Novedades

Fallece Hans Mezger, el ingeniero estrella de Porsche a los 90 años

Porsche le debe no solamente el motor bóxer de seis cilindros refrigerado por aire del 911, sino también la concepción general del 917 y su motor de doce cilindros, así como la creación del motor TAG Turbo de Fórmula 1.

Fallece Hans Mezger, el ingeniero estrella de Porsche a los 90 años

Siempre se habla de gerentes y CEO exitosos, así como de grandes diseñadores, pero pocas veces se menciona el trabajo de quienes son los que le dan la sustancia a un auto. Porque convengamos, un Porsche no sería realmente un Porsche si no tuviera un excelente motor o si no tuviera un exitoso curriculum en las competencias. Y en el caso de los de Stuttgart, esa magia se la deben a alguien cuya influencia aún se siente en los talleres de la marca, Hans Mezger, quien lamentablemente falleció a los 90 años el 10 de junio de este año.

Si eres fanático de Porsche, de seguro sabes que hay un motor que lleva su nombre, un seis cilindros de 3.6 litros enfriado por agua, el cual fue montado en los 911 GT2, GT3 y Turbo de la generación 996 y 997. La última encarnación de este motor, la llevó el 911 GT3 RS de la generación 997, aunque ahora el motor lleva cuatro litros. Suena increíble, puesto que Mezger se retiró en 1993, pero estos motores de alto performance tenían su genética basada en los históricos motores desarrollados por él en la década de los setenta. La verdad, podríamos decir que hay varios motores Mezger, incluyendo el motor del Porsche 911 original.

Su historia

Hans Mezger nació un 18 de noviembre de 1929 en Ottmarsheim, un pueblo cerca de Stuttgart. Y aunque fue un apasionado por la música, también le interesaba mucho la física y los aviones. Así fue como terminó graduándose de ingeniería en la que hoy es la Universidad de Stuttgart. El 18 de abril de 1945, solo tres semanas antes de que terminara la Guerra, Mezger se libró de ir a la contienda gracias a un golpe de suerte: un falso certificado médico de un comandante alemán. Y como la aeronáutica estaba prohibida por los Aliados, tuvo que descartar rápidamente ese campo. Y aunque le llovieron los llamados de empresas, el quería irse a Porsche, inspirado por el 356. Aunque claro, tuvo que partir desde abajo, en el desarrollo de tractores, antes de poder siquiera poder poner sus manos en los autos de calle.

Pero Mezger trepó rápido, pudiendo comenzar a trabajar en motores de cuatro árboles de levas e incluso desarrollando una fórmula para calcular los perfiles de estas. Así se ganó un espacio en el incipiente programa de Fórmula 1 que tenía Porsche en los sesenta. Participó en el desarrollo del Tipo 753 de 1.5 litros y ocho cilindros, así como del correspondiente chasis del 804. Y como el equipo era pequeño, también tuvo que meter mano en el desarrollo de chasis.

En 1965 ya era parte del departamento deportivo de Porsche, tras haber trabajado en el motor del Porsche 911 original y en el Ollon-Villars Spyder. A estas alturas, prácticamente era el encargado de todos los motores de Porsche. Pero su status como ingeniero de alto prestigio llegó tras los éxitos del 917. En 1968, Mezger se hizo cargo de concebir por completo el auto y su motor de 12 cilindros. Así fue como durante 1970 y 1971, el 917 dominó Le Mans y el Campeonato del Mundo de Resistencia. En 1972 y 1973, el 917/10 y el 917/30 lideraron el campeonato CanAm gracias a la turboalimentación, tecnología que Mezger y su equipo lograron traspasar a los autos de calle en 1974, con el muy apetecido Porsche 911 (930) Turbo.

Y ya de lleno en la era Turbo, se hizo cargo del diseño y desarrollo de los motores turbo de seis cilindros y de los vehículos de competición 935 y 936. En 1977, perfeccionó los motores Turbo con el sistema de cuatro válvulas y refrigeración por agua. Incluso, diseñó el famoso motor V4 Nova de Harley-Davidson, un proyecto muy ambicioso para la marca americana, el cual finalmente nunca salió de la fase de prototipo, más por problemas de Harley-Davidson que por el desarrollo del motor. En ese mismo periodo, desarrolló un motor para Indy, basado en su trabajo con los 935 y 936. Luego, a inicios de los ochenta, se metió en el Grupo C de competición, desarrollando un motor 2,65 litros basado en sus trabajos previos.

Mezger se consolidó finalmente como una leyenda cuando tomó el proyecto de Ron Dennis y McLaren para la F1, quienes buscaban un motor Turbo. Este V6 de 1.5 litros en 80 grados, era un diseño completamente nuevo y en su especificación máxima, alcanzaría los 1.000 Hp. Gracias a este motor, en 1984, Niki Lauda se convirtió en Campeón del Mundo, sucedido por Alain Prost en 1985 y 1986. El equipo también ganó los dos Campeonatos Mundiales de Constructores en 1984 y 1985.

El influjo de Mezger ha alcanzado todos los rincones de la factoría de Porsche. Aun a su larga edad, era un hombre muy cercano a la marca, quienes hasta le celebraron su cumpleaños número 90. 

“Su muerte supone una pérdida muy triste para nosotros. Nuestros pensamientos están con su familia”, ha comentado Michael Steiner, miembro del Consejo de Dirección de Porsche AG como responsable de Investigación y Desarrollo. “Agradecemos a Mezger los extraordinarios logros en ingeniería que llevó a cabo para el automovilismo en general y para Porsche en particular. Sus innovaciones en nuestros coches de carreras serán siempre inolvidables”.

Jorge Beher recomienda