El futuro de la movilidad según Nissan
20-03-2018 Informaciones varias

El futuro de la movilidad según Nissan

La marca nipona vislumbra que en no mucho tiempo más los autos que recorrerán nuestras calles serán eléctricos, autónomos, híperconectados e inteligentes.

 

Sao Paulo fue la sede del evento Nissan Future Latam, una muestra de la visión que tiene la marca nipona de cómo será la movilidad en el mundo y en nuestra región en algunos años más.

Autos eléctricos, autónomos y conectados son la base del trabajo que está realizando la marca a través del programa Nissan Intelligent Mobility, nada muy distinto a propuestas conocidas de otros fabricantes. La diferencia en esta marca es que parte de este trabajo ya está en ejecución y no se queda sólo en proyectos o prototipos.

El sistema de conducción autónoma ProPilot ya está integrado en 13.000 unidades que se han comercializado en los últimos meses, y en Japón ya está a la venta el Serena, un modelo familiar que se conduce de manera autónoma en ciertos momentos. 

Y el Nissan Leaf es una realidad desde hace 10 años y ya cuenta con más de 300 mil unidades entregadas a público. Hoy se está lanzado su segunda generación, que es más inteligente, más autónomo y ha mejorado su motricidad para consumir menos energía y entregar un mayor rango de uso.

El afamado modelo eléctrico llegará a Chile este año, tras el anuncio que Nissan realizó en este mismo evento en Sao Paulo. La decisión se tomó tras encargar una encuesta a 5.700 personas en cinco países de la región (incluyendo Chile), y que indicó que 8 de cada 10 personas estarían dispuestos a comprar un vehículo eléctrico ya que consideran que este tipo de movilidad es una solución a los problemas actuales de contaminación.

Eso sí, la mayoría de los encuestados cree que hay limitantes para su implementación a escala completa, incluyendo la mala infraestructura de carga, los largos tiempos necesarios para recargar la batería y, por supuesto, la autonomía insuficientes de los modelos actuales.

Intelligent Driving

Intelligent Driving, Intelligent Power e Intelligent Integration son los tres componentes del programa Nissan Intelligent Mobility, que buscan crean las condiciones óptimas de movilidad para el futuro.

El primero de ellos tiene que ver con los nuevos sistemas de conducción inteligente que está desarrollando la marca, y que por cierto incluyen las tecnologías de conducción autónoma desarrolladas en el ProPilot, con algunos sistemas ya disponibles en modelos Nissan, como la cámara perimetral, el sensor de punto ciego, el aviso de cambio de carril, el aviso de colisión frontal y freno de emergencia, el control crucero adaptativo, entre otros.

Nissan indica que está trabajando en cuatro niveles de conducción autónoma. El primero ya está operativo en los modelos Serena y Leaf, y permite que el auto tome el control de la dirección, frenos y aceleración cuando circula por un mismo carril en carretera. Así, el auto mantiene el ritmo de quien le antecede, incluso en curvas, pudiendo frenar hasta detenerse en caso de ser necesario, para luego reanudar la conducción.

El nivel 2 está programado para debutar este mismo 2018, y además de lo anterior, permitirá que el auto cambie de carril, adelante a quien le antecede y regrese a su misma línea, siempre dentro de un ambiente de carretera.

El nivel 3 tiene que ver con la conducción en ciudad, y Nissan estima que estará liberado para su uso en 2020. Acá se añaden funciones más complejas, como las detenciones en las esquinas siguiendo las luces o signos, la detección de peatones y ciclistas, y la circulación en medio de la congestión.

El nivel 4 de Nissan es la automatización total, y la marca tiene agendado 2022 para su introducción al mercado. Aquí el auto será capaz de moverse con total independencia siguiendo las instrucciones emanadas del conductor, quien podrá aprovechar el tiempo para descansar.

En un futuro cercano, dicen, un auto será capaz de conducir a un pasajero hasta un punto específico donde podrá recargarse de manera autónoma, estacionarse sólo y programar la recogida. Estas funcionalidades permitirán, además, adentrarse en nuevas formas de movilidad, como el car sharing o el delivery autónomo.

Una de las áreas donde Nissan está poniendo más atención es en la aplicación de la inteligencia artificial aplicada a los autos, poniendo énfasis en la interpretación de los gestos y la aplicación de variables socioculturales en la toma de decisión de los autos.

La doctora Melissa Cefkin, científica del Centro de Investigaciones de Nissan en Silicon Valley, trabaja en el campo de la inteligencia artificial aplicada a los vehículos. Durante la conferencia en Sao Paulo expuso sobre la importancia de estudiar la interacción de los autos con las personas en nuestro día a día.

Lo más relevante, indicó, es lograr que esta inteligencia artificial sea capaz de entender signos y gestos que son parte fundamental de la cultura y sociedad de cada país. Por lo mismo, un auto que se conduce en California debe ser capaz de entender la idiosincracia ese lugar, que es distinta a la que deberá aprender el auto que sea conducido en, por ejemplo, Santiago.

Por lo mismo, quizás aún quede mucho camino para que la total autonomía lleguen a mercados como el nuestro.

Intelligent Power

El Intelligent Power tiene que ver con la forma de entender la motricidad de los autos. Si bien la marca no se cierra a explorar otras tecnologías de electrificación, es el Leaf y su base mecánica 100% eléctrica la que se expandirá hacia nuevos modelos, partiendo por el furgón de carga e-NV200 que se vende en Europa desde hace unos años.

En su nuevo plan de desarrollo Nissan M.O.V.E. to 2022, la marca anunció que incorporará motorizaciones eléctricas en su próxima generación de crossovers, ampliando aún más las posibilidades de elección.

El nuevo Leaf de segunda generación ofrece una batería de 30kWh, con mayor capacidad y, por extensión, con mayor autonomía que la primera generación. El nuevo modelo ofrece un rango de 400 kilómetros con una carga, permitiendo disfrutar de viajes más largos. El paquete e-Powertrain le da al Leaf 110 kW de potencia (148 Hp) y 320 Nm de par, disponibles desde 0 rpm, lo que mejora la experiencia al volante.

En materia tecnológica, además del ProPilot y su función ProPilot Park (que estaciona solo), el nuevo Leaf hace debutar el e-Pedal, una función del pedal del acelerador que permite a los usuarios no sólo acelerar de manera normal, sino también utilizar el freno regenerativo para recargar la batería con la energía cinética que se pierde, y para disminuir y frenar totalmente el vehículo con sólo sacar el pie del pedal.

Intelligent Integration

Finalmente está el Intelligent Integration, que tiene que ver con la forma en que el automóvil se integra a la vida diaria para crear un nuevo ecosistema que comprende conductores, autos, infraestructura y comunidades. 

Esta propuesta apunta a crear una red masiva de estaciones de carga públicas y hogareñas, carreteras que permitirán recargar los autos mientras transitan por ahí, sistemas para agilizar el tráfico, comunicación vehicle to vehicle (auto a auto), sistemas de auto compartido y de delivery autónomo.

Una de las mayores innovaciones es el sistema vehicle to grid (auto a red) en el que está trabajando la marca, en la búsqueda de crear un nuevo ecosistema eléctrico tanto para consumidores finales como para empresas, así como el desarrollo de soluciones integradas para la generación y el almacenamiento de electricidad limpia y sustentable.

V2G utiliza un sistema de recarga bidireccional que permite a los autos conectarse a la red para alimentar sus baterías (lo que ocurre hoy en día), pero también devolverla al sistema para, por ejemplo, usarla en su casa.

La idea es que el auto “compre” energía con tarifas reducidas y la “venda” en horarios de tarifas altas, pudiendo representar en una situación óptima  la ausencia de costos en el uso del auto.

El objetivo final de la marca con en el Nissan Intelligent Mobility es crear una movilidad conectada con la vida, integrar a los autos con la sociedad, reducir el impacto medioambiental gracias al uso de energías limpias y renovables, y disminuir hasta “casi cero” los accidentes en las calles.

¿Estaremos preparados en Chile?

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos