Industria

Mitsubishi tiene el futuro incierto en Europa y otros mercados

Tras presentar su plan de reestructuración, la firma aún no tiene clara su permanencia en el Viejo Continente

Mitsubishi tiene el futuro incierto en Europa y otros mercados

La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi está dando a conocer las acciones que tomará como parte de una reestructuración profunda. Nissan fue la primera en detallar su estrategia, y Renault ha hecho lo propio. Y ahora, aunque de forma más tímida, comienza a fluir información alrededor de Mitsubishi, la tercera marca en discordia.

Conforme a lo recabado por nuestros colegas de Automotive News Europe, Osamu Masuko, presidente de Mitsubishi Motors, señaló que el futuro de la marca en el Viejo Continente está en el aire, ya que en los últimos dos años fiscales han reportado una pérdida neta de $130 millones de dólares.

"Por el momento no está muy claro para nosotros. Todavía necesitamos más tiempo para fijar nuestra dirección futura en Europa", dijo Masuko, quién también señaló que en pocas semanas revelarán su estrategia para la región.

En este sentido, cabe puntualizar que todos los automóviles de Mitsubishi para Europa se fabrican en Asia, y dado que el volumen para la Unión Europea es muy pequeño, trasladar la producción al Viejo Continente no tiene mucho sentido.

Tampoco hay que olvidar que la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi designó a un líder por región, en este caso la francesa llevará la batuta en el Europa, por lo que la firma nipona podría adoptar modelos de la firma del rombo. Algo de eso ya sucede con la Mitsubishi Express, una van comercial derivada de la Renault Trafic, aunque su comercialización se limita a Australia.

También está en duda su continuidad en Norteamérica, considerando que su market share en Estados Unidos es ínfimo. Se dice que podría renovar su gama usando de base los modelos de Nissan, que es el líder escogido para la región, aunque de eso nada se ha dicho.

Sólo para contextualizar, Mitsubishi fue designada la marca líder en híbridos enchufables, de hecho, la Outlander PHEV es el vehículo más vendido en su tipo en Europa. Otro auto que goza de buen recibimiento es el Mirage. En realidad, ambos modelos ya tienen sus años a cuestas y a la firma de los tres diamantes le cuesta cada vez más cumplir con las normas de seguridad y emisiones.

Mitsubishi no es especialmente fuerte en ningún mercado y en ningún segmento, salvo en los kei cars en Japón y en las pick-ups en el sudeste asiático (y Chile). Los proyectos conocidos son el lanzamiento de un citycar eléctrico de desarrollo propio que reemplace el i-MIEV en el segmento A (2021), seguido por una versión propia del Renault Zoe para el segmento B (2022), el que se produciría en Francia.

Los reemplazos del ASX y del Outlander tardarán en llegar, quizás a finales de 2021, aunque ambos usarán plataforma de Rnault-Nissan. Y la L200 tendrá reemplazo en 2023. Según fuentes previas a esta reestructuración, usaría una evolución de la actual plataforma, que se compartiría con Nissan y Renault para las próximas generaciones de NP300 y Alaskan. Pero ahora se dice que será al revés, y que la futura L200 será una NP300 con el logo de los diamantes. Habrá que esperar.

Esaú Ponce recomienda