Test drive

Test Drive Land Rover Discovery Sport P200 S, con foco en el espacio y la calidad

La marca inglesa presentó este año un modelo más accesible para su gama vigente de Discovery Sport. Es un modelo muy espacioso, confortable y de alta calidad, pero que se queda abajo en elementos tecnológicos y en potencia, especialmente por su precio.

Test Drive Land Rover Discovery Sport P200 S, con foco en el espacio y la calidad

En mayo de este año, Land Rover introdujo a la variante P200 S dentro de la familia Discovery Sport, un modelo con menor potencia y que hace de piso al resto de la gama, en un segmento altamente competitivo como son los SUV-C entre las marcas premium. Aquí podemos encontrar modelos muy variados, como el Mercedes-Benz GLC, el BMW X3 y el Audi Q5, pero también modelos "alternativos" como el Alfa Romeo Stelvio, el Jaguar F-Pace, el Porsche Macan, el Infiniti QX50 y el Volvo XC60, cada uno con sus propias particularidades.

Este P200 S, avaluado en $39.190.000, ya viene con el facelift introducido por la marca a fines del 2019 y que algunos consideran como una segunda generación del modelo, si bien la plataforma es prácticamente la misma, pero modificada para poder montar un tren motriz híbrido.

Dimensiones del Discovery Sport

Este segmento tiene medidas más o menos similares entre todos sus participantes. Aunque el Discovery Sport es más corto que modelos como el Volvo XC60 o que un Mercedes GLC, que están en los 4,65 metros, el Discovery Sport es más ancho y más alto. Su maletero también está entre los más grandes y eso es porque también hay una versión de siete plazas del Discovery Sport, que no es este caso.

  • Largo: 4,59 m
  • Ancho: 2,17 m
  • Alto: 1,72 m
  • Entre ejes 2,74 m
  • Despeje: 210 mm
  • Maletero: entre 829 y 981 litros según la posicion de los asientos. Digamos que son cerca de 540 litros hasta las cabeceras.
    • La boca de carga es muy ancha.
    • Tiene un cobertor de goma, para no manchar la alfombra
    • Bajo el suelo, se oculta una rueda de repuesto de tamaño completo, con llanta incluida.
    • Hay un puerto USB y un enchufe de 12v extra en el costado derecho.
    • Tiene dos botones que destraban los asientos de adelante, para poder plegarlos.
    • El maletero es de apertura eléctrica, pero no automática ni gestual.

Diseño del Discovery Sport

La verdad es que este facelift le viene muy bien al Discovery, haciéndolo ver más elegante y moderno, aun cuando no lleva el paquete estético R-Dynamic. Si aún no estás muy familiarizado con estos cambios, los vamos a detallar:

  • Los focos frontales ya no tienen un proyector redondo principal, sino que una gráfica en forma de doble U que rodea los focos principales. En algunos modelos, esto es decorativo, en otros representa la luz de uso diurno.
  • También cambia el entramado de la parrilla, con un trazo más fino.
  • Los neblineros son más discretos y van prácticamente en el faldón del auto. El espacio utilizado anteriormente, mutó a una entrada de aire vertical que ayuda a evitar la turbulencia de los pasos de rueda.
  • En la parte trasera, el tubo de escape queda oculto y el diseño general del parachoques es sutilmente rediseñado.
  • Los focos traseros, los cuales imitaban a los delanteros, también en esta ocasión lo hacen, con un diseño anguloso y fondo ahumado.
  • Las llantas son de 18" y llevan nuevo diseño. Hay disponibles más tamaños y otros colores.

En general, el Discovery Sport es muy identificable como Land Rover y el diseño en general está bien logrado. Al no ser tan ostentoso, ha envejecido bien.

Interior del Discovery Sport

Tal como el exterior, el interior recibe una contundente dosis de equipamiento y una mejora en los materiales. Repito; esto no es nuevo de esta versión, sino que ya lo habíamos visto a fines del 2019. 

  • Una de las mejores cosas del Discovery Sport son sus materiales. Apenas encontramos un par de superficies rígidas al tacto, pero el resto, todo con polímeros blandos, con un grano muy agradable, superficies tapizadas en cuero con costuras visibles y hasta los asientos, que son de una especie de gamuza sintética, se sienten casi más finos que un asiento de cuero convencional. 
  • La actualización en diseño renueva por completo la consola, en especial toda la distribución de los elementos, para una estética más minimalista y futurista.
  • El climatizador, oculta en sus funciones, la operación del sistema Terrain Response 2, con modos de tracción. Al principio puede confundir un poco pero después uno se acostumbra. Si bien, esto ya lo hemos visto en otros modelos de la marca, aun así, nos recordó al Nissan Juke, que fue otro auto que incluía un curioso panel mixto entre climatizador y performance.
  • El volante, tal como el Velar y otros autos de Land Rover, ahora exhibe mandos sensibles al tacto que además cambian sus lecturas en función de la acción que queramos ejecutar, sea el sistema de audio, el computador a bordo o el control crucero, así como algunas asistencias en modelos más equipados.
  • El sistema multimedia presenta una pantalla de 10,25 pulgadas para el sistema Touch Pro, que incluye GPS. Extrañamente, la marca lo anunciaba como una pantalla de 8". La interfaz es muy lenta, pero está ordenada. No tiene Apple CarPlay y tampoco Android Auto, lo que es extraño (y pobre en realidad) para un auto de este segmento. Lo curioso es que nuestro auto si tenía la opción de Android Auto solamente, al margen de lo que dicta la ficha técnica. Esto solo se equipa en versiones más altas.
  • Si, hay varios puertos USB de carga y una plataforma para cargar inalámbricamente el teléfono.
  • El cuadro de instrumentos es mixto (análogo/digital), muy legible y completo en sus funciones.
  • Se agradece la nueva palanca de cambios y los espacios portaobjetos.

Seguridad en el Discovery Sport

Llama la atención que, por este nivel de precios, no se contemplen mayores asistencias, como el frenado autónomo, o el control crucero adaptativo. De hecho, algunas fueron mencionadas en su lanzamiento, pero no las encontramos en nuestro auto. Ni siquiera encontramos monitor de punto ciego.

  • Siete airbags (frontales, laterales, de cortina y de rodilla)
  • Control de tracción y estabilidad
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Sensores y cámara de retroceso
  • Monitor de fatiga
  • Anclajes ISOFIX en las plazas traseras (para dos sillas)
  • Sensor automático de luz y lluvia

Plazas traseras

Probablemente uno de los mejores atributos que tiene el Discovery Sport sea su habitabilidad. Las plazas traseras son de lo más cómodo y ofrecen amplio espacio para sus ocupantes. Me atrevería a decir, que debe ser el más espacioso de su segmento. Además, los asientos son reclinables y desplazables, permitiendo buen espacio, incluso en su posición más adelantada. Y si lo quisieras, puedes plegar los respaldos de cualquiera de los tres pasajeros, para configurar un espacio de carga aún más grande. Hay dos puertos USB de carga y un enchufe de 12v, así como salidas de aire regulables.

Tren motriz del Discovery Sport

El nuevo motor que emplea el Discovery Sport es una unidad Ingenium de dos litros, con turbo, que genera 200 Hp y 320 Nm de torque (entre 1.300 y 4.500 rpm), y que está asociado a una caja automática de nueve velocidades y al sistema de tracción total Terrain Response 2. Con este paquete, la marca indica que alcanza una velocidad máxima de 206 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos. Este mismo motor, desarrolla 250 Hp en otras versiones.

Su consumo homologado va entre los 10 y 14,5 km/l según el 3CV, pero ojo, que sus rivales, con más potencia, son en algunos casos, más económicos.

El manejo en general es muy suave para todo orden de cosas. Por ejemplo, la dirección, que a pesar de lo suave que es (incluso el retorno del volante), me pareció bien calibrada para el modelo, es bastante fiel en su comunicación con el tren delantero y además ofrece buen radio de giro. El Discovery asusta un poco al interior por sus formas, se siente más grande de lo que es, así que la dirección ayuda bastante a que su conducción sea sencilla.

La suspensión, aunque no es exactamente la más refinada o la más aislada en algunos tramos, sigue apelando a la suavidad en general (o a lo blando, mejor dicho).

La transmisión de nueve velocidades aporta también en el tema de la suavidad, puesto que le entrega muchos más tramos prefijados al motor para que encuentre un rango de torque ideal y sin estirar mucho en revoluciones al motor. En ciudad, los 200 Hp son más que suficientes y de hecho, sentirás que la salida del auto es ágil y ligera. Sin embargo, en carretera es donde el motor ya se siente menos brioso y más progresivo.

Del sistema de tracción no logramos probarlos todos, puesto que aun por el tema de la pandemia, estas pruebas de manejo han resultado un tanto limitadas, pero hemos manejado en otras ocasiones modelos de Land Rover en demostraciones off-road y la verdad que el programa Terrain Response 2 aporta muchísimo a la gestión de tracción de este auto. 

En resumen

El Discovery Sport es un buen embajador del segmento de lujo, al menos en su percepción de calidad. Tenemos una construcción muy sólida, excelente insonorización, exquisitos materiales, una buena percepción tecnológica y mucho espacio. Además, su diseño es elegante, con identidad y algunos bien pensados toques de modernidad.

Su conducción es placentera y suave. Agradará completamente a quienes les guste manejar relajado como también a quienes busquen un auto que entregue una percepción de seguridad marcada al andar. Y claro, tiene toda la tecnología del sistema Terrain Response 2, incluyendo un limitador de velocidad para terrenos más deficientes, explicaciones de los distintos modos activados, etc.

Claro que hay algunos problemas importantes que tienen que ver con su relación precio/tecnología. No tiene muchas asistencias de manejo, su sistema multimedia tiene inconsistencias con el tema de la conectividad y el motor, por mucho que sea menos potente, no es el más económico.

¿Opciones? Pero claro que las hay. Por algunos millones menos podemos encontrar un completísimo Volvo XC60, que, a mi gusto, es uno de los autos más fuertes del segmento. Es más equipado, más potente, más seguro, más conectado y más económico, aunque quizás tenga menos herramientas para hacer off-road.

Si lo tuyo es maximizar esos 40 millones de pesos, siempre puedes encontrar un Ford Explorer, un Jeep Grand Cherokee y hasta el nuevo Subaru Evoltis, vehículos de otro segmento, más familiares, pero muy equipados, con más asientos y llenos de amenidades.

Pero si realmente quieres un Discovery Sport, quizás sea bueno mirar versiones un poquito más equipadas, que justifiquen más la inversión.

Probamos el Land Rover Discovery Sport 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas