Autoshows

Mitsubishi ASX se somete nuevamente a cirugía estética para el 2020

Mitsubishi aun se rehusa a renovar al ASX, por lo que recurrirá al viejo truco del facelift para inyectarle vida a este crossover.

Mitsubishi ASX se somete nuevamente a cirugía estética para el 2020

Este no es un nuevo ASX. Mitsubishi sigue estrujando a su crossover compacto del 2010, sometiéndolo a un tercer facelift de cara al Salón de Ginebra. Lo que sí, este cambio es más profundo que el anterior, ya que lo acerca al nuevo lenguaje de diseño que la marca está empleando, tanto en Eclipse Cross como en la nueva L200. 

De partida, la cara es más agresiva y lleva como protagonista la parrilla Dynamic Shield, en lugar del rostro anterior que era una mezcla entre el estilo del Lancer y la primera fase de Dynamic Shield (como en Outlander). Los focos son más pequeños y cuneiformes, liberando espacio para un segundo grupo óptico más grande en la parte inferior (en este caso, de estilo rectangular), que es la solución de moda en muchos autos hoy en día, una herencia que viene desde Citroën con el C4 Picasso y el Nissan Juke, que de a poco le hemos visto ofrecer a otros fabricantes, como Jeep o Hyundai. Mitsubishi parece seguir por ese camino, para entrar en onda.

Este agresivo frontal, con variados insertos cromados y algunas tomas de aire deportivas en la parte inferior, también replica su carácter en la zaga, con un parachoques renovado, que cuenta con respiraderos falsos y un difusor en color aluminio con un par de aberturas rectangulares. Los focos, también ganan nuevas gráficas, si bien mantienen la misma forma del antecesor.

Hacia el interior, los cambios más notables (porque el interior es exactamente el mismo, hasta el volante) se ven en la consola central, con una carcasa en piano black y bordes en color aluminio, elementos que también vemos en los aireadores y molduras de las puertas, que alegran mucho más el interior, mejorando su percepción de calidad. Se añade un sistema multimedia con una gran pantalla táctil de 8 pulgadas (que claramente no se ofrecerá en Chile, de lanzarse por acá) así como un sistema de audio firmado por Rockford Fosgate y navegador TomTom.

En Europa, el motor elegido es un MIVEC de 2 litros, asociado a una transmisión INVECS-III CVT que emula 6 marchas o una manual de 5, con opción de tracción delantera o AWD. Aquí en Chile, el ASX, re-estrenado el año pasado, se ofrece con un 1.6 de 115 Hp y un interior muy opaco y falto de cariño.

Con estos cambios, ahora es mucho más probable que nos demos vuelta a mirar un ASX de lo que fueron sus dos iteraciones anteriores, más aún si lo pillamos en uno de sus tres nuevos colores, Rojo Diamante, Naranjo Sunshine y Café Roble.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos