Test Drive: Chevrolet Cavalier 2019
21-11-2018 Reportes de Manejo

Test Drive: Chevrolet Cavalier 2019

El Cavalier volvió en la forma de un sedán de buen aspecto, tamaño y rendimiento, pero que no destaca mucho en el segmento, aunque es una buena opción para quienes busquen un modelo tradicional y que cumpla con lo suficiente.

Casi hace un año atrás, Chevrolet lanzó en Chile al nuevo Cavalier. Y es que la marca del corbatín, parece estar en una cruzada por resucitar algunos nombres legendarios en su portafolio de modelos, como son los anunciados Monza y Carryall, y sin olvidar al ya presentado nuevo Blazer. El Cavalier es un modelo fabricado en China (gracias a SAIC, los nuevos amigos de GM) bajo una plataforma modificada del Chevrolet Cruze y apunta justamente a llenar un poco ese espacio en algunos mercados, porque estamos claros que el Cavalier jamás verá la luz en Estados Unidos o en Europa. En nuestro país, Cavalier llegó a reemplazar al olvidable Cobalt y colocarse como opción de acceso antes del nuevo Cruze, mucho más contundente y refinado en cuanto a mecánica y equipamiento.

¿A quién le apunta el Cavalier? ¿Logra superar la mala reputación de su nombre? ¿Buena opción u olvidable?

Dimensiones y diseño

El Cavalier mide 2,600 mm entre ejes y cuenta con un maletero de 405 litros, considerando un largo de 4,544 mm, un ancho de 1,799 mm y un alto de 1,467 mm. Esto significa que es un poco más grande que un Volkswagen Virtus y que un Peugeot 301/Citroën C-Elysee, quedando un tanto más cercano a modelos como el Hyundai Elantra y el Kia Cerato antiguo, no así el nuevo que incluso se despega con 4.6 metros de largo y 2.7 metros entre ejes. Todos los modelos mencionados, salvo los coreanos, cuentan con maleteros que superan los 500 litros, por lo que, aunque 405 no es una mala cifra, si buscas la mayor capacidad, el Cavalier no la logra.

De diseño, el Cavalier es un auto moderno, pero conservador. Busca replicar en algunos ángulos, ciertos elementos que ya hemos visto en el Sail, pero que lucen mucho mejor en un auto más grande. Focos con diseño intrincado, una doble parrilla (con la boca inferior delineada con una aplicación metálica) y falsas tomas de aire laterales, lucen sobrias y de buen gusto, aunque sin nada llamativo, al igual que la zaga, con focos que buscan maximizar la boca del maletero, prolongándose hacia los costados del auto y no hacia dentro del portalón. Las llantas de 16" son solo para el modelo tope de linea, mientras que los focos con lupa y firma LED (de uso diurno) se encuentran desde el modelo intermedio, el que lleva llantas de 15". Es la manera más fácil de distinguir las tres versiones del Cavalier.

En resumen, es un auto de proporciones tradicionales y de estilo sobrio. Claramente se ve más moderno que los autos del grupo PSA, pero no tiene el carácter y el refinamiento del Virtus o de los coreanos, lo que habla un poco también de sus pretensiones.

Equipamiento e interior

Por el lado del equipamiento, la lista parte con el modelo LS (base), con dirección eléctrica, aire acondicionado, alzavidrios eléctricos con sistema de un toque para bajarlas, cierre centralizado con comando remoto, computador a bordo, comandos de audio al volante, bluetooth, espejos eléctricos y botón eléctrico para apertura de maletero, entre lo principal. En cuanto a seguridad, todos los modelos cuentan con doble Airbag, frenos ABS en las cuatro ruedas, inmovilizador antirrobo y anclajes ISOFIX.

El nivel LT agrega un computador a bordo con pantalla LCD de 3.5" a color, apoyabrazos delantero, sistema de infoentretenimiento MyLink con pantalla táctil de 7", sistema de audio con 5 parlantes más subwoofer, sunroof eléctrico, espejos exteriores calefaccionados, focos frontales con proyector (lupa), llantas de aleación de 15" y sistema de luces LED para uso diurno. En el ítem de seguridad se suman el monitor de presión para los neumáticos y los sensores de retroceso.

Finalmente, la versión Premier (la que estamos evaluando, a un precio de $11.290.000 con financiamiento) añade más reglajes para los asientos y llantas de 16" bicolor. Esta versión solo estará disponible con transmisión automática. Aquí los upgrades en seguridad son mayores, aumentando el equipo del LT con 4 Airbags, control de estabilidad y Hill Holder.

Lo primero que llama la atención del Cavalier al subirse, es su espacio, bastante generoso en todas las plazas, con asientos un poco menos planos y menos duros que los del Virtus. Otra cosa que nos gusta bastante es que al menos, de golpe de vista, no se ve como un auto pobre. Si bien sus plásticos son de los duros, al menos están bien armados, con bonitas texturas y granulados, así como algunos acentos cromados, que entregan una sensación más refinada. No se ve recargado tampoco, lo que ayuda en la nota sobria y cuidada. Su ergonomía también es correcta; si vienes de un Chevrolet, tampoco te costará encontrar algunas cosas, salvo quizás acostumbrarte a que el computador a bordo se opera desde los mandos tras el volante. Como siempre, la consola es completamente simétrica, firma de diseño en los modelos de Chevrolet.

El volante es de tacto duro y con un aro plástico que no le aporta en nada al modelo. Se supone que los modelos Premier llevarían tapiz de eco cuero negro con un volante forrado en cuero, algo que al parecer le ha tomado más tiempo a Chevrolet de negociar con la planta.

El sistema multimedia consiste en un sistema MyLink con una pantalla táctil a color de 7", con una interfaz un tanto anticuada y que no tiene ni Apple CarPlay ni Android Auto, algo fundamental hoy en día y claramente mejorable en versiones posteriores.

Nuestra versión cuenta con un sunroof, algo que personalmente me agrada bastante, pero la tapa corredera no está muy bien fijada y tiende a ser algo ruidosa. Lo último, la maletera solo se puede abrir con un botón que queda un tanto oculto, en el panel inferior de la puerta del conductor.

Hay algunos ítems de equipamiento que echamos de menos, como los neblineros, el mencionado tapiz de cuero, la conectividad con smartphones, el climatizador electrónico, la cámara de retroceso y el control crucero, elementos que llevan sus rivales y que nos llama la atención el porqué de su no incorporación. Como bien lo mencionamos en nuestra nota de lanzamiento, los chinos son muy buenos en hacer productos específicos y acotados, porque si a esa fórmula le sumamos un alto volumen de producción (porque China es China) se abaratan bastante los costos. Así que la respuesta te la puedes imaginar: "la demanda en ventas de su país es muy pequeña como para que valga la pena desarrollar equipamiento especifico a su mercado". Y es que, en China, el Cavalier lleva asientos de cuero, pero naranja y el sistema multimedia tiene soporte para smartphones, pero el Carlife de Baidu. No estamos justificando al Cavalier; son elementos importantes en este segmento y que son un claro lastre en su configuración.

Mecánica

Mientras en China incluso hay una opción Turbo de tres cilindros, aquí nos las tenemos que ver con un tradicional S-Tec de 1.5 litros y 16 válvulas con Dual VVT, que eroga 107 Hp y 141 Nm de torque, asociándose a una caja manual de 5 velocidades o una automática de 6, la que por fin lleva modo tiptronic sin botón, permitiéndote pasar los cambios con la misma palanca, versus otros modelos de Chevrolet. Todos los modelos portan Start/Stop, un atributo interesante de notar.

En nuestro caso, con la caja automática, la verdad es que nos llevamos una sorpresa, porque opera con bastante diligencia y suavidad para su cometido. En carretera obviamente, hay retardos más marcados (de un segundo aproximadamente). En su relación con el motor, hay una aceleración progresiva, que privilegia la suavidad, claro que, al salir de la ciudad, al pedirle más, el motor se siente un tanto justo, lo que no ayuda mucho al sumarle peso (si van 4 o con la maleta cargada), aumentando también el ruido.

107 Hp parecen pocos, pero recordemos que hablamos de un auto de 1.185 kilos (neto) lo que para su tamaño es bastante poco. El auto presenta una estructura basada en la arquitectura del antiguo Cruze (Delta II) con un 67% de acero de alta resistencia y soldadura por láser, lo que habla de que se ha puesto énfasis en mejorar su nivel estructural original, si bien nuestra misión, obviamente no es probar este ítem.

Dinámicamente hablando, el Cavalier dobla bastante bien, con un correcto trabajo de su dirección (sin ser remarcable) en cuanto a radio de giro. Lo que no nos gustó mucho es la suspensión y los frenos. Lo primero, aunque el auto tiene poco rólido lateral, la suspensión es un tanto seca y transmite parte de las imperfecciones a la cabina. Lo segundo, es porque el tacto de los frenos es un tanto largo, lo que te obliga a frenar con más distancia.

Finalmente nos queda uno de los mejores atributos del Cavalier, su consumo. En las pruebas obtenidas por el 3CV es el auto más económico de su segmento, superando a todos sus rivales con motor 1.6 (en orden de economía, Kia Cerato, Hyundai Elantra, Mazda3, Toyota Corolla, Nissan Versa), logrando 12,7 km/l en régimen urbano, 16,6 en promedio y 20,2 en régimen extra urbano. Cuando presentamos esta información, en redes sociales nos cayeron como hacha, pero la verdad es que esto es un dato empírico y oficial, que no tiene que ver con ninguna otra cosa más que consumo. En ciudad, el Cavalier nos dio 8 L/100 kms. (12,5 km/l) lo que se condice con la homologación. 

Conclusiones

El Cavalier es un modelo continuista, ampliamente superior al Cobalt y que viene con la garantía de su arquitectura, probada por años con el Cruze. Su consumo es una de sus fortalezas, gracias al sistema Start/Stop. a su bajo peso, a su fluido diseño y la gestión de su transmisión, pero a expensas de un comportamiento más vivaz.

Por otro lado, es un auto amplio y equipado con lo justo como para no extrañar nada, pero que se conforma con lo base. Ya hablamos más arriba de todo lo que le falta y que si ofrece la competencia.

Finalmente queda su estilo, moderno, correcto, pero que no tiene ningún rasgo realmente llamativo. Al menos el Cavalier original, salía de lo común, con su silueta afilada.

Entonces ¿para quién es el Cavalier? Afortunadamente existe un público, menor quizás, pero que puede estar interesado en un auto que cumpla con lo suficiente. En un universo con autos cada vez más modernos y tecnologizados, no todos siempre tienen la oportunidad de ponerse al día, sintiéndose un poco abrumados ante tanta sigla, tanta pantalla y formas extrañas. El Cavalier, es justamente como dicta su nombre, un caballero, a la antigua, un sedán clásico que cumple con ser amplio, económico y confortable, sin tanta sofisticación y de look moderno, aunque anodino.

En cambio, si andas tras la pista de un sedán de este tamaño y precio (entre los 9 y 12 millones de pesos) más desarrollado en cuanto a tecnología, performance o estilo, de seguro hay otras opciones más interesantes, incluyendo al que muchos consideran el estándar entre los sedanes de este tipo, el Mazda 3.

Galería Test Drive: Chevrolet Cavalier 2019

Test Drive: Chevrolet Cavalier 2019

1 de 13

¿Qué opinas? Cuéntanos