Test drive

Test Drive: Citroën Berlingo Pasajeros 2019

El vehículo multi-próposito de Citroën es un anti SUV. Se maneja como auto, tiene el espacio de un furgón y la tecnología de un crossover, además de un bajísimo consumo. ¿Cómo no quererla?

Test Drive: Citroën Berlingo Pasajeros 2019

En un mundo donde prevalecen los crossovers, que son modelos necesarios para cualquier marca ante la demanda del público, hacen falta modelos honestos como solución de transporte. Autos que puedan cumplir con el racional de una familia y mucho más de lo que podría hacer un SUV moderno. Y la verdad es que los hay, pero con el sacrificio del estilo o del comfort.

Hablamos de los vehículos multipropósito, en especial de un formato liderado por los franceses, como es la Citroën Berlingo de pasajeros. Y es que los franceses fueron muy astutos en hacer de un furgón liviano, un modelo recreativo, aunque claro, a consciencia de que estéticamente y dinámicamente, sigue siendo un furgón.

Con la nueva generación de Citroën Berlingo, se atendieron todos los puntos flacos, transformando a la versión de pasajeros en un atractivo y multifacético vehículo multipropósito, con prácticamente todo lo que podríamos querer de un SUV, sin ser un SUV.

Las ventajas de no ser un SUV

En un inicio, los SUV eran modelos con cierta utilidad. Pero conforme a la gente le gustó el formato, algunos comenzaron a escogerlos, sencillamente porque les gustaba su estilo, obviando la utilidad y claro, las marcas capitalizaron en aquello. Sucede que hoy en día, son pocos los SUV realmente prácticos, más bien vehículos confortables para cinco pasajeros pero que no hacen mucho más. Berlingo, al tener el cuerpo de un furgón, asegura un generoso tamaño sin concesiones para cinco pasajeros, además de un espacio de carga de tamaño regular (un cuadrado, literalmente) que permite llevar todo tipo de cosas, incluyendo muchos espacios y asientos que se pliegan independientemente. Lo segundo, y esto no es por hilar fino, pero hay familias quienes ante la alza en "portonazos" y asaltos varios, ya no quieren subirse a un SUV porque son los autos más deseados para dichas fechorías. ¿Qué otro auto me compro que no llame tanto la atención y que sea familiar?

Alejándose del furgón tradicional

Antes, la Berlingo de pasajeros era una conversión del modelo de carga. Hoy, se ha revertido la situación y es algo que queda patente en su desarrollo. Como ya hemos contado con anterioridad, Citroën (o el Grupo PSA, en general, porque esto es válido también para su hermana la Partner/Rifter), hizo una nueva base usando la parte delantera de la plataforma EMP2, que es la base modular para todos los modelos nuevos del conglomerado francés. Eso se traduce en que Berlingo puede aceptar todos los nuevos motores de la marca, que su nivel de manejo y refinamiento es mejor, porque su punto de gravedad es más bajo y porque la estructura es más firme, ambos detalles, garantía de seguridad, y como es más liviana, gasta menos y se esfuerza menos. En el fondo, es lo que hace que se maneje como un auto.

La parte de atrás de la plataforma, se mantuvo, con algunas mejoras, ya que en el fondo era muy buena. Esto permite que la distancia entre ejes pueda ser modificada para tener un auto más grande (como la versión para siete plazas) sin tener que recurrir a usar un "alargue" tras el eje trasero, que aporta inestabilidad -y se ve feo, por las costuras visibles en la carrocería, como era en la versión anterior.

Estéticamente, Citroën ha recurrido a incorporar un segundo frontal, de nuevo diseño y que no tiene nada que ver con el de la Berlingo de carga de su misma generación. Los focos simples y el parachoques plástico, completamente utilitarios, son reemplazados por el futurista esquema de focos en tres niveles, a la fina parrilla con los dos chevrones y a los parachoques con insertos de color, combinados con los airbumps laterales. Con esto, la Berlingo de pasajeros está mucho más cercana a un C3 Aircross o a un C4 Cactus que a un modelo comercial, como era con las versiones pasadas, donde más que nada había revisiones menores en los focos y en el color de los parachoques. Los cambios también se notan en el marco de los parabrisas, en color negro y los focos traseros, más alargados. Las llantas bicolor de 16" y las barras en el techo, completan su look, de espíritu recreativo.

Tamaño, pero muy bien aprovechado

Tal como la versión de carga, Berlingo se puede comprar en dos tallas, M (4.4 metros de largo) y XL (4.75 metros de largo), para cinco y siete ocupantes, respectivamente. El ancho es el mismo en ambas, 2.107 mm. Si varia la altura, entre 1.837 mm a 1.849 mm, según la versión y si va cargada o no. Según el tamaño, también son las posibilidades de carga. Por ejemplo, el Berlingo de talla M (esta versión), puede ubicar 775 litros bajo la bandeja y 1.355 litros en total. Con los asientos abatidos, esta capacidad sube a 1.414 litros sobre los asientos abatidos y 3.000 litros a capacidad completa. Y si quisiéramos llevar más cosas aun, plegando el asiento del pasajero se logran 3.500 litros y un largo de 2,70 metros.

A modo de comparación, si lo enfrentamos con dos autos distintos, pero que pueden ser potenciales opciones, te darás cuenta de lo que hablamos. Por ejemplo, a lo mejor cotizaste un hatchback, como un Mazda3, el cual tiene 4.470 mm de largo y 1.475 mm de alto, con un maletero de 364 litros. Sus asientos se deben plegar en relación 60:40 y claro, es un hatchback urbano, de diseño deportivo, pero poco práctico si quieres llevar bicicletas, tablas de surf, elementos de construcción, accesorios o cuanta cosa se te ocurra. Es bonito y bien equipado, a todos nos gusta, pero no es lo más práctico y espacioso. Por otro lado, un SUV muy visto por todos, el Hyundai Tucson, con el mismo largo que un Mazda3 y una altura un poco mayor de 1.640 mm, aparte de un maletero de 512 litros, poco regular en tamaño. Y eso sin contar que en sus versiones desde los 12 a los 14 millones de pesos, tiene apenas dos Airbags, tentándote con llantas más grandes, un sistema multimedia de gran pantalla y un motor de 2 litros cuyo fuerte no es el consumo. Aparte, hay dos defectos de diseño como son, el asiento del medio, generalmente muy incómodo y las ventanas, muy pequeñas y de poca luminosidad, puntos bajos que no encontrarás en Berlingo.

Interior

Y ya que hablamos de espacio, nos vamos a ir al interior, puesto que aquí aparecen otras grandes mejoras con respecto a la generación pasada. De partida, la consola, aunque con plásticos duros, luce muy bien armada. Su futurista diseño hace ver a la Berlingo anterior como un modelo muy pasado en edad. Los detalles en color contrastante, los modernos controles y la ergonomía, son puntos importantes a considerar y que nuevamente hacen eco de la misión que tenía el Grupo PSA en hacer de este modelo un vehículo mucho más cercano a un auto moderno. La posición alta de manejo, idéntica a la de un SUV, permite tener una excelente visibilidad en todo ángulo, sin puntos muertos.

Las plazas de atrás, por altura y largo, están pensadas para tres ocupantes adultos. Estos asientos son de diseño abutacado, lo que le da mayor soporte, si bien son asientos más pequeños que los de adelante. Estos se pueden plegar de manera independiente y cuentan con ISOFIX individual, así que podrías llevar hasta tres sillas de guagua sin problemas. Si echamos de menos las bandejas en los respaldos traseros para que niños o adultos se apoyen, así también como un apoyabrazos para los asientos delanteros.

Si eres de esos que llena y llena el auto con papeles, objetos, cachureos y cuanta cosa, Citroën te ofrece muchos espacios portaobjetos, en las puertas, en la guantera o en una repisa superior. También hay espacios en un compartimiento cerrado sobre el clúster y en una bandeja tras la pantalla del sistema multimedia. El cenicero, como buen auto francés, cabe en los posavasos superiores y lo puedes compartir entre los ocupantes, así como también puedes usarlo como portalápices. Y bajo el climatizador, hay un espacio con superficie gomosa para que puedes dejar tu smartphone y ojo, que si soporta carga inalámbrica, también lo vas a poder cargar. 

El clúster, lo reconocerás de otros modelos Citroën, con cuatro marcadores análogos y la pantalla LCD del sistema multimedia, legible y completa, pero muy anticuada. Otra cosa es la pantalla del sistema multimedia, orientada hacia el conductor y con soporte para smartphones. Es sencilla de usar, muy legible en distintas condiciones de luz y personalizable con dos temas de color. 

Equipamiento

Tal como enumeramos en nuestra nota de lanzamiento, Berlingo contempla de serie, climatizador electrónico dual, alzavidrios eléctricos para todas las ventanas, retrovisores eléctricos y calefaccionados, dos puertas deslizantes con ventanas abribles, el ya mencionado sistema multimedia de 8" con comandos al volante, Bluetooth, dos puertos USB, un conector minijack y compatibilidad con Mirror Screen, Android Auto y Apple CarPlay, encendido automático de luces, limpiaparabrisas con sistema Magicwash (surtidor integrado a las plumillas), control crucero, el cargador inalámbrico para Smartphones y una toma de corriente a los pies del asiento del copiloto.

Por el lado de la seguridad, Berlingo equipa 4 airbags, monitor de neumáticos desinflados, frenos de disco en las 4 ruedas con ABS, neblineros con función cornering, programa ESP con control de tracción, control de estabilidad, hill assist y asistente de frenado en urgencia, además de anclajes ISOFIX en cada asiento de la fila del medio.

Motor y manejo

El corazón de esta nueva generación de Berlingo es un BlueHDi de 1.5 litros, con 98 Hp y 254 Nm de torque, asociado a una transmisión manual de 5 velocidades y sistema Start&Stop. Este motor cumple la norma Euro 6.1 y consume 17,4 km/l en ciudad, 19,9 km/l en régimen mixto y hasta 21,7 km/l en carretera, consumos que se condicen absolutamente con nuestra prueba de manejo. En carretera incluso, si aprovechas la inercia, podrías encontrarte incluso con mejores cifras.

Este pequeño 1.5 BlueHDi, pega fuerte, en especial cuando despega sobre las 1.500 RPM del motor. Por lo suave, muchas veces te encontrarás manejándolo a menos revoluciones, pero inmediatamente notaras que le falta fuerza. La idea es que lo lleves entre las 1.500 y las 3.000 RPM, que es donde el motor muestra todo su torque. La relación de caja privilegia esto, por lo que la primera y segunda marcha son más bien cortas, para que rápidamente ganes impulso. La quinta, va muy holgada, tanto, que a mayor velocidad (pasado los 120 km/h y a poco más de 2.500 RPM) podrías creer que te falta un poquito de fuerza, comparado a como empuja en su uso urbano. Y es que parece un motor más grande. Incluso, con cinco ocupantes, el motor no afloja en lo más mínimo, con excelentes aceleraciones y buenas recuperaciones, usando la tercera y cuarta marcha. Vas a pillar volando bajo a muchos otros SUV y crossovers.

De dirección, no hay mayores problemas, con una correcta comunicación y asistencia, que hace que manejar la Berlingo sea muy fácil, incluso en lugares estrechos. La suspensión ha mejorado notablemente y le debemos mucho al tren delantero, que permite enfilar a la Berlingo sin miedo en curvas, donde parece morder con seguridad, en lugar de bambolearse erráticamente. Eso sí, cuando llevamos más gente, la suspensión trasera se carga un poco a la sequedad, nada dramático, pero importante de notar para que te cuides de los lomos de toro o baches.

Finalmente, un ítem que no queremos pasar por alto, su excelente insonorización. El motor solo comienza a ronronear cuando comenzamos a acercarnos a las tres mil vueltas, pero nada que sea ensordecedor. También los sonidos del exterior van bien aislados, por lo que se hace muy grato conversar y descansar al interior.

Conclusiones

¿Cuál es el punto flaco de la nueva Berlingo? Es que hemos dicho solo maravillas de este multifacético modelo. Y la verdad es que tiene pocos puntos flacos. La falta de 6 airbags en lugar de 4, quizás el techo panorámico que llevan otras versiones que no se comercializan aquí, la caja automática (que ya viene), plásticos más suaves, bandejas para los asientos de atrás o un apoyabrazos para las butacas delanteras, Citroën fue inteligente en la renovación de este modelo y le dio todo lo que cualquier persona podría querer de un modelo familiar. Tienes la posición de manejo de un SUV, equipamiento completo tanto de seguridad como de tecnología, mucho espacio que puedes organizar a tus anchas, motor fuerte y económico, el refinamiento en conducción de un hatchback, etc.

Y claro, no tiene el despeje de un SUV o el estilo moderno de un crossover. Quizás aun te parece un furgón, con sus puertas correderas. O sencillamente, no es un auto con ese sex appeal que hace que todos se den vuelta a mirarlo. Pero la nueva generación del Berlingo es una increíble opción para todos los que aun necesiten un modelo realmente practico, útil, de sensación cálida y para disfrutar con toda la familia.

Berlingo Pasajeros se encuentra a un precio de $14.290.000 para la versión de cinco plazas y de $14.990.000 para la de siete. Puedes revisar más detalles, en nuestro catálogo online.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos