Industria

Que venga el billetito: Renault recibe cinco billones de Euros para salvarse de la crisis

El salvavidas de Renault finalmente llega esta semana, con un importante préstamo que les ayudará a solventar la crisis que llevan, entre los daños recibidos por los problemas en su alianza y luego, la pandemia del coronavirus.

Que venga el billetito: Renault recibe cinco billones de Euros para salvarse de la crisis

Había sido anticipado por el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, hace unos días. La situación del grupo francés no era la mejor, pero definitivamente no sabíamos hasta qué punto. 

Por fortuna, y porque no quedaba de otra manera, el gobierno francés le ha generado una linea de crédito a Renault por cinco billones de euros. Esta facilidad, podrá ser retirada por partes o completamente, ayudando al grupo a solventar sus problemas de liquidez. El crédito estará disponible hasta el 31 de diciembre del 2020.

Renault tiene un plazo inicial de 12 meses para pagar esta deuda, aunque hay una opción -bajo ciertas condiciones- de extender este plazo por tres años más. El gobierno francés, que es dueño actualmente del 15% del Grupo Renault, será garante de este préstamo, por el 90% de su totalidad.

El crédito bancario es facilitado por cinco bancos, BNP Paribas, Crédit Agricole, HSBC France, Natixis y Société Générale.

Este plan de emergencia, se une a la estrategia que la marca ya ha trazado con respecto a su producción y desarrollo de productos. Esto incluye el cierre de plantas, recortes en su plantilla de empleados (14.600, de 180.000), una capacidad de producción reducida en 700 mil unidades y una reestructuración completa de sus prioridades, la que descansará mucho más en las sinergias que se logren con Nissan y Mitsubishi, por ende, su prioridad estará en vehículos eléctricos y comerciales, aparte de focalizar y liderar mercados como el de Sudamérica o Europa, como marca principal en representación de la alianza. Esto también significa que Renault se retirará de algunos mercados o contará con una participación secundaria o menor.

Jorge Beher recomienda