Test drive

Test Drive: Dongfeng AX5 Turbo 2019

El Dongfeng AX5 se lanzó desde Chile al mundo, durante el año pasado. Desde entonces han pasado unos buenos meses, hasta que al fin comienzan sus ventas en territorio local.

Test Drive: Dongfeng AX5 Turbo 2019

El año pasado, en noviembre, Dongfeng decidió que Chile seria la sede para el lanzamiento mundial de su nuevo modelo, el AX5 (puedes leer la nota de dicho evento aquí). Y tal cual como dijimos en ese entonces, parece ser que Chile es el primer mercado a mirar si se trata de Latinoamérica. Si te va bien aquí, con tanta marca en competencia, de seguro te ira bien fuera de China. Y es que, con el tiempo, varias marcas han fracasado o no han tenido el impacto que prometieron, mientras otras dieron con el palo al gato y hoy lideran el mercado de dicha procedencia, en nuestras tierras.

Una marca que ha sido consistente y que se las ha rebuscado para mantenerse viva en el mercado, es Dongfeng (o DFM para los amigos), con productos que tibiamente comienzan a mejorar y a asentarse en el mercado. Con el AX5 la apuesta es un tanto mayor, y es que Dongfeng quiere hacer gala de la ingeniería que le ha dotado a este modelo, haciendo ver que es tan maduro como cualquier otro modelo consolidado, con piezas fabricadas por proveedores reconocidos en la industria (Honeywell, Delphi, Bosch, Getrag, PSA, por mencionar) y un nivel de conducción sólido.

La promesa de Dongfeng era tener al AX5 en marzo. Parece ser que la cosa se atrasó un poco, pero finalmente el AX5 debuta a nivel nacional, en una sola versión 1.4 Turbo con caja manual, que es el protagonista de este Test Drive que realizamos, que cumple un poco también como lanzamiento local.

Dimensiones y diseño

El AX5 viene a ser el crossover de entrada en la marca, buscando rivalizar con autos como el BAIC X35, el Changan CS35, el JAC S2 y el Chery Tiggo 2. Sus dimensiones son típicas del segmento, 4501 mm de largo, 1806 mm de ancho, 1650 mm de alto y 2630 mm entre ejes, comprendiendo un maletero de 360 litros (ampliable a cerca de 1200 litros), el que se puede extender abatiendo los asientos. En perspectiva, el BAIC es más corto (4.3 metros) y tiene una batalla más corta (2.5 metros), pero su maletero contempla 420 litros de capacidad. Por el lado del Changan, es claramente más pequeño, con 4.1 metros de largo y cerca de 340 litros en su maletero, cotas muy similares a las del Chery Tiggo 2. El JAC S2 sigue siendo la opción más versátil, considerando que en casi 4.2 metros de largo logra 450 litros de maletero. Así que, aunque de impronta, los milímetros extra lo hacen más llamativo, la verdad es que no es el que mejor aprovecha su espacio, aunque en la práctica, el auto no se percibe para nada incómodo y el maletero es suficiente.

El estilo de este AX5 es moderno y sólido, aunque también un tanto genérico. No le copia a nadie, pero por otro lado no tiene nada que lo distinga mucho o que hable de un lenguaje de diseño marcado para la marca. De proporciones, se acerca mucho al JAC S2 y en la zaga, asoman dos focos que nos recuerdan un tanto a Infiniti (igual que el pliegue superior -tipo spoiler- del maletero). Detalles singulares a destacar, los encontramos en sus llantas de 17" con acabado bitono y llamativo diseño, sus ópticos frontales con tecnología LED y el estilo de su parachoques frontal, con dos calados que se asemejan a tomas de aire, pero que son luces LED DRL, así como la parrilla frontal inferior, con una guarnición decorativa (tipo bandeja cubre carter) y un borde cromado que en la parte más baja se encorva para envolver dos pequeños focos neblineros.

Interior

Hacia el interior nos encontramos con un habitáculo cómodo y espacioso para 4 personas (si, es para 5 pero ya sabes lo que pensamos de ese espacio del medio), con asientos de tela de correcta suavidad y sujeción, algo muy raro de darse en la procedencia asiática. El interior está bien armado y tiene un estilo moderno, sin mayores falencias ergonómicas, pero si con materiales duros y algunos detalles que pueden ser menores, pero que delatan falta de desarrollo en el aspecto estético o funcional. Le celebramos los acentos en color aluminio y algunos insertos tipo Piano Black que alegran el conjunto.

El clúster es muy legible, con dos esferas para el tacómetro y el velocímetro (ambas haciendo uso de la tipografía que emplea Peugeot, era que no si son sus socios) y donde las agujas para la temperatura y el combustible se encuentran en la zona baja de estos. En medio, aparece el computador a bordo, en una pantalla LCD monocromática, bastante legible y completa (aunque con medidas en L/100 kms y no en kms/L). Lo bueno del cuadro de instrumentos es que, a pesar de lo comprimido es muy legible, lo que no sucede con otros fabricantes, de instrumentos más austeros y pequeños.

El sistema multimedia presenta una pantalla táctil flotante de 7" en el centro, con unos botones dispuestos de forma plana bajo la pantalla, nuevamente haciendo cita a Infiniti. La interfaz es bonita, a color y bastante legible, pero la calidad del sistema de audio es probablemente de las peores que hayamos probado, incluso considerando que tiene 6 parlantes, puerto USB, entrada Mini Jack y muchos modos de ecualización y proyección. Tiene conexión Bluetooth, la cual tiene soporte para llamadas y para audio streaming, pero nos tomó un tiempo en lograr sincronizar nuestro teléfono.

El climatizador es electrónico y aunque opera muy bien, los ductos parecen ser que no quedan muy bien direccionados. La pantalla del climatizador es bastante pequeña, pero indica las funciones de modo, caudal y temperatura.

El pomo de la palanca de cambios es innecesariamente grande. En una camioneta estaría bien, pero aquí, la empuñadura es un tanto extraña. El recorrido de la palanca es más largo del que nos hubiese gustado.

Sobre los espacios porta objetos, hay bolsillos en las puertas, algunos espacios menores en las plazas traseras, una sección central que hace de apoyabrazos y una guantera muy cavernosa.

En cuanto a su equipamiento general, el AX5 suma a lo ya mencionado, barras porta-equipajes, antena tipo "tiburón", vidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado automático, portalentes, volante de cuero regulable en altura y multifunción (comandos de audio, control crucero), luces de apagado automático, toma corriente de 12v, sensores y cámara de retroceso. 

Por el lado de la seguridad, se contempla doble Airbag, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD, control de estabilidad, hill holder, anclajes ISOFIX y cinturones de 3 puntas en todas las plazas.

Motor y manejo

El AX5 incorpora un inédito motor de fabricación propia, al contrario de otros modelos de la marca, con propulsores PSA. Aquí hablamos de un motor 1.4 con 16 válvulas, distribución por cadena y alzado variable en admisión, turbocargado (turbina Honeywell, que sopla entre 0.4 y 0.8 bar), homologado para Euro V y para uso con bencina de 93 octanos. Este eroga 131 Hp y 196 Nm de par, asociado a una caja manual de 5 velocidades. Existe una versión con transmisión automática de 6 velocidades y doble embrague (fabricada por Getrag) pero que no parece ser que llegue a nuestro país.

Su consumo homologado es de 9.7 km/l en ciudad, 14,3 km/l en carretera y 12,2 km/l en régimen mixto, cifras que no son muy alentadoras, al lado de sus rivales, todos de mejor consumo, especialmente en carretera (17 a 19 km/l). Si bien los modelos de JAC, BAIC, Changan o Chery son todos aspirados de entre 1.5 y 1.6 litros, la idea de tener un motor 1.4 Turbo, es aprovechar las ventajas del downsizing para tener más potencia y menor consumo que un motor convencional, algo que solamente se logra en un 50%; la potencia.

El motor es de entrega muy progresiva, con lag de turbo bajo las 2000 vueltas, perceptibles en recuperaciones. Desde ahí en adelante, el auto muestra decisión en su entrega, si bien sin ser explosivo. La idea, especialmente cuando se le lleva más cargado o en pendientes, es llevarlo más alto de revoluciones porque si se te queda corto, se te va a clavar sin fuerza. Su rango normal de uso, entre 100 y 120 km/h es bastante cercano a las 3000 vueltas, por lo que el motor no se sienta excesivamente exigido, más bien asemejándose a uno aspirado. Se le puede sacar buena velocidad, en el cual se perciben los casi 200 Nm de torque.

Al margen de lo comentado, es un auto bastante agradable y firme, con buena tenida de ruta, especialmente en caminos malos donde esperábamos fuese más seco (que no lo fue, algo muy celebrado) y con buen peso en la dirección. Al parecer, eso sí, ha cambiado un poco nuestra percepción sobre su maniobrabilidad, ya que el año pasado lo encontramos bastante adecuado, pero en carretera, tras estos meses entre prueba y prueba, sentimos que, en algunos tramos sinuosos, había que volantear un poco más de lo que lo hace un auto más moderno.

Conclusiones

El AX5 quizás tiene algunas falencias, todas muy puntualizadas. Pero al margen de todo, no se percibe endeble en su fabricación o manejo. Es un auto sólido que inspira confianza y seguridad a la hora de manejar, lo cual se nota en su fabricación y en la fineza de su manejo, sobre lo que esperábamos encontrar, lo que inmediatamente lo pone sobre la media, como una opción de valor, si andas con el presupuesto de un hatchback, pero deseas un auto más grande, con motor Turbo y que sea cero kilómetro. Aunque claro, entre Chery, JAC y Changan, con productos muy posicionados en el mercado, al AX5 le tocará difícil hacerse notar.

Esta única versión se comercializará a un precio de $8.590.000, con pretensiones de venta entre 60 y 80 unidades para los próximos 3 meses.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos