta nos llevaría a un tramo muy técnico, parte del trazado de la pista de motocross. Curvas sueltas con peraltes, saltos y terraplenes, terminaron por convencernos. Es que claro, probablemente estas aptitudes te sean pan de cada día en camionetas más costosas (lo sabemos, porque las hemos probado todas), pero siempre queda la duda con modelos de marcas más nuevas en el segmento y cuyo valor es más accesible. Con esto, la JAC T8 se perfila como una alternativa bastante más que competente para todos aquellos que tienen ganas de renovarse, que se han quedado con camionetas más antiguas pero que encuentran que las nuevas están muy caras y con poco equipamiento en los modelos de entrada. 

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos