Industria

Infiniti se lleva sus cuarteles principales de regreso a Japón

Con sus oficinas dispuestas en Hong Kong, las prioridades han cambiado para la marca de lujo de Nissan.

Infiniti se lleva sus cuarteles principales de regreso a Japón

Infiniti, siendo una marca japonesa, estaba en plan de globalización y penetración en otros mercados. Actualmente sus oficinas se ubican en Hong Kong, donde llevan siete años. La elección fue principalmente para estar más cerca del mercado chino y poder evolucionar su imagen premium. Sin embargo, las prioridades han cambiado para la marca y Nissan los mandó a llamar.

La idea de volver a Yokohama -el seno de Nissan- a mediados del 2020, va de la mano con la nueva misión que tiene Infiniti, que es la electrificación completa de su gama de aquí a tres años y para eso necesita apoyo directo de su matriz. Esto mejorará las fases de investigación, desarrollo y manufactura, aparte de generar mayores eficiencias administrativas. Nissan necesita más que nunca reforzar el control que tiene sobre lo propio, en especial tras las noticias sobre Renault y su coqueteo con FCA y los escándalos asociados a la figura de Carlos Ghosn.

Ahora, si nos referimos a sus redes comerciales, Infiniti seguirá impulsando los mercados de mayor crecimiento para ellos, como Norteamérica y China, sin descuidar otras zonas. Tampoco se le quitará independencia a la marca en su desarrollo propio, pero ganará agilidad en cuanto a procesos administrativos e implementación.

Infiniti, ya hemos dicho, va a electrificar todo su portafolio, descontinuará su linea Diesel y se concentrará donde tiene mejores oportunidades, como son los SUV. China, en cambio, recibirá cinco nuevos modelos en los próximos cinco años. También se trabajará para mejorar la calidad en ventas y valor residual de sus productos y procesos, con el fin de que Infiniti pueda trepar y ser una marca de lujo aún más relevante.

En la actualidad, son 180 funcionarios los que ejercen en las oficinas de Hong Kong. La marca ha señalado que asistirá a los que no sean reasignados en Japón.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos