Vende tu auto
Test drive

Test Toyota Corolla Cross: buena alternativa cuando no alcanza para un RAV4

El nuevo SUV destaca en habitabilidad, calidad de rodado y eficiencia, pero su materialidad deja mucho que desear.

Test Toyota Corolla Cross: buena alternativa cuando no alcanza para un RAV4

Toyota tiene un nombre icónico a nivel mundial, el Corolla, con más de 50 millones de unidades vendidas en medio siglo. Lo sorprendente es lo mucho que se demoró en lanzar un SUV o crossover con ese nombre, considerando el boom de este tipo de modelos en desmedro de los vehículos de pasajeros convencional.

Finalmente lo hizo en 2020 y aterrizó en Chile en 2021, procedente de Brasil, que es donde también se produce el Corolla sedán. Por dimensiones está colocado por debajo del nuevo RAV4, que creció mucho en tamaño y también en precios. Por lo mismo, el nuevo Corolla Cross apunta a capturar a todos aquellos clientes que ya no pueden pagar un excelente RAV4.

Lo bueno es que pese a ser más chico y barato, el Corolla Cross replica casi todas las buenas cualidades de su hermano mayor: la habitabilidad interior, la dinámica conductiva y la eficiencia, y añade algunos defectos que no se aprecian en el modelo más grande. 

El Toyota Corolla Cross se ofrece en Chile cuatro versiones, con precios entre los $17.490.000 (XEI 2.0 CVT) a los $21.490.000 (SEG Híbrido CVT).

Toyota Corolla Cross: la estructura y el diseño

Por domensiones, el Corolla Cross integra el segmento C- (C menos), a medio camino entre los SUV compactos y los medianos. 

Mide 4.460 mm de largo, esto es 170 mm menos que el sedán, pero tiene 1.825 mm de ancho y 1.620 mm de alto, esto es 45 mm más de anchura y 185 mm más de altura. Esto se explica por la necesidad de hacer crecer el espacio en las plazas traseras debido al mayor despeje y el uso de una suspensión más invasiva. También cambia la distancia entre ejes, que es 6 centímetros más corta (2.640 mm), y el volumen del maletero, que baja de 470 a 440 litros. 

Si lo comparamos con un RAV4, es 14 cm más corto, 3 cm más angosto, 6 cm más bajo y tiene 140 litros de menor capacidad en la maleta. Sí, es definitivamente más chico.

El nuevo Corolla Cross comparte la plataforma modular TNGA-C con el Corolla normal, pero tiene algunos ajustes para convertir un buen sedán en un correcto SUV. La principal es que reemplaza la suspensión independiente multlink por una más robusta semi independiente con espirales. 

Estéticamente, la marca podía seguir el estilo de RAV4 con sus pliegues marcados y bordes angulosos, pero con el Corolla Cross se fue por el camino de las superficies planas y las líneas redondeadas, salvo en los pasos de rueda. 

Lo bueno es que el frontal, si bien no es igual ni a Corolla ni a RAV4, es claramente de Toyota. Destaca por una enorme parrilla frontal en negro unida a unos faros muy alargados que le dan una expresión rara, que mi colega de Argentina hernando Calaza calificó de "Samurái enojado".

Los guardabarros también tienen un estilo propio combinando una zona cóncava con una nervadura longitudinal. Sin embargo, lo que más me gusta es el capó, que se va doblando hacia abajo para generar el efecto de una trompa más imponente.

Otro dato muy importante en el diseño está en las proporciones, que se ven muy adecuadas al segmento y tamaño. De hecho, es el modelo se va más grande y aplomado de lon que realmente es. Tiene un despeje bajo (18 cm), un voladizo trasero corto, una línea de techo que se extiende a través de un alerón superior, protecciones bajas en las puntas (plástico de color cromado) y muchas molduras negras. 

Toyota Corolla Cross: mundo interior

Puertas adentro, el Corolla Cross luce un diseño muy familiar, ya que replica muchos de los elementos que ya conocíamos del Corolla sedán.

El tablero parece estar flotando y es tan grande que parece una bandeja. Al centro va la tradicional pantalla multifunción puesta en voladizo, y se complementa con una sensación visual de anchura gracias a una línea metalizada que cruza el tablero y amalgama las salidas de aire. Estas tienen un formato anguloso, pero en general se ve todo muy minimalista.

Al centro, tanto la pantalla como las salidas de aire y los mandos de la climatización están unidas visualmente, a través de un decorado tipo piano black, mientras que de ahí hacia abajo nace la consola central guiada por dos elementos metalizados. 

Si bien el diseño me parece bueno y funcional, la materialidad utilizada por Toyota deja mucho que desear, especialmente en este segmento de precios. Hay muchos plásticos de baja calidad al tacto, y no sólo en las zonas bajas. Al menos la construcción se siente sólida, algo que es tradicional en Toyota.

Respecto de la habitabilidad, siempre ha sido un punto fuerte de los Toyota y esto no es la excepción. 

Pese a tener menor distancia entre ejes que el sedán, el Cross se siente mucho más amplio en las plazas traseras, con menos sensación de encierro. Y la clave está en la mayor altura disponible en la cabeza, a que se pueden meter los pies debajo del asiento delantero, y a que hay una mayor anchura a la altura de los hombros, por lo que tres personas caben bastante bien. La plaza central no es la más cómoda, pero hay mucho peores.

En el maletero hay un espacio amplio y práctico por sus formas. La boca de carga es grande, y además se pueden abatir los asientos. Lo malo es que bajo el piso hay una rueda de repuesto 155/70 R17, totalmente diferente de las del auto. Y este punto es relevante, ya que un SUV nos invita a aventurarnos a salir de ruta, pero con un repuesto así, es mejor irse con cuidado, ¿no?. 

Toyota Corolla Cross: equipamiento y seguridad

Te recomiendo visitar el Catálogo de Autocosmos para conocer gama, precios y equipamientos de Corolla Cross, pero acá vamos a hacer un recorrido por lo más destacado de la versión probada, que es la tope de línea SEG con motor híbrido.

  • Climatizador dual
  • Apertura y encendido “sin llaves”
  • Espejos rebatibles eléctricamente
  • Tapizado en cuero
  • Asiento de conductor con regulación eléctrica
  • Marcadores digitales de 7"
  • Pantalla central de 9”
  • Compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay
  • Sensores y cámara de retroceso
  • Controles físicos para volumen y accesos rápidos (bien)
  • Menús poco atractivos, pero prácticos

Creo que el aspecto más destacado está en la seguridad, donde además de 4 frenos a disco con ABS y EBD, siete airbags, control de estabilidad y asistente de partida en pendiente, que viene de serie, se destacan los asistentes activos a la conducción llamados Toyota Safety Shields, sólo disponibles en nuestra versión SEG.

  • Aviso de salida involuntario de carril
  • Mantenimiento de carril
  • Aviso de colisión inminente
  • Frenado de emergencia
  • Aviso de punto ciego
  • Aviso de tráfico cruzado trasero
  • Control crucero adaptativo

Toyota Corolla Cross: motor y dinámica

Nunca he sido fanático de los motores híbridos de Toyota. Si bien son excelentes en eficiencia conductiva (de verdad no gastan nada), su funcionamiento es algo opaco y generan poco o nulo disfrute en el manejo.

Pero algo me ocurrió con este sistema híbrido que equipa el Corolla Cross, y que aúna un motor gasolinero de ciclo Atkinson de 1.8 litros (de 98 Hp), con un motor eléctrico (de 72 Hp), para darte 122 Hp totales y un torque de 142 Nm a 3.600 rpm, y que se gestiona por una caja CVT (si bien es un SUV, olvídese de la tracción total). 

En el manejo normal todo fluye suave y confortable, con salidas normalmente en modo eléctrico y la entrada en operación del motor de combustión casi imperceptible (salvo por las mañanas que hace mucho frío). Si eres suave con los pedales, podrías llegar incluso a 60 km/h en modo EV, aunque con suerte la batería te aguantará un par de kilómetros.

No es el objetivo de este sistema híbrido el andar en modo eléctrico, sino asistir las operaciones a baja velocidad que más consumen gasolina. O sea, mientras más lento y trabado es el tráfico, más eficiente es este auto. En carretera, en tanto, prácticamente sólo usa el motor de gasolina, y solo recibe asistencia en aceleraciones mayores o adelantamientos.

Por lo mismo, la marca nos homologa 22,6 km/litro en ciclo mixto, pero sube a 25 km/litro en ciudad y baja a 21,3 km/l en carretera, todo ello en el modo de manejo Eco (también hay normal y sport).

A nosotros nos dio menos, pero el consumo siempre depende del modo de manejo. En ciudad marcamos 18,6 km/litro, lo que es notable considerando que le dimos fuerte. En carretera bajamos a unos 16 km/litro. Sigue siendo bueno.

Me llamó la atención lo animado que es manejar este Corolla Cross, muy lejos está de lo aburrido que eran los primeros híbridos. La dirección es ligeramente sobreasistida pero es muy correcta para ser un SUV y rápida de reacciones. Las suspensiones son confortables, pero con poco rolido lo que te permite ir relativamente rápido en curva. Y los frenos tienen buen tacto y no se fatigan.

No es más aspero ni inestable por el cambio de suspensión, pero sí lo es por el perfil de neumáticos que usa (18). Esa mala manía que tienen las marcas de poner llantas grandes para que el auto se vea bello, pero al momento de usarlo transmiten sequedades poco agradables. También me sorprende lo bajo que se percibe, y eso que Toyota indica que son 18 centímetros de despeje. Si bien no llegamos a golpearlo por debajo (algún raspón por abajo en lomo de toro), no transmite la seguridad de un RAV4 en terrenos más agrestes, y si consideramos que no hay repuesto normal... Mejor quedarse en el camino. 

Con esto, el comportamiento es más de un sedán que de un SUV. Eso está bien para mí, porque me gustan los autos así y no me agradan tanto los SUV, pero muchos podrían verse desilusionados con eso. 

En la carretera podría estar un poco mejor insonorizado, pero nada que moleste. En general es un auto confortable, con una dinámica de crossover.

Toyota Corolla Cross: conclusiones

El nuevo Toyota Corolla Cross es un gran modelo de la marca, que complementa de gran manera su gama de SUV, y eso que aún tiene espacio para hacer algo por debajo (¿Yaris Cross?). Utiliza una muy buena plataforma, que se siente rígida y ligera, y que le permite ofrecer una conducción óptima, con un buen comportamiento dinámico urbano y de carretera.

El sistema híbrido está muy mejorado y no tiene nada que ver con los primeros híbridos. Empuja bien, no te deja con ganas de más empuje y, además, es extremadamente eficiente, que es lo principal.

Y por si fuera poco, ofrece nveles de seguridad de serie muy buenos, y nuestra versión probada es realmente superlativo su equipamiento general, incluyendo varias asistencias a la conducción.

Lo que no nos gustó fue la materialidad interior, demasiado sudamericano de construcción y se nota, lo que no es bueno en un modelo de 21 millones de pesos. Al menos la construcción se siente sólida.

Si me dicen, es una gran alternativa al RAV4, para quienes no pueden llegar a los nuevos precios del gran SUV de Toyota. Pero es sólo una alternativa. Si puede elegir la RAV4, váyase a la segura.

Test drive Toyota Corolla Cross

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas