Vende tu auto
Novedades

Citroën y su larga historia vinculada al arte

La relación entre Citroën y el mundo del arte ha sido fuerte a lo largo de la historia, y se ha manifestado tanto en el diseño de los automóviles como en la publicidad, y en el uso de distintos modelos como lienzo para obras de todo tipo de estilos.

Citroën y su larga historia vinculada al arte

Citroën siempre ha tenido una relación privilegiada con el arte y el diseño. El propio André Citroën confió la publicidad de sus automóviles y productos a diseñadores y artistas de vanguardia, y llevó al límite los ventanales de sus puntos de venta gracias a nombres ilustres del Art-Déco como Albert Laprade.

Con el transcurso de los años, creadores como el escultor Flaminio Bertoni, padre de mitos como los Citroën 2 CV, DS o Ami 6, diseñaron automóviles para la marca que acabaron expuestos en ferias de arte contemporáneo. Otros, en cambio, los utilizaron como soporte para sus obras, como el Citroën DS 19 para Pablo Picasso, o el Citroën C4 Picasso para Suso Fandiño. Hace pocos meses, el Citroën Ami sirvió de lienzo para Conxita Herrero, una de las mayores promesas del cómic de vanguardia en España.

En 1925 se celebraron conjuntamente la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas y el Salón de París. La primera cita atrajo a miles de visitantes a la capital francesa y que supuso el aplazamiento del Salón del Automóvil. Sin su gran escaparate comercial, André Citroën buscó la manera de estar muy presente en aquella muestra. Había que dar relieve a su última creación: el Citroën B12, el primer automóvil europeo con una carrocería completamente fabricada en acero.

Citroën se aseguró una presencia de primera fila en el certamen con una iniciativa audaz: utilizar la Torre Eiffel como gigantesco cartel luminoso. Una proeza técnica y artística para la que contó con la ayuda de Fernand Jacopozzi, una artista de vanguardia de la electricidad capaz de crear todo tipo de dibujos con ampolletas. Un total de 250.000 se situaron en la estructura de la icónica torre parisino durante una década, creando un espectáculo nocturno inigualable por años.

Pero André Citroën no contaba con la artista de origen ucraniano Sonia Delaunay (1885-1979), que iba a crear un “caballo de Troya” basado en el Citroën B12 para causar sensación en el propio certamen. Para esta creadora polifacética, el arte no debe estar encerrado en un museo: debe formar parte de la vida diaria.

Con un estilo cubista basado en figuras geométricas de colores vivos que parecen tomar movimiento, Sonia Delaunay inició su andadura artística con un original edredón patchwork realizado en 1911 para arropar a su hijo, y que actualmente está expuesto en el Museo Nacional de Arte Moderno de París como pieza fundacional del Orfismo y del Simultaneísmo, una escuela artística que usaba el color para crear espacios y formas.

Pronto, la creatividad de Sonia Delaunay salió de sus lienzos. Sus círculos y cuadrados coloristas invadieron tazas, platos y todo tipo de prendas, de vestidos a bañadores con los que liberó a las prendas femeninas de la sobriedad de aquellos tiempos para acentuar los movimientos del cuerpo. Estas inquietudes artísticas llevaron a Delaunay a ser la primera mujer que pudo ver su obra expuesta en el prestigioso Museo del Louvre.

Para la Exposición de Artes Decorativas de 1925, ideó una original trama de rectángulos en la que se alternaban el rojo, el blanco, el azul y el negro y que tuvo como primer destino una colección de moda. Sin embargo, sintió un latigazo de inspiración al ver un Citroën B12 y, ni corta ni perezosa, pintó su carrocería con el mismo motivo, haciendo del vehículo un complemento de moda a juego con las prendas de sus ocupantes. El automóvil pasaba de la monotonía cromática a ser un elemento en el que plasmar los gustos y la individualidad de cada persona.

Actualmente, esta filosofía está muy presente en la gama Citroën. La personalización es una de las grandes señas de identidad de la marca, con alternativas que permiten jugar con colores, atmósferas interiores, paquetes exteriores o configuraciones, hasta lograr un automóvil a la medida de cada persona.

El nuevo Citroën C3 Aircross lanzado en Chile a fines de 2021, por ejemplo, permite combinaciones de color que incluyen una paleta de 7 colores de carrocería, 2 tonos de techo para las versiones bitono y 4 Packs Color, que permiten crear contrastes muy personales en elementos como las barras de techo, las carcasas de los retrovisores, los encastre de los faros delanteros o el centro de las ruedas. Y el Nuevo C4 no se queda atrás, con hasta 31 combinaciones de colores, packs y ambientes interiores.

Carolina Rojas recomienda

Cuentanos que opinas