Vende tu auto
Motos

Me compré una moto... ¿Y ahora que casco uso?

Te damos una serie de consejos para que puedas elegir a la hora de comprar este elemento indispensable para cuidar tu vida.

Me compré una moto... ¿Y ahora que casco uso?

En Chile -y muchos otros países- el uso del casco para circular en moto es obligatorio, pero como siempre, existen muchas personas que se limitan a comprar cascos abiertos (tipo prusiano o alemán) prque parecen más propios para andar en bicicleta, debido a que dejan la cara expuesta y los costados de la cabeza al descubierto, además de ser muy delgados.

Creemos que deberían existir leyes más duras en contra de las falsificaciones, ya que acá no se trata de comprar unas zapatillas “piratas” a las que se les despega la suela y listo, sino de algo mucho más grave: en un accidente, el casco podría partirse.

Al consultar por precios de cascos en locales especializados podrás llegar a quejarte por el precio, pero la realidad es que lo que está en juego es tu vida. Anda olvidándote ese pensamiento de que “a mí no me va a pasar” porque te puede suceder y con consecuencias irreversibles: un cuerpo humano es frágil, y a más de 30 km/h su peso multiplicado por el impacto causa fracturas, pero si el golpe es en la cabeza puedes morir o quedar postrado con severas lesiones motrices y cognitivas.

Tipos de cascos

Vamos por partes. Existen distintos tipos de cascos, que en algunos casos tienen usos muy particulares y en otros se pueden adaptar mejor a tus necesidades, ya sea si te mueves en la ciudad o haces viajes largos. Veamos uno por uno:

  • Jet. Si bien su construcción es mejor y en teoría más segura con respecto a los "prusianos", vas con la cara descubierta, por lo que al sufrir un accidente incluso a 20 km/h puedes terminar con marcas. No lo recomendamos, por muy bonitos que sean, en especial los que tienen look retro. Ojo, que también existen los Semi-Jet, que dejan al descubierto la nuca, estos son aun menos recomendables.
  • Modulares. Posiblemente sean la mejor opción urbana, ya que puedes levantar toda la parte delantera si necesitás aire o hablar y bajarlo cuando necesitas ir más protegido. Mucho se habla de si el mecanismo de la bisagra puede ceder en un accidente, y la realidad es que podría generar problemas si el golpe es fuerte, aunque acá también entra en juego la calidad del casco.
  • Integrales. Sin dudas son la mejor opción, ya que tu cabeza está adentro de una estructura rígida que absorberá un impacto fuerte proveniente desde cualquier ángulo.
  • Off Road y Trail. Son parecidos pero no iguales. Los primeros no tienen visor, se usan con lentes y están destinados a la competición, no para la calle. Los segundos sí cuentan con visor, son más cómodos y presentan protecciones superiores contra el sol. Son muy recomendables para los viajes largos, pero no para la ciudad.

¿Cuál necesitas?

Nos centramos en los integrales, modulares y trail, siendo los dos primeros los mejores para andar en ciudad. Por otro lado, en el presente hay mucha variedad de cascos gracias a que los comercios especializados cuentan con varios modelos que varían de precio. Otros tips: 

  • Ver bien el peso del casco. Es importante si tenemos en cuenta que si te compras uno que te resulta pesado después de un tiempo, lo vas a resentir. La idea es que sea comodo, porque un casco incomodo, también es inseguro.
  • Verificar bien el talle, ya que en cuanto a accesorios de motos, cada marca es un mundo y los tamaños pueden ser muy distintos.
    • Revisa que al ponértelo no haga "juego", lo que significaría que está muy flojo y que en un impacto se puede salir.
    • Debe quedarte justo pero sin que sientas que te saca los ojos, porque si hace mucha presión, con el tiempo te generará dolor de cabeza. Tiene que encajar como un guante, que se amolde lo más posible a tu cráneo y se mantenga fijo.
  • Para ciudad, un integral o modular de bajo peso con buena ventilación son las mejores opciones. También para viajes largos, aunque en este caso te recomendamos que tengan algún apéndice tipo alerón en la parte trasera, lo que evitará que tu cabeza se vaya moviendo con el aire.
  • Fijate que esté homologado. El 3CV homologa, desde el 2019, ciertos tipos de cascos, los que deben cumplir con ciertas normas de calidad. Si el casco tiene estas certificaciones, es un buen casco. Además CONASET tiene una lista de modelos ya autorizados en el país.
    • Standard N° 218, Motorcycle Helmets, establecida por el Code of Federal Regulations 49CFR571.218, de los Estados Unidos de Norteamérica.
    • JIS T 8133, año 2000, definida por las autoridades de Japón.
    • EN/22/04 y sus posteriores modificaciones, vigente en los países de la Comunidad Europea de Naciones.
  • Jamás uses un casco usado o uno dañado: un casco dañado, aunque no se note, es un casco que ya ha perdido su capacidad de absorción.

Destino Viajero recomienda

Cuéntanos que opinas