Motos

Harley Davidson enfrenta al futuro con nuevas motos: doble propósito, streetfighters y eléctricas

Una doble propósito, una naked street fighter y una moto eléctrica, así como diversificación de mercado, alianzas y plataformas modulares son parte de la estrategia para salvar la alicaída situación de la reconocida firma americana.

Harley Davidson enfrenta al futuro con nuevas motos: doble propósito, streetfighters y eléctricas

Harley-Davidson presentó su plan de crecimiento para 2022 y tenemos que confesar que nos dejaron con el ojo cuadrado, pues en una clara movida para llegar a más personas, entrarán a segmentos donde nunca habían participado, pero que hoy están muy de moda como las doble propósito, las streetfighters y las eléctricas.

Por supuesto, si bien van a incursionar en nuevos territorios, eso no quiere decir que vayan a descuidar el que los ha convertido en lo que son, quédense tranquilos, amantes de las touring y cruiser, que la marca de Milwaukee seguirá enfocandose en producir este tipo de motos. Donde la cosa se pone muy interesante es en el hecho de que presentarán una plataforma modular de motos de 500cc a 1250cc que utilizarán para crear tres motos muy distintas y el cual llevará motores de cuatro desplazamientos.

La Harley-Davidson Pan America 1250 es la primera doble propósito que hayan fabricado, que por supuesto llevará un V-twin para impulsarla. La segunda es una streetfighter de 975 cc, una moto que combinará agilidad y potencia, dos cualidades poco conjugadas en Harley. Si todo sale de acuerdo al plan, estas motos llegarán en el 2020 y les seguirán otros modelos que ampliarán la oferta en los mismos segmentos durante los siguientes dos años.

Luego tenemos una vieja conocida que representa la incursión de Harley-Davidson en el segmento de las eléctricas: la LiveWire. La idea es que la moto llegue el próximo año y será la primera de varias eléctricas de la marca de Milwaukee (aunque usted, no lo crea).

Por último, harán una moto de motor más chico -de 250 a 500cc- que lanzarán para los mercados emergentes de Asia de la mano de una marca asiática. Si bien el comunicado de prensa no especifica de dónde, sí comentan que quieren incursionar en el mercado indio, por lo cual no es descabellado pensar que será de este país. Además de que ya hay antecedentes de sociedades de otras marcas, como KTM y Bajaj o BMW y TVS.

“Las acciones enérgicas que estamos anunciando hoy aprovechan las vastas capacidades y el poder competitivo de Harley-Davidson – nuestra excelencia en desarrollo de productos y manufactura, el atractivo global de la marca y, por supuesto, nuestra gran red de concesionarios”, dijo Matt Levatich, Presidente y Director Ejecutivo de Harley-Davidson, Inc. “Junto a nuestros leales motociclistas, lideraremos la próxima revolución de la libertad de las dos ruedas para inspirar a los futuros motociclistas que aún no han pensado en la emoción de rodar”.

En la cuerda floja

Lamentablemente Harley Davidson atraviesa por una gran crisis, causada precisamente por lo que estas nuevas motos quieren lograr. Su público envejece y no han logrado cautivar a nuevos clientes, puesto a que generaciones más jóvenes se ven atraídas por otros modelos, más tecnológicos o versátiles y que no estén asociadas necesariamente a toda la fuerte cultura y estética que va de la mano con tener una Harley Davidson, sin contar que una Harley es cara, de comprar y mantener, especialmente para los millenials. El año pasado, la firma de Milwaukee anunció que sus ingresos netos descendieron un 82% en el cuarto trimestre de 2017 hasta los 8,3 millones de dólares, lo que incluso provocó el cierre de una planta. Y si a esto le sumamos los dramas que la empresa ha tenido con los impuestos y amenazas de Trump, nos quedamos con una situación muy delicada, donde en Harley-Davidson tendrán que debatirse entre renovarse (aunque se lleve criticas de sus más acérrimos y veteranos fans) o comenzar a despedirse.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos