Lanzamientos

La Ford Explorer 2020 llega a Chile pero a media máquina

El icónico modelo americano se ofrece por ahora sólo en la versión tope de gama Limited 4WD, mientras que el resto de la gama aterrizará en recién en el segundo trimestre de 2020.

La Ford Explorer 2020 llega a Chile pero a media máquina

Nadie puede negar que Explorer es un nombre propio dentro de Ford y también en el mercado de los SUV. Es un ícono en todos lados, y pese a su posicionamiento de precio relativamente alto, se comercializa extremadamente bien en nuestro país, al punto que la marca indica que tiene más de un 45% de share en el segmento de los SUV familiares grandes.

El emblematico SUV de la marca del óvalo se presentó en sociedad en 1990 y aterrizó en Chile dos años más tarde, vendiendo a la fecha 7,7 millones de unidades en todo el mundo. A principios de este año se estrenó la sexta generación, que es la que ahora llega al país aunque de manera parcelada, ya que Ford sólo lanza la versión tope de gama Limited 4WD Ecoboost, dejando el resto de la gama para los primeros meses de 2020.

Esta versión Limited 4WD utiliza el conocido motor de cuatro cilindros 2.3 litros Ecoboost, con inyección directa y turbo, que ahora eroga 300 Hp y 420 Nm de par, esto es 20 caballos extra de potencia. Además, ahora está asociado a una caja automática de 10 cambios (en lugar de 6) y a un sistema de tracción 4WD, que incorpora un sistema Terrain Management con hasta 7 modos de conducción. La marca indica que puede remolcar hasta 2.540 kilos de carga.

¿Precio? $35.990.000, esto es unos dos millones de pesos más cara que la misma versión actualizada en 2015. Y la marca explica que las mejoras del modelo son tan sustanciales en construcción, habitabilidad, seguridad y equipamiento, que el sobre precio termina siendo poco. Veámosla en detalle.

Nueva plataforma 

Esta nueva iteración es totalmente diferente de la que debutara en 2011, partiendo porque está construida en una plataforma totalmente. Y por primera vez, será una base autoportante (monocasco) de tracción trasera, la que debutó primero en el más premium Lincoln Aviator. 

No sólo destaca por eje motriz, sino también por la construcción, ya que Ford incrementó el uso de aceros de ultra alta resistencia y de aluminio para conseguir una rebaja del peso en 98 kilos, algo así como el 5%. 

Las medidas exteriores de la nueva generación son prácticamente las mismas que en la Explorer anterior, y lo que realmente destaca es el incremento en 16 centímetros en la distancia entre ejes, consiguiendo mejorar la habitabilidad en las plazas de la segunda y tercera fila.

Ahora tiene 5,05 metros de largo (+12 mm), dos metros de ancho, 1,78 metros de alto (+5 mm) y cuenta con 3,03 metros entre los ejes (+160 mm), manteniendo los algo más de 20 centímetros de despeje al piso y un maletero de 515 litros por detrás de la tercera fila y de 1.356 litros por detrás de la segunda corrida de asientos (+113 litros).

El diseño exterior mantiene las líneas generales de la quinta generación, con un formato cuadriforme y robusto, pilares oscurecidos para generar la sensación de techo flotante y mucha musculatura en los pasos de rueda y capó.

Las novedades están, eso sí, por todos lados. La silueta luce una nueva línea del techo más inclinada, un voladizo delantero más corto, un nuevo diseño de los arcos de rueda, barras de techo más bajas y elegantes, nuevos espejos laterales negros, llantas de 20 pulgadas con neumáticos Michelin 255/55 R20.

El frontal estrena una parrilla de nuevo diseño que envuelve los focos delanteros, se rediseña el parachoques para generar más tomas de aire, hay nuevos neblineros y las luces pasan a ser Full LED, al menos en esta verisón Limited. En la zaga, en tanto, se mantiene la doble salida de escape, pero ahora con bocas rediseñadas, se añaden luces LED y se suma un alerón superior que alarga visualmente la línea del techo.

A primera vista no luce muy diferente, pero puesta al lado de la vieja Explorer se nota que los cambios la modernizaron brutalmente.

Mucho interior

Al igual que en el exterior, los cambios son sustanciosos en el habitáculo, que como decíamos antes, es ahora más grande gracias a una mayor distancia entre los ejes.

En el tablero destacan las líneas más simples y una mejor materialidad, que denota el esfuerzo de Ford por salir de los plásticos baratos en todos sus modelos. El volante multifunción es de nuevo diseño, con ajustres eléctricos en esta versión, además de calefacción, y se mantienen los marcadores analógicos y digitales, con una pantalla configurable por el usuario.

Un segundo cambio muy sustantivo es la eliminación de la palanca de cambios en la consola y su reemplaza por un mando giratorio, generando un gran espacio para dejar cosas (vasos, botellas, teléfono, llaves) y permitiendo la caja/apoyabrazos crezca en tamaño.

Sin embargo, lo más llamativo a la vista es la nueva pantalla táctil de 8", que ahora está en voladizo sobre el tablero y no integrada en él, y el reposicionamiento de las salidas de aire por sus costados. Asimismo, los mandos del climatizador y la radio se minimizan, viéndose bastante más elegantes.

Desde la pantalla se maneja el sistema de infoentretenimiento SYNC 3, que fue mejorado con mejor resolución de pantalla, nueva gráfica, más opciones de navegación por voz y sistemas de búsqueda inteligente que disminuyen los clicks en pantalla. 

Este sistema soporta conectividad a Apple CarPlay y Android Auto, un sistema de carga de teléfonos por inducción, cuenta con 4 puertas USB y se añade en esta variante un sistema de sonido Bang & Olufsen de 980 watts de potencia y con 12 parlantes.

Las plazas traseras no sólo cuentan con más espacio, sino que hay controles de la climatización independiente, puertos USB y cortinillas laterales. Los asientos de la segunda fila son independientes en configuración 35:30:35, son deslizables y calefaccionados, y ofrecen un sistema de plegado fácil denominado EZ, que permite acceder a la tercera fila con una sola mano.

Por si fuera poco, esta tercera fila se puede abatir y levantar de manera automática con sólo apretar un botón ubicado en el maletero.

Seguridad superlativa

Desde hace rato que Ford está machacando a sus competidores ofreciendo mucho contenido en sus autos, sin importar el segmento del que se trate. Y con esta Explorer 2020 se supera a sí misma.

En materia de seguridad, todas las versiones incluirán ocho airbags, incluyendo dos de rodilla adelante. A eso añade el sistema de tracción y estabilidad Advance Track, un sistema de control de curvas, monitor de presión de neumáticos, sensores con cámara en 360°, hill asisst y control de descenso. 

Asimismo, suma ahora de serie el sistema Co-Pilot 360, que ofrece sistema de luces altas/bajas automático, sensor de punto ciego, aviso y asistencia de mantenimiento de carril, alerta de tráfico cruzado, alerta de fatiga del conductor, y un sistema de aviso de colisión frontal, con detector de objetos y peatones, y freno de emergencia.

Nuestra versión Limited incluye el Co-Pilot 360 Plus, que a lo anterior suma control crucero adaptativo con stop & go, reconocimiento de señales de tránsito, sistema de centrado de carril y de dirección evasiva asistida, este último, permitiendo eludir un auto de manera automática.

Ford indica que no antes de abril llegarán las nuevas versiones de Explorer, que deberían mantener la oferta actual con opciones 2WD y 4WD y niveles de equipamiento base, XLT y Limited. La duda es saber si el veterano motor V6 3.5 litros con 290 Hp regresará también, o la marca se decantará exclusivamente por las versiones Ecoboost.

Y no hay que olvidar que en Estados Unidos ya se vende una Explorer híbrida con 314 Hp y una deportiva Explorer ST, con 400 caballos. Apostaría a que ambos están en carpeta para Chile.

 

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas