Autos ecológicos

BMW i4, el placer de conducir en épocas de baterías y enchufes

Junto con el BMW iX3 serán los herederos de los experimentales modelos que iniciaron la gama BMW i

BMW i4, el placer de conducir en épocas de baterías y enchufes

El BMW i3 y el i8 marcaron un antes y un después en los inicios de la revolución eléctrica en el mundo automotriz, en especial por ser un intento muy vanguardista y proveniente del sector premium. Pero tras quedarse por varios años sin mucha energía, orientando sus esfuerzos a otros modelos, se ponen a la carga con lo que será uno de sus proyectos más ambiciosos, tras el i3. 

i4 para varios es una suerte de Serie 4 Gran Coupé, un auto que nace de los frutos dejados por el Serie 3, pero haciendo la transferencia hacia una movilidad eléctrica, sin sacrificar el estilo, la dinámica de manejo, la calidad y funcionalidad, rasgos que son conocidos en ese segmento de la marca bávara.

La tecnología que empleara el i4 corre por cuenta de la quinta generación de eDrive, que consiste en los últimos adelantos de la marca en materia de baterías de alta tensión, motores eléctricos y electrónica, gestión y unidad de carga. Esto debutará con el iX3 el 2020, pero seguirá con el BMW iNEXT y con el BMW i4, el cual se espera pueda alcanzar una autonomía de hasta 600 kilómetros, considerando un motor de 390 kW (algo así como 530 Hp) y unas baterías muy delgadas que apenas aportan 550 kilos a la estructura. Debería alcanzar los 100 km/h en cuatro segundos y una velocidad final por sobre los 200 km/h.

Actualmente la compañía tiene la mayor gama de modelos completamente eléctricos e híbridos enchufables de entre toda su competencia. Para 2023 el Grupo BMW tendrá 25 modelos electrificados. Con una gama de modelos que incluye eficientes motores de combustión, híbridos enchufables y puramente Eléctricos, el Grupo BMW, como compañía que opera a nivel mundial, tiene en cuenta los requisitos y preferencias de sus clientes en las diferentes regiones del mundo. Independientemente del tipo de tecnología elegida, todos los modelos actuales y futuros presentan el placer de conducir característico de la marca como parte de su ADN.

El i4 se fabricará en Múnich junto al Serie 3 y el Serie 4, combinando algunos de sus elementos en diseño, como sus proporciones, más otras firmas en diseño que distinguen a los modelos de i, aunque quizás menos radicales de las que vimos en el i8 o en el i3.

Otro detalle no menor, es el esfuerzo que está haciendo BMW en cuanto a su plataforma eléctrica, puesto que han sido algo reacios a la estrategia más usada por todos, tipo "patín". En BMW creen aun en plataformas tradicionales escalables, pero que permitan de alguna manera incorporar sistemas muy integrados pero que también sean flexibles en su implementación. Por ejemplo, las baterías usadas en el BMW i4 y otros vehículos eléctricos futuros tienen un mayor número de celdas por módulo, un número reducido de componentes, un diseño más compacto y una mayor flexibilidad con respecto a su geometría.

La tecnología BMW eDrive de quinta generación comprende un sistema de propulsión altamente integrado en el que el motor eléctrico, la transmisión y la electrónica de propulsión se alojan en una sola unidad. Este sistema de propulsión es compatible con todos los conceptos de vehículo y estará disponible para diferentes modelos con distintos niveles de potencia. El diseño altamente integrado del sistema permite un aumento significativo en la densidad de potencia, así como una reducción en el peso y el esfuerzo de fabricación. La producción de motores eléctricos de la futura generación ya no requerirá el empleo de materiales clasificados como raros.

La unidad de carga de nueva generación se caracteriza por un paquete uniforme adecuado para todas las futuras arquitecturas de vehículos. Se puede utilizar en modelos híbridos enchufables o eléctricos y está diseñado para una capacidad de carga de hasta 150 kW. Esto permite que la batería de alta tensión del BMW i4 se cargue hasta el 80 por ciento de su capacidad en aproximadamente 35 minutos. Es decir, en aproximadamente seis minutos de carga se consigue una autonomía de 100 kilómetros.

Por ahora, hay que dejarse sorprender, tal como lo hicimos con los primeros BMW eléctricos. En una era en la que todos parecen tener su propia formula, se hace muy interesante medir los pros y los contras con los que llegarán las distintas propuestas de cada marca.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos