Hyundai i30 N y Veloster N en Chile, la venganza coreana
24-12-2018 Lanzamientos

Hyundai i30 N y Veloster N en Chile, la venganza coreana

Después de años siendo una marca poco querida por los entusiastas más tuerca, Hyundai pega de vuelta con los primeros frutos de su división deportiva N, dos modelos de alto performance que vienen a tapar bocas y comenzar a escribir una nueva era para la firma coreana.

En un principio, no eran muchas las marcas de auto, pero si querías sobresalir, tenías que probar tu prestigio haciendo autos de lujo o deportivos de competencia. No es de extrañarse que la mayoría de los fabricantes premium tenga un linaje que los una a este pasado. Aunque claro, como después comenzaron a existir otro tipo de competencias, otros fabricantes salieron al ruedo. Vimos nacer supercars y sedanes europeos de alto performance, muscle cars americanos, hot hatches de marcas generalistas, deportivos japoneses turbo cargados y con tracción integral, entre otros. La mayoría de las compañias de auto tiene experiencia en el motorsport y es lo que avala su calidad dinámica, la cual se transfiere a los autos de calle en mayor o menor medida, sin contar la fama y el pedigree que te suma tener un auto del cual deriva uno de competencia.

Sin embargo, la historia no perdona y fabricantes más nuevos, nunca tendrán el rico pasado de sus antecesores, lo que los obliga a esforzarse un poco más. Y esta ha sido la historia de Hyundai, una marca nueva, si la paramos al lado de Volkswagen, de Peugeot o de otros fabricantes. Nunca escucharás la historia de que Fangio cambió su Mercedes por una flecha coreana o de que cierto corredor de Rally ganó con Hyundai 4 campeonatos del Dakar. Pero, eso no significa que Hyundai no pueda empezar a fabricar su camino en el motorsport y de a poco ganarse el respeto de los demás.

Y eso es porque Hyundai (y valga la redundancia) se ha ganado rápidamente el respeto de todos en muchas otras áreas. Pasaron de hacer autos económicos y de mala calidad a modelos mejor equipados y con identidad en casi 10 años. Tal cual como han hecho los chinos en estos años, se juntaron con gente que sabían más que ellos, como Mazda, Ford y Mitsubishi. Y cuando aprendieron a hacer autos bien equipados y con una calidad respetable, habían pasado 10 años. Y desde ahí hacia los siguientes 10 años buscaron consolidar su imagen, con audaces propuestas en diseño, manteniendo una buena relación precio/calidad y aprovechándose de como los japoneses y americanos se dormían en sus laureles. Y después, ya tenían ingeniería suficiente para ir contra los europeos. Hoy en día Hyundai es un gigante, relevante en todos los mercados donde está presente, con una sub-marca de lujo y productos reconocidos por todos y para todos los gustos.

Claro que todo este cambio, no se traducía aun en lo dinámico o en lo mecánico. Y si hablamos de deporte, Hyundai tuvo un par de intentos en el Rally, con actuaciones olvidables en manos del Elantra Coupé y luego, del Accent WRC. Afortunadamente, en Chile, el famoso Hyundai Coupé se hizo de una mayor fama en el Rally Mobil, ganando varias veces en su categoría. Solo después, con la llegada del Genesis Coupé, hubo un acercamiento más fuerte, aunque claro, hacia los deportes extremos, como el Drift. En resumen, los Hyundai son excelentes autos de ciudad, pero no tienen la fineza y el performance de sus rivales europeos. Nadie se compraría un Hyundai i30 para potenciar, al lado de un Golf, con siete generaciones de GTi, sin considerar que es el hot-hatch original. El mismo Han, en "Rápido y Furioso Tokyo Drift" le señala al protagonista Sean, al pasarle las llaves de un Lancer Evolution: "¿crees que te dejaría manejar un Hyundai?"

El triste apodo de "Lentoster" al Veloster, resume muy bien el basureo que Hyundai ha tenido que aguantarse de los entusiastas. Pero el 2018 es el año de la venganza y Hyundai entra por la puerta grande con su división N, con rostros claves y dos modelos que créeme, te los encontraras pronto en juntas nocturnas, clubes y competencias, probablemente ganando, los esperados Veloster N e i30 N.

N de Namyang. N de Nurburgring.

Namyang, en Corea, es donde se encuentra el Centro de Desarrollo de Hyundai. Incluso mandaron a hacer una pista técnica, completada el 2015, para el desarrollo dinámico de sus modelos. Pero, como hacen varios fabricantes, los autos terminan siendo pulidos en Nurburgring, donde Hyundai tiene una segunda base. Aquí no solo se prueban los autos de N, sino que hace rato que también es donde se torturan otros modelos de la marca para que logren finalmente la calidad. El artífice de los genes N, es alguien por el que rápidamente intuirán la idea de ponerle una sola letra a la división deportiva; Albert Biermann, ex-ingeniero de BMW M por muchísimos años. Y creemos que no tenemos que explicarte su curriculum, menos explicarte que hoy en día BMW M sigue siendo para varios, el estándar a medir en deportividad. Y la historia de Biermann en Hyundai es muy similar a la de Peter Schreyer en Kia como diseñador. Por lo mismo, en la ingenuidad de crear algo nuevo, de seguro jugando se les ocurrió pensar que después de la M, viene la N.

Y aunque N tiene ya una pequeña reputación, en especial con el nuevo equipo de Hyundai en el WRC (al cual no le va nada de mal), alguien tiene que traducir lo que se gana en la pista y exportarlo hacia los autos de pista, en este caso, dos hot-hatch que son emblema de la filosofía de N y sus N-Gineers, que es hacer autos deportivos, pero entretenidos, que tengan alma, sin importar que quizás no sean los más clínicos. Si eres buen piloto, sabrás sacar el máximo de ellos, pero si estas aprendiendo, te lo vas a pasar increíble. Y puedo atestiguar completamente, porque tuve el honor de manejar ambos en Codegua.

Venganza que se gana con honestidad

Hyundai dota a ambos modelos, al i30 N (fabricado en Republica Checa) y al Veloster N (fabricado en Corea) con la misma unidad, un motor Turbo de 2 litros con 250 Hp a las 6000 vueltas y 353 Nm de torque entre las 1450 y las 4000 RPM. Ambos alcanzan el 0-100 en un tiempo cercano a los 6,4 segundos y cuentan con frenos N mejorados (aunque no de alto performance), un chasis reforzado con 52% de mejora en la deformación transversal, suspensión ajustable con refuerzos en los puntos de rigidez y por supuesto, una caja manual de 6 velocidades, corta y precisa.

A esto se le suma el panel N-Grin con 5 modos de manejo (Eco, Normal, Sport, N, Custom) que regulan los parámetros de aceleración, suspensión, control de tracción, sensibilidad de la dirección y rev-matching, así como te muestra tu tiempo por vuelta, fuerza G, aceleración, nivel de aceleración, presión del turbo, etc.

La única diferencia entre ambos, aparte de lo evidente, es su peso, con 1950 kilos para el i30 N y 1850 kilos para el Veloster N. Esto es clave, ya que, en la charla técnica, crucé los datos y me quedé con las cifras al revés. Y sucedió algo raro, puesto que, siendo más pesado, y con mis colegas señalando que la diferencia de peso si se siente entre el i30 y el Veloster, yo sentí que iba más rápido y que recuperaba mejor en el i30. 

¿Por qué?

Las primeras tres vueltas fueron a bordo del Veloster N, el cual sale raudo de la calle de pits y con cierta amplificación sintética del sonido de su motor en la cabina. Claro que afuera, si se escucha un sonido más bien metálico y con hartos "pops" y “cracks”, como si fuese un auto de rally con anti-lag. Al cargarse en las curvas, es un tanto desprolijo, como que le cuesta asentarse un poco, además que el nerviosismo se ve enfatizado por su bajo peso. Sin embargo, se siente más pesado por lo mismo; por las pérdidas en aplomo, un poco nada más, pero aparente. Hay que conocerlo más tiempo quizás.

El i30 N en cambio, va mucho más aplomado y es más fino en la transferencia de grip, lo que se traduce en que es más fácil llevarlo rápido y, por ende, se percibe más liviano, aun con 100 kilos extra, los que ni se notan. Y ahí radica la principal diferencia de ambos, donde probablemente el i30 N es más rígido y su chassis tiene un desarrollo distinto (considerando que de aquí salen tanto los modelos R5 y WRC como el nuevo i30 TCR) al del Veloster (que sigue siendo, un coupé deportivo, pero de ciudad). Así que bueno... cometí un error (aún está escrito en redes sociales) pero la percepción no cambia mucho.

Pero entre los dos hay varios rasgos compartidos, como la dirección altamente directa (en evidencia, tras pasar un slalom de conos, con el ímpetu, me llevé uno por girar muy encima), el exquisito tacto de la caja de cambios, frenos que aguantaron bastante bien la jornada de pruebas y lo mejor, un propulsor muy elástico que no te seduce con aceleraciones violentas, pero si con buenas recuperaciones y permitiéndote concentrarte más en manejar que en subir o bajar innecesariamente los cambios para tomar alguna curva. 

O sea, en resumen, la tarea está hecha a cabalidad y los nuevos N de Hyundai, son efectivamente, dos entretenidos hot-hatch de alto voltaje, con el i30 N perfilándose un poco más como el pistero, mientras que el Veloster N, más juguetón, pero ambos muy transparentes en la manera de entregarte diversión y velocidad, que es finalmente lo que busca N: que lo pases muy bien en la pista.

El resto del paquete

Hyundai no iba a mandar a sus modelos N con dos airbags, ABS y una pantalla multimedia. Ambos modelos, vienen armados hasta los dientes en materia de confort y seguridad.

Veloster lleva 6 airbags, anclajes ISOFIX, cámara de retroceso (con sensores traseros), control de tracción y estabilidad, asistente de partida en pendiente, aparte del ABS. El i30 agrega un airbag más, monitor de la presión de los neumáticos y asistente de luces altas.

En el interior, Veloster lleva asientos de cuero con ajuste eléctrico para conductor, pero calefaccionados y ventilados. En el i30 N son solo calefaccionados, pero llevan tapicería mixta de cuero y Alcántara, así como reglajes eléctricos y memoria para ambas plazas frontales. Los espejos también cambian, ya que en el Veloster cuentan con defroster, si bien en ambos modelos son de plegado eléctrico. El Veloster lleva climatizador electrónico, mientras que en el i30 es de función dual y, por último, el Veloster equipa sistema de audio premium Infinity, mientras el i30 lleva barra estabilizadora trasera, espejo interior electrocromático y cargador inalámbrico para el teléfono.

Lo demás, sabido: llave inteligente con botón de encendido, iluminación LED, computador a bordo de 4,2", sistema multimedia de 8" con soporte para Smartphones, pedales de aluminio, volante multifunción calefaccionado de diseño deportivo y el programa N-Grin de control descrito más arriba, compartido para ambos.

En el exterior, las dimensiones no crecen mucho, más que unos milímetros extra, costa del bodykit ampliado, con faldones, alerones y acentos en color rojo, así como las llantas de 18". Ambos maleteros andan entre los 313 y 381 litros, ampliables a más de 1000 litros, conservando una distancia entre ejes idéntica de 2.650 mm para ambos. Claramente el i30 es más espacioso, por no contar con la caída en el techo que le da al Veloster su característica silueta rebajada.

“Los modelos N de Hyundai fueron desarrollados para ofrecer a nuestros clientes una experiencia con la máxima deportividad al volante, en un paquete accesible de alto desempeño. Con el Hyundai i30 N y el Veloster N buscamos mejorar el atractivo de nuestra marca y atraer nuevos clientes que buscan mayor velocidad, dinamismo y entretención en el volante. Ambos modelos acentúan su diseño con un look deportivo, otorgándoles un aspecto más robusto para que nuestros clientes se sientan atraídos de correr en pista”, señaló Máximo Morel, gerente División Automotriz del Grupo Gildemeister.

Hyundai espera comercializar cerca de 50 unidades anuales del i30 N y 60 del Veloster N, con un precio lista de $22.190.000 para el primero y $21.990.000 para el segundo (aunque con un bono disponible de $600.000). ¿Sus rivales? Mini Cooper S, Renault Megane RS, Volkswagen Golf GTi y Peugeot 308 GTi principalmente. El paquete N Performance (el de 275 Hp) aún no está disponible para nuestro mercado.

Galería Hyundai N en Chile

Hyundai N en Chile

1 de 23

¿Qué opinas? Cuéntanos