Test drive: Fiat Cronos 2019
03-09-2018 Reportes de Manejo

Test drive: Fiat Cronos 2019

Manejamos el nuevo sedán compacto de la marca, que destaca por su inmenso espacio interior, su buen manejo y su excelente conectividad.

Desde el Siena y el Línea que Fiat no participaba del segmento de los sedanes, y ninguno de esos modelos pegó fuerte en Chile. El primero era tosco y poco equipado; el segundo era grande pero feo. Así, la marca se concentró en otro tipo de vehículos, quedándose fuera de un segmento siempre importante para los volúmenes.

Pero ahora llegó el Cronos, un modelo totalmente nuevo, emparentado por la base y cierto estilo con el hatchback Argo, que compite de igual a igual con algunos de los sedanes más vendidos en Chile: el Hyundai Accent, el Kia Rio 4, el Toyota Yaris y el Suzuki Ciaz.

El nuevo Cronos se fabrica en Argentina, se ofrece en dos versiones con dos opciones de motor, y con precios de lista desde $9.390.000, aunque con todos los bonos queda en $7.990.000 la versión de entrada, y $8.990.000 nuestra unidad de prueba. Definitivamente, muy competitivo.

 

El hermano del Argo

Aunque Fiat se ha encargado de recalcar que el Cronos no es la versión sedán del Argo, sino un modelo totalmente nuevo, se ven muy similares y comparten la oferta mecánica. Pero mientras el hatchback se fabrica en Belo Horizonte (Brasil), el sedán llega desde Córdoba (Argentina), una planta totalmente renovada tras recibir una inversión de US$500 millones, con el fin de garantizar que los procesos de construcción y calidad sean globales.

Ahora, Fiat indica que apenas un 30% de los componentes totales son compartidos, lo que no es mucho. De hecho, ni la plataforma es común. Lo raro es que si bien la MP-S del Cronos deriva de la MP1 del Argo, no hay modificaciones relevantes entre una y otra. De hecho, ambas ofrecen la misma distancia entre ejes de 2,52 metros, lo que es un despropósito. Si se va a invertir en modificar una base, es para generar más espacio interior, si no, no tiene sentido.

Las dimensiones generales varían sólo en la longitud, de 4,36 metros en el sedán, 37 centímetros más que el hatchback. Tanto el ancho (1,72 m) como en la altura (1,50) son, milímetro más o menos, las mismas en ambos modelos.

También cambia el volumen del maletero, que de 300 litros sube a 525, consolidando al Cronos como uno de los sedanes con mayor capacidad de carga del segmento. Dos detalles no menores en esto: la boca de carga es ancha, lo que permite meter objetos voluminosos, y los pasos de rueda no interfieren en el volumen interior, por lo que, por ejemplo, un coche de niños, entre perfecto a lo ancho.

Y no sólo eso, ya que el Cronos ofrece las mejores plazas traseras por volumen del segmento, quizás sólo igualadas por los franceses Citroën C-Elysee y Peugeot 301, que son más caros.

Estos asientos son generosos como para llevar a tres ocupantes adultos, con espacio de sobra en altura, piernas y ancho. Además, la banqueta es plana de asiento y respaldo, lo que convierte en útil y cómoda la plaza central trasera, usualmente menospreciada por las marcas, que prefieren poner ahí un apoyabrazos duro y voluminoso.

Asimismo, cuenta con tres apoyacabezas, tres cinturones de tres puntas y dos anclajes isofix para sillas de niños, garantizando la seguridad de quienes ocupen esos lugares.

Y este es la principal característica diferenciadora del nuevo Fiat Cronos: la habitabilidad tanto en la cabina como en el maletero, quizás si el atributo más importante en este segmento de los sedanes de corte familiar.

 

Diseño atractivo

Cuando fuimos a Córdoba al lanzamiento regional del modelo, los diseñadores de Fiat insistieron una y otra vez en que el Cronos tiene un diseño deportivo.

Si lo ponemos al lado de un Toyota Yaris, de un Kia Rio 4, de un Chevrolet Prisma, un Volkswagen Virtus o un Citroën C-Elysee, no cabe duda de que las líneas maestras del Cronos dan para hablar de un aspecto deportivo, pero sin ánimo de desautorizar a los diseñadores de la marca, sigue siendo un sedán familiar y punto.

Ahora, hay líneas bien logradas, y de eso no cabe duda. El frontal es menor agresivo que el del Argo, con una parrilla que nos recuerda al extinto Dodge Dart, ancha y angosta, y con el logo al centro. Los focos son los mismos del Argo, pero la trompa es más baja, lo que se da un look más maduro.

Lateralmente da la sensación de que la masa está retrasada, debido a la caída del techo y del pilar C, y a que el maletero es más corto y finaliza en algo parecido a un spoiler. Sin embargo, es demasiado alto al centro como para generar la sensación de deportividad que buscaba la marca.

La zaga, en cambio, es la que más nos agrada ya que tiene algo de ADN de Alfa Romeo (los faros son muy similares a los del Giulia).

Y si en el exterior hay personalidad propia, el trabajo de los diseñadores de interiores fue sencillamente nulo, ya que tomaron el tablero del Argo y lo clavaron en el Cronos. Hay un par de detalles de diferencia, pero en general, se utiliza la misma materialidad, líneas y acabados, lo que tampoco está mal considerando que el Argo está bien logrado.

 

El paquete completo

En cuanto a equipamiento, ya el Cronos de serie está muy bien dispuesto, especialmente si se le compara con los rivales directos.

En seguridad tiene dos airbags, el paquete de frenos ABS con EBD, cinco cinturores de tres puntas, anclajes isofix, luces diurnas, monitor de presión de neumáticos, y tanto los sensores de retroceso como la cámara son opcionales.

Nuestra versión Precision 1.8 ofrece ambos opcionales de serie, y añade controles de estabilidad y tracción, y asistente de partida en pendiente.

En cuanto a confort y estilo, se ofrece de serie con una pantalla táctil de 7” con bluetooth y conectividad a Apple CarPlay y Android Auto, aire acondicionado, kit eléctrico completo y display digital, entre lo más importante.

Nuestra versión Precisión añade neblineros delanteros, llantas de 16” y asiento trasero dividido en 60/40, entre otros.

 

Dos opciones de motor

Como versión de entrada, Fiat ofrece el motor 1.3 litros FireFly, que genera 99 Hp y 127 Nm de par, asociado a una caja mecánica de cinco marchas. Este modelo lo probamos en Córdoba y puedes leer nuestra impresión aquí.

Ahora nos centraremos en la versión con el motor 1.8 litros eTorq, con 130 Hp y 182 Nm de par, asociado a la misma caja manual, que además del cambio de motor, ofrece ruedas de 16 pulgadas en lugar de 15, discos de frenos más grandes y casi 100 kilos más de peso.

Obviamente que el Cronos se siente más pujante con este motor que con el otro, pese a que hay que mover 1.225 kilos de peso. No es tan holgado de salida, ya que la mayoría de esos caballos extras están alojados en la parte alta del tacómetro, pero sí hay una mayor disponibilidad de fuerza de salida, lo que permite tener un andar agradable y fluido en la ciudad.

Las recuperaciones no son tan buenas, como tampoco lo es el desempeño en subidas. Pero se puede escarbar con la caja para encontrar ese empuje extra, que existe, pero en marchas más bajas.

La dirección es bastante precisa pese a tener poco tacto. No es rápida, pero sí mueve las ruedas hacia donde uno apunta con el volante, y eso se agradece en este segmento.

La suspensión tiene la misma calibración que en el Argo, más enfocado en el confort que en el dinamismo, lo que se entiende por su posicionamiento. El neumático de perfil más bajo hace que algunos baches se perciban un poco más, aun así, estas ruedas más grandes le sientan mejor que las pequeñas.

Dinámicamente tiene un andar silencioso y suave, lo que habla bien de la construcción del auto. Es posible llevarlo rápido ya que el crucero a 120 km/h está en torno a las 3.000 rpm, y aún no se siente el ruido del motor. Este aparece cerca de las cuatro mil vueltas.

En curva apoya bien, aunque la suspensión comienza a flaquear cuando se fuerza mucho, arrojando algo de rolido de la carrocería, mayor que en un Virtus, menos que en un Rio 4 y un Yaris.

Es cómodo, suave y silencioso, y además bastante económico. En ciudad nos arrijo algo más de 10 km/litro, mientras que en carretera superamos los 13. Nada mal para 130 caballos de fuerza.

 

Conclusiones

Nos parece que el Cronos es de los sedanes compactos más atractivos que están disponibles en Chile. Tiene un buen diseño, quizás el menos conservador de todos los del segmento. Tiene un agradable habitáculo, con buena materialidad y bien diseñado. Y tiene un correcto motor, con bastante potencia y torque, y un consumo acotado.

El equipamiento es más que bueno considerando la relación precio/producto, incluso mirando de reojo a la competencia. Bien en seguridad, excelente su conectividad, correcto en confort.

Y, lo mejor, su extraordinaria habitabilidad. Caben cinco adultos y muchas maletas, y eso no se da fácil en este segmento.

Punto negro: la percepción del origen, pero es sólo percepción, ya que la planta es totalmente nueva y la calidad se nota muy alta.

Galería Test Drive: Fiat Cronos 2019

Test Drive: Fiat Cronos 2019

1 de 14

¿Qué opinas? Cuéntanos