Tecnología

Probamos la nueva versión de Apple CarPlay disponible con iOS 13

Con la actualización a iOS 13 en los smartphone de Apple, también se incorpora una revisión a esta popular interfaz multimedia, que nos permite manejar los contenidos de nuestro iPhone en el equipo multimedia de nuestro auto.

Probamos la nueva versión de Apple CarPlay disponible con iOS 13

CarPlay está con nosotros desde hace cinco años, como una interfaz dedicada de Apple para poder operar nuestros iPhone en el sistema multimedia de nuestros autos. Antes de esto, existían varios sistemas paliativos, como el Mirrorlink, que técnicamente era clonar la pantalla de nuestro smartphone a una pantalla, con todos los defectos ergonómicos que eso conlleva, puesto que los autos se usan distinto a los celulares y no es lo mismo ir sentado mirando una pantalla, que ir conduciendo y operando un teléfono (no lo hagas).

Por lo mismo, pensando en como se usan las interfaces de los autos, es que Apple creó este sistema, que simplifica y reúne las funciones más significativas del teléfono en un paquete interactivo más fácil de usar, tal como Google hace con Android Auto.

La semana pasada (el viernes 20 de septiembre), Apple liberó la actualización de su sistema operativo, el iOS 13. Este, incluye entre sus novedades, una revisada interfaz de Apple CarPlay, que es el cambio más notable que recibe en todo este tiempo, aparte de la incorporación de Google Maps y Waze, hace un tiempo atrás. Así que claramente, puse el teléfono a actualizar, para poder ver de qué se trataba todo esto. Y convenientemente, a la semana siguiente (esta semana), me conseguí un conejillo de indias para probarlo, el nuevo Alfa Romeo Stelvio, del que te contaremos más adelante en nuestra sección de Test Drive.

Stelvio ofrece una pantalla horizontal de 7", la cual se opera con un joystick redondo en la consola (no, no es touch, caprichos de Alfa Romeo). La interfaz te recordará rápidamente a los primeros sistemas iDrive de BMW, muy vanguardistas en su tiempo, pero que ya se antojan algo obsoletos en su usabilidad. Conectamos nuestro teléfono (un iPhone 7) en uno de los puertos de carga y rápidamente la interfaz aparece.

La primera gran diferencia con respecto a la anterior es el modo Dashboard, el cual exhibe una gran pantalla para Maps y la segunda mitad, con dos módulos para la ubicación que hemos designado y el audio. Esto permite tener acceso instantáneo a las dos cosas para las que usamos el teléfono en el auto; navegador y escuchar música. También puede ofrecer direcciones según el calendario del teléfono.

Al probar algunas de las aplicaciones, nos da la idea de un formato grafico más ordenado. Considerando que la pantalla del Stelvio es más apaisada que la de otros autos, permite tener más iconos en el modo menú o el artwork de la música en el reproductor. 

Siri está más integrado con las aplicaciones, por lo que puedes darle instrucciones, sin importar la aplicación, lo que es bueno. Además, puedes hablarle y no dejaras de ver lo que hay en el fondo.

Lo que aún no nos gusta mucho, son las notificaciones. Estas aparecen en la zona baja de la pantalla, pero siguen entorpeciendo la visual al ponerse por encima de todo. Apple podría haber dejado una sección aparte para aquello.

La barra izquierda de accesos directos, se mantiene muy similar a la anterior, exhibiendo las tres últimas apps usadas, el botón de acceso directo al Dashboard, hora y estado de la señal.

Dos últimos detalles que vimos, son los modos día y noche, que sacan ventaja de los nuevos modos gráficos implementados en el celular. Como a mí me gusta que se vea todo oscuro, se ve negro, pero de día, si no lo tienes activado, los fondos lucirán blancos. Y si necesitas usar el teléfono, ahora CarPlay seguirá funcionando independientemente de lo que hagas; antes si necesitabas ver una aplicación en el teléfono, la que desactivabas, también se desactivaba de CarPlay.

Definitivamente, CarPlay mejoró en su usabilidad, respetando bastante el ecosistema Apple y sin cambiar tanto la interfaz que ya conocíamos. Con esto, es mucho más fácil descolgarse del teléfono y operar todo con seguridad y comodidad. A muchos les puede parecer un cliché en el equipamiento de un auto moderno, pero la verdad es que tener una buena conectividad hacia los smartphones reduce las distracciones y mejora nuestra experiencia de usuario, propiciando un manejo más ameno.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos