Vende tu auto
Test drive

Test Drive Citroën Berlingo Pasajeros 8AT, la verdadera anti-SUV

Ya habíamos probado a la nueva Berlingo Pasajeros tras su lanzamiento, pero ahora nos pusimos al mando de una versión de siete plazas y con caja automática.

Test Drive Citroën Berlingo Pasajeros 8AT, la verdadera anti-SUV

En abril del 2019, a un mes de estrenada, me tocó ponerme al volante de la nueva Citroën Berlingo Pasajeros, en su configuración M para cinco ocupantes y con un motor de menos de 100 Hp, asociado a una caja manual de cinco velocidades. Aunque más que el motor, lo que más gusta de la Berlingo es su versatilidad y modularidad, además de todo lo que gana en esta nueva generación, que son los beneficios de una nueva plataforma, un renovado interior y un estilo más cercano al de un crossover que al de un furgón utilitario.

Hacia finales del año pasado, toco repetirse el plato, aunque con una nueva configuración de talla XL (plataforma extendida, siete plazas) y con la nueva caja automática de ocho velocidades que había sido prometida el 2019.

Dimensiones generales

  • Largo: 4,75 metros
  • Ancho: 2,10 metros
  • Alto: 1,84 metros
  • Distancia entre ejes: 2,97 metros

Mientras la Berlingo Pasajeros M entrega 4,4 metros de largo, esta versión XL se estira hacia los 4,75 metros. Este cambio de dimensiones se nota en el clip posterior del auto, ya que no solo el voladizo es más largo, sino que también la distancia entre el eje trasero y el pilar C. Anteriormente, la Berlingo, por las deficiencias de su plataforma, mantenia la distancia entre ejes y sumaba un "anexo" tras el eje trasero.

Los beneficios de este nueva ingenieria, permiten que el chasis tenga un mejor performance dinamico, puesto que el eje ahora va en una posición menos comprometida. Vale recordarte que esta Berlingo se fabrica en un chasis híbrido, con la parte frontal de la base EMP2 y la parte posterior, sobre una versión actualizada de la base de la Berlingo anterior.

Dimensiones de habitáculo y maletero

Tras la tercera fila de la Berlingo XL se logran entre 209 y 322 litros tras la tercera corrida de asientos (según si va desplazada hacia adelante o hacia atrás), 1050 litros bajo la bandeja y 1.955 litros en total, eliminando la tercera corrida. Con los asientos del medio abatidos, esta capacidad sube a 1.672 litros y 3.500 litros a capacidad completa. Y plegando el asiento del pasajero, son 4.000 litros y un largo máximo de 3,05 metros.

Este espacio es francamente descomunal. Pero no es lo más importante, sino que lo modular que es, puesto que los asientos traseros tienen dos posiciones y además se pueden sacar. Imagina que te faltan un par de asientos para descansar en un picnic, perfecto, sacaselos a la Berlingo.

Otra situación cacho: llevar algun objeto muy largo, pero aun necesitas llevar a personas: perfecto, pliega el asiento del pasajero y los dos asientos que le siguen hacia atras, con lo que lograrás un espacio de casi 3 metros de largo y aun tendrás espacio para tres personas más.

Todos los asientos son individuales, tienen buena sujeccion lateral y además, la fila del medio tiene anclajes ISOFIX para tres sillas de niños. Realmente no hay nada que no puedas hacer en la Berlingo. Si lo quisieras, podrias montar hasta un colchon y transformarlo en una espaciosa casa rodante, más conveniente que una carpa para dos. No hay SUV que pueda lograr todo lo que hace esta Berlingo XL, al precio de la Berlingo XL.

Y si te lo preguntas, el acceso a las plazas traseras no es incómodo, hay espacio para adultos y más encima cuentan con un enchufe de 12v y posavasos, sin olvidar los cinturones de tres puntas.

Diseño

El diseño, no cambia en nada con respecto a la Berlingo que ya habíamos probado. Así que para ir recordándote, la estrategia de Citroën ha sido jugársela por un look más distintivo y más cercano a sus modelos SUV. En lugar de ver un parachoques plástico y focos convencionales, verás un rostro que tiene bastante de autos como el C3 Aircross. Esto significa, focos en tres niveles, con las luces LED del primer nivel, unidas por dos barras cromadas que en el centro se transforman en los "chevrones" de la marca francesa.

Más abajo tenemos los focos principales y una gran toma de aire con un diseño lúdico y ya en la parte inferior, la parte más robusta del parachoques, con encastres abultados para los neblineros, los mismos que se pueden personalizar en colores.

En el perfil vemos como los pilares A lucen de color negro para dar un toque más moderno e integrado al frontal. Lo mismo podemos decir de la incorporación de los Airbumps en las puertas y las barras en el techo. Las llantas cambian con respecto a las que llevaba la unidad que se lanzó el 2019, porque ahora son de color negro brillante. Finalmente, en la zaga, vemos luces de diseño diferente a la Berlingo de carga, más alargadas y con carcasas en 3D.

Hay quienes indudablemente, no serán engañados por estos detalles y seguirán apelando que no se "hayan" manejando un furgón, mientras que otros probablemente encontrarán que estos cambios le vienen muy bien y aportan a su look recreativo. Yo en lo personal, creo que le aporta bastante y le ayuda a ganar personalidad y diferenciarse de otros autos.

Interior

La Berlingo Pasajeros se ofrece en un solo acabado llamado Feel. Esto significa que el equipamiento y el diseño interior no cambia, salvo por la oferta de transmisiones y el largo del modelo. Esto, en resumen, significa que el interior se conserva versus el modelo de cinco plazas.

La consola, se hereda de la Berlingo de carga, pero eso no importa mucho, puesto que Citroën (y Peugeot... y Opel) configuraron un habitáculo muy moderno y funcional que deja muy en el pasado a la consola anterior. Lo que sí, para un modelo que no precisa ser exactamente tan "de combate" como el modelo comercial, me hubiese gustado ver plásticos de mejor sensación al tacto. Al menos siguen los acentos en color verde para los asientos y las puertas, los que creo son muy acertados.

Citroën además cuenta con esta filosofía de comodidad, llamada Advance Comfort, con elementos que se aplican perfectamente a la Berlingo, incluyendo una posición alta y segura de manejo, asientos confortables, mucha luminosidad y excelente insonorización, detalles que permiten un manejo realmente cómodo.

Ojo con la versión de siete plazas, que al ser más larga y con más asientos, hace que mirar hacia atrás sea más complicado que con la versión de talla M. Aquí es donde echamos de menos una cámara de retroceso en lugar de los sensores de estacionamiento, un punto que nos extraña que este modelo no traiga, considerando su precio.

Otro elemento importante y que no se pierde es la funcionalidad. Porque tenemos muchos espacios portaobjetos, bandejas, posavasos y compartimientos que nos permiten almacenar todas esas cositas que uno junta en los viajes, como botellas, basuritas, papeles, monedas, teléfonos, cargadores, papeles, agendas, etc. Esta versión con caja automática, cambia la consola del centro, por una más alta y que cuenta con un profundo compartimiento que puedes cerrar. Puedes guardar una cámara de fotos o un tablet, sin problemas. Además, adentro hay un enchufe para cargar teléfonos. Y antes de que se me olvide, en el asiento del pasajero también hay un enchufe para 220 volts (120w, 50hz), por si necesitas más energía. La palanca de cambios es reemplazada por un dial rotatorio y un freno de estacionamiento eléctrico. Claro que el modelo que se vende en Europa tiene bandejas extras y otros compartimientos en el techo. Incluso recordamos algunos modelos anteriores que tenían un parabrisas trasero que se podía abrir, independiente del portalón, cosas que no llegaron a Chile.

Y ya que hablamos de espacio, nos vamos a ir al interior, puesto que aquí aparecen otras grandes mejoras con respecto a la generación pasada. De partida, la consola, aunque con plásticos duros, luce muy bien armada. Su futurista diseño hace ver a la Berlingo anterior como un modelo muy pasado en edad. Los detalles en color contrastante, los modernos controles y la ergonomía, son puntos importantes a considerar y que nuevamente hacen eco de la misión que tenía el Grupo PSA en hacer de este modelo un vehículo mucho más cercano a un auto moderno. La posición alta de manejo, idéntica a la de un SUV, permite tener una excelente visibilidad en todo ángulo, sin puntos muertos.

Equipamiento y seguridad

Berlingo Pasajeros, en su acabado Feel, contempla climatizador electrónico dual (con control de caudal de aire para plazas traseras), alzavidrios eléctricos para todas las ventanas, retrovisores eléctricos y calefaccionados, dos puertas deslizantes con ventanas abribles, sistema multimedia de 8" con comandos al volante, Bluetooth, dos puertos USB (delantero y trasero), un conector minijack y compatibilidad con Mirror Screen, Android Auto y Apple CarPlay, encendido automático de luces, limpiaparabrisas con sistema Magicwash (surtidor integrado a las plumillas), control crucero y cargador inalámbrico para smartphones.

Por el lado de la seguridad, Berlingo equipa 4 airbags, monitor de neumáticos desinflados, frenos de disco en las 4 ruedas con ABS, neblineros con función cornering, programa ESP con control de tracción, control de estabilidad, hill assist y asistente de frenado en urgencia, además de anclajes ISOFIX en cada asiento de la fila del medio, como ya mencionamos anteriormente. Nos hubiese gustado que la marca francesa hubiese apostado por algunas asistencias como el monitor de punto ciego o más airbags (seis).

Tren motriz y manejo

Esta versión automática de ocho velocidades, emplea un motor 1.5 BlueHDI de 130 Hp y 300 Nm de torque, un generoso aumento sobre el 1.6 de 98 Hp. Los beneficios de tener un nuevo chasis con elementos de la base EMP2 se mantienen, incluyendo dirección de asistencia eléctrica, una posición rebajada del motor, suspensión tipo McPherson en el frente y suspensión semindependiente en el eje trasero, con espirales y barra de torsión flexible.

Los consumos de este propulsor van entre los 16,8 y 22,1 km/l según el 3CV, que como sabemos es una prueba de laboratorio. El modelo de talla M es marginalmente más económico en ciudad, pero el XL hace algunos kilómetros más, cortesía de la caja de ocho velocidades. En ciudad, a mí, en el mejor de los casos me dio entre 15 a 16 km/l, si bien yo creo que anduve más cerca de los 14. En carretera, gracias al torque que tiene, se puede agarrar velocidad muy rápidamente, lo que permite que podamos hacer algunos buenos tramos solamente con la inercia, logrando consumos instantáneos esporádicos que se acercan a los 30 km/l. Recordar que además, este motor tiene función Start/Stop y un modo Eco que suaviza la respuesta del acelerador.

La diferencia en potencia es bastante aparente. El motor de la Berlingo más pequeña, tenía dos primeras marchas muy cortas, que permitían inmediatamente romper la inercia. Luego, todo era suavidad, pero a altas revoluciones, podías quedarte un poco corto de fuerza. No es para nada un mal motor, pero este nuevo propulsor 1.5 ya empleado en otros autos del Grupo PSA, elimina todos los puntos flacos del anterior, permitiéndote un manejo muy desatorado en carretera (bien bajo las 3.000 vueltas) y muy diligente en ciudad. La caja de cambios no es la más ágil, pero es muy efectiva para un vehículo de este perfil, por lo que se acomoda de buena manera a nuestras necesidades (a nuestro pie). De hecho, en una circunstancia, logró saltarse un cambio (pasar de séptima a quinta) directamente, con total suavidad. Tiene un modo manual, con cambios al volante, pero en un auto de este tipo, solo lo recomendaría para prefijar alguna marcha en una situación puntual de manejo.

Considerando el largo extra del modelo, dinámicamente hablando es poco lo que afecta a la estabilidad del modelo y esto se da porque como esta versión tiene una distancia entre ejes más larga, el reparto de pesos es más equilibrado. Y aunque es un auto grande y alto, el beneficio del tren delantero es tal, que permite meterse en curvas con bastante seguridad y con un comportamiento que le es más propio a un auto que a un furgón o a un SUV.

Conclusiones

Vamos a comenzar con lo mejorable. Por 17-18 millones de pesos que cuesta esta versión, hay algunas falencias en equipamiento y terminaciones. Eché de menos un apoyabrazos, un volante de cuero, un cuadro de instrumentos más vistoso, terminaciones más lujosas y algunos elementos de conveniencia que equipa la Berlingo Pasajeros del mercado europeo. También siento que faltan elementos de seguridad asociados a su perfil familiar, como seis airbags o asistencias menores, desde el monitor de punto ciego hasta una cámara de retroceso.

Pero por otro lado, la combinación de elementos que ofrece la Berlingo, no la vas a encontrar nunca en ningún otro auto y es la razón de porque a los europeos les gustan estos modelos multipropósito. Se maneja como un auto, anda muy bien, consume poco, tiene muchísimo espacio y además es espacio que puedes acomodar y ajustar a tus preferencias, sea trabajo, familia y ocio. Tiene tecnología que puedes usar, espacios prácticos para almacenar cosas, siete asientos individuales para adultos y ahora, con su diseño más cercano al de un SUV, toma distancia de la Berlingo comercial, ganando personalidad y estilo.

Si andas buscando el modelo de pasajeros más funcional del mercado, es este y no hay más. Si tuviera tracción AWD, sería imbatible. Es probablemente la oferta más racional del mercado, si pensamos en un auto polivalente. Pero claro, no tiene el encanto, ni el refinamiento, ni el estilo de un SUV como tal, porque sigue siendo al final de cuentas, un furgón... pero vaya furgón.

Probamos la Citroen Berlingo Pasajeros 8AT 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas