Test drive

Test drive Chery Tiggo 3: la evolución final

La marca china lanza una totalmente nueva generación de su SUV compacto, el que toma algunos elementos del Tiggo 4, pero controla el precio para ser más que atractivo.

Test drive Chery Tiggo 3: la evolución final

Chery desembarcó en Chile la mano de SKBergé hace justo 12 años, con el subcompacto IQ y el SUV Tiggo como sus primeros modelos. Este último era un modelo basado en la Toyota RAV4 de tres generaciones atrás, muy convincente por diseño, equipamiento, manejo y precio. Esto hizo que la marca lo potenciara a lo largo de los años, lo mantuviera actualizado y creara una auténtica cultura del Tiggo, que se refleja en una gama de cuatro SUV que llevan ese nombre.

Desde hace un par de años comenzaron a llegar los nuevos SUV de la marca china. El 7 es un modelo excelente, el 2 es un gran éxito y el 4 se posiciona como una buena alternativa para clientes más bien jóvenes.

Y ahora es el turno del nuevo Tiggo 3, el primero realmente nuevo desde su lanzamiento en 2007, y eso de por sí nos dice muchas cosas positivas. Toma lo mejor del Tiggo 4, pero como tiene un enfoque más familiar, lo mantiene ajustado en precio para ser la escala perfecta entre el compacto Tiggo 2 y el más aspiracional Tiggo 4.

Por ahora, el Chery Tiggo 3 se vende en versión única 1.5 MT GLS, a un precio de lista de $10.490.000 (hay bono de $1.000.000 con el plan de financiamiento), sorprendentemente es el mismo valor del Tiggo 4 con su mismo nivel de equipamiento. Y nos hace ruido, puesto que fue lanzado con un precio de $8.990.000 con financiamiento y $9.490.000 de lista, lo que lo ponía justo entre el Tiggo 2 más equipado y el Tiggo 4 de entrada. 

La herencia del 4

Tal como escribió nuestro redactor Jorge Beher durante el lanzamiento del actual modelo, el Tiggo 3 2020 es técnicamente el mismo modelo que se conoce como Tiggo 4,  que fue modificado para hacerlo más accesible.

Esto incluye, por supuesto, el uso de la plataforma modular T1X, la misma suspensión delantera McPherson, la dirección eléctrica y buena parte de los sistemas de seguridad y asistencias a la conducción del Tiggo 4. Esto significa que no tiene nada en común con el modelo que acaba de fracasar en las pruebas de choque de Latin NCAP.

De los componentes mecánicos se obvió el tren motriz (de eso hablaremos después) y la suspensión trasera, que en este caso es un eje rígido en lugar de la suspensión independiente.

En cuanto a al diseño exterior, el nuevo Tiggo 3 adopta mucho del lenguaje de los últimos Chery, y se acerca bastante al futuro Tiggo 8, que llegará a Chile a fines de 2019. Beher nos indica en su crónica de lanzamiento que éste es el facelift del Tiggo 4 lanzado en China, que no se aplicará en Chile con el fin de mantener a ambos modelos con una estética diferenciada.

Las diferencias son sutiles, pero se notan: la parrilla es de color negro, los focos son más pequeños, el parachoques fue rediseñado para añadir las luces LED en los extremos, y se eliminan muchos de los cromados que adornan al 4. Por atrás hay un nuevo parachoques, se suma un elemento cromado que conecta ambos grupos ópticos y todas las zonas bajas, incluyendo los pasos de rueda, son de plástico negro para generar una sensación más outdoors.

Ahora, si lo comparamos con el viejo Tiggo 3 los cambios son totales, una evolución definitiva entre el cuadriforme SUV que se distinguía por la rueda colgada en el portalón hacia una silueta más crossoverizada. Y se ve bien.

El nuevo Chery Tiggo 3 mide 4,30 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,67 metros de alto, ofreciendo 2,61 metros entre ejes. Si lo comparamos con el Tiggo 2 es 98 mm más largo y 70 mm más ancho, pero con el Tiggo 4 prácticamente no hay diferencias.

Una mejora sustantiva respecto de su antecesor es la habitabilidad, bastante generosa en las plazas posteriores en cuanto a altura y espacio para las piernas, pero debido a que el ancho es ajustado, diría que dos adultos y un niño entran muy bien, o dos niños en sillas y un tercero sentado al medio también.

Un punto a favor es que no hay túnel central y que el asiento central es blando y acogedor. Hay tres cinturones de tres puntas, por supuesto, pero sólo dos apoyacabezas.

Y si nos vamos al maletero, ofrece 342 litros, los mismos que el Tiggo 4, un espacio que cuenta con una base de carga baja y un formato cuadrado bastante usable.

La mejora definitiva

Cuando abrimos las puertas del Tiggo 3 2020 y lo comparamos con aquel modelo lanzado en 2007 y actualizado otras dos veces, nos recordamos de la fantástica evolución que ha tenido esta marca en los últimos años. Es aquí donde se nota su vocación de marca generalista global, y no de un fabricante que quiere ganar sólo por precio.

La percepción de calidad de este modelo no tiene nada que envidiar a otras marcas que han seguido este mismo camino, como Hyundai y Kia, y nos permite aseverar que incluso se siente mejor que muchos modelos del segmento fabricados en Mercosur.

El Tiggo 3 se ofrece con superficies texturadas suaves al tacto en el tablero y puertas, materiales blandos en las zonas de tacto, y terminaciones bien cuidadas. Incluso luce tapizados con costuras a la vista, algo poco común bajo los 10 millones de pesos.

El diseño es más bien moderno y atractivo. Cuenta con un volante multifunción nuevo, fácil de usar, así como una distribución de los mandos en el tablero muy lógica e intuitiva. El tablero marcador cuenta con dos relojes analógicos y un gran display digital configurable (tres colores a elección), nuevamente, raro en el segmento y solamente disponible en versiones tope de gama de algunos modelos, a precios muy prohibitivos.

Y por supuesto ofrece una pantalla táctil de 9”, con bluetooth y conectividad a Apple CarPlay, siendo Chery una de las pocas marcas chinas que sí permiten este tipo de uso. Los puertos USB también están disponibles, así como una cámara de retroceso con buena resolución.

En cuanto a equipamiento, incluye en esta versión única vidrios y espejos eléctricos, estos últimos abatibles, así como cierre centralizado con mando a distancia, luces diurnas LED, llantas de aleación de 17”, aire acondicionado digital, computador a bordo, tapiz mixto tela/cuero, control crucero, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD, controles de tracción y estabilidad, asistente de partida en pendiente, control de descenso, monitor de presión de neumáticos, anclajes isofix y dos airbags frontales.

Es cierto, uno suele esperar más bolsas de aire, pero si medimos la competencia en el segmento (tamaño y precio) diría que los dos frontales son la tónica, no la excepción.

Volviendo al viejo Tiggo 3, un nivel de equipamiento de otra galaxia, lo nos habla de su evolución definitiva a un automóvil moderno.

Justo pero a tono

Decíamos al principio que este Chery Tiggo 3 es una especie de Tiggo 4 algo diluido para hacerlo más accesible. Y el gran cambio es el reemplazo del motor 2.0 Turbo por el cuatro cilindros aspirado que monta el sedán Arrizo 3.

Este bloque de 1.5 litros eroga 115 caballos de fuerza y 141 Nm de par, asociado a una caja manual de cinco, ofreciendo una mejora en los consumos de alrededor del 25% respecto del motor turbo.

La marca indica entre 11 y 16,3 km/litro según su ficha de homologación, y en nuestra prueba nos rindió alrededor de 11 km/litro pero en régimen mixto, bastante correcto para el segmento.

Más allá de la ventaja del consumo, digamos que el motor no es el fuerte del Tiggo 3, aunque no se percibe peor que los motores que se ofrecen en el segmento. De hecho, es cosa de mirar las especificaciones de algunos de sus rivales, como el Changan CS35 Plus o el MG ZS, los cuales montan motores muy similares, aunque con algo de ventaja en el torque, apreciable cuando se le exige un poco más.

No es un motor despierto de salida ni en las recuperaciones, diría que hay que tener paciencia en las trepadas y en carretera, o estar dispuesto a jugar mucho con la caja. Pero en general mueve el auto correctamente en ciclos urbanos. Asi que si eres de los que se mueve más en ciudad, probablemente no notes nada muy distinto a otros autos del segmento.

La caja, por otra parte, nos hace cuestionarnos muchas cosas. Nuestra unidad de pruebas tenía unos recorridos durísimos de la palanca y raspaba mucho al entrar, especialmente en las marchas bajas. Esto nos hizo pensar que se trataba de un problema de preentrega, con los ajustes del varillaje más realizados. Pero luego manejamos una segunda unidad y tenía los mismos problemas. Problemas que la marca debe resolver sí o sí para que los clientes no se queden con la sensación que el auto está malo.

Fuera de esto, la conducción del Tiggo 3 es muy satisfactoria ya que la base mecánica es buena. Es confortable de suspensión, más bien blando y suave que firme y aplomado. No hay rebotes raros, y con carga o con muchos pasajeros a bordo mejora aún más ya gana algo de aplomo, considerando que pierde la suspensión independiente del Tiggo 4, en favor de un eje de torsión. Si somos exigentes, podemos notar la diferencia en agarre para el tren trasero, pero la verdad de las cosas, es imperceptible en uso diario. Lo mejor es que es ágil en zonas estrechas y es sumamente fácil de manejar ya que se mueve con mucha fluidez, esto, gracias a una dirección muy liviana. En carretera lamentablemente, la ligereza en la dirección se mantiene, pero hay que recordar que este no es un auto orientado a la conducción deportiva.

En carretera, en tanto, va bastante bien y, nuevamente, su foco es el confort. Para mí le falta algo de aplomo y robustez, se siente liviano de dirección y flota un poco, pero no se siente inestable. Está bien insonorizado y hasta los 120 km/h se puede hablar sin tener que gritar.

Conclusión

Chery quiso lanzar un punto intermedio entre el Tiggo 2 y el Tiggo 4, y lo consigue de manera brillante, con un auto moderno en su base mecánica, amplio por dentro, bien construido y bastante bien equipado.

El motor podría ser su punto débil, pero si miramos la oferta del mercado a este nivel de precio, no hay grandes diferencias respecto de lo que tienen los demás.

Lo mejor es que por precio escala perfecto con los otros modelos de la marca, luciendo una calidad interior impecable y un andar bastante agradable en todos los ambientes.

Me quedan dudas con la caja y sus raspajes bien desagradables, pero no tenemos duda que Chery Chile sabrá hacer los ajustes para que el placer de conducir sea completo.

Test drive Chery Tiggo 3: la evolución final

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos