Vende tu auto
Test drive

Test Drive Nissan Sentra 2021, otra cosa

Nissan la tenia fácil con mejorar al Sentra. Sin embargo, se tomaron la molestia de hacer un auto ampliamente superior a sus antecesores y que demuestra que los sedanes del segmento C aun tienen bastante para decir.

Test Drive Nissan Sentra 2021, otra cosa

Nissan está en una racha muy positiva por estos días, con muchas novedades de producto. Pero estas renovaciones ya no son evolutivas o para marcar el paso, sino que han decidido hacer fuertes apuestas, que van muy de la mano con esta nueva era post-Ghosn que vive la marca. Y uno de los modelos donde más se nota este cambio, es en el nuevo Nissan Sentra de octava generación, lanzado en Chile en julio del 2020.

¿Por qué digo esto? Principalmente porque el Sentra era un "electrodoméstico" dentro del segmento de sedanes, un vehículo utilitario, formal, sin pretenciones, con algunos toques elegantes, fácil de usar y confiable, pero sin ningún atractivo extra, como fue en épocas pasadas. Además, hoy los sedanes están de bajada, culpa de los crossovers; es cosa de que le pregunten a Nissan cuantas X-Trail vende al lado del Sentra. Pero aun así, el Sentra sigue siendo un nombre importante para Nissan, tanto como producto como por recordación de nombre; no podía sucumbir tan fácilmente a las tendencias del mercado.

Hoy, el Sentra es un sedán atractivo, deportivo, bien terminado y muy completo, que por fin puede equipararse a modelos como el Mazda 3 o el Volkswagen Jetta. Pero mejor te lo cuento por detalle, para que vayas reconociendo algunos de sus atributos.

Dimensiones

  • Largo: 4,64 metros (+15 mm)
  • Ancho: 1,81 metros (+54 mm)
  • Alto: 1,45 metros (-50 mm)
  • Dist. Ejes: 2,71 metros (+10 mm)
  • Maletero: 466 litros (-37 L)
  • Peso: 1.090 / 1.139 kilos (-186 Kg / -171 Kg)

Con respecto a algunos de sus rivales, el Mazda 3 sedán, mide 4,66 metros de largo, 1,44 metros de alto, 1,79 metros de ancho y 2,72 metros entre ejes, con un maletero de 454 litros. Esto, se nota, puesto que el Mazda 3 se siente bastante más compacto en las plazas traseras. 

El Jetta mide 4,69 metros de largo, 1,79 metros de ancho, 1,45 metros de alto y 2,68 metros entre ejes, con 510 litros de maletero. El Jetta, sin ser exactamente más grande, tiene un espacio mejor aprovechado y el largo extra va en beneficio tanto del maletero como de los asientos traseros. Además es el más "regular" en cuanto a diseño. El Mazda y el Nissan son más deportivos y eso siempre penaliza la habitabilidad.

El Sentra es un auto cómodo y amplio en las plazas delanteras, aunque pero no se nota tanto, puesto que la postura al volante es más deportiva que en iteraciones anteriores y vas con los controles un tanto encima, lo que al menos a mí, me gusta mucho, porque mejora la sensación de control del auto. Atrás, culpa de la caída en el techo, se resiente un poco la altura (ojo los más altos, queda algo más de un puño de margen). Los asientos de los extremos son más abutacados y permiten que vayan dos personas cómodas. Un tercero no, porque los cojines del medio son muy prominentes; es mejor para un niño.

Diseño

Partiendo desde lo general, lo que hace muy atractivo al Sentra son sus proporciones, las que pasan de un modelo práctico a las de uno más deportivo. ¿En qué se nota?

  • La silueta es mucho más baja y atlética
  • El frontal es más alargado, con una parrilla en una posición más baja y recta. 
  • El pilar A se ha retrasado, lo que permite demarcar mejor el volumen frontal del trasero, evitando así la silueta de "jabón en barra". Un auto con formas más definidas, gana carácter.
  • La caída del techo se prolonga suavemente hacia la zaga, con un discreto realce que define la linea del maletero.
  • Tiene pasos de rueda con hombros curvos, ligeramente marcados y que resaltan con el color escogido para el auto, una especie de naranjo perlado que ayuda a darle definición a los trazos del auto.

Por otro lado tenemos voladizos cortos, para una presencia más plantada y equilibrada, focos alargados adelante y atrás, la clásica parrilla V-Motion de Nissan, el techo negro que es opcional, con un corte muy interesante en el medio del poste C (y un detalle muy curioso para el segmento), llantas bicolor y un difusor trasero del color de la carrocería, que aporta en estilo.

El resultado es un estilo muy moderno, que no sobreactúa, pero que está bien ejecutado. Las proporciones son el punto más fuerte y el que le hacen tener una imagen incluso más premium, porque algunos elementos nos recuerdan al Altima o al Maxima, nada más alejado del anónimo Sentra de la generación anterior.

Interior

Adentro, es donde los cambios son más dramáticos. Pasamos de una consola más tradicional y con algunas superficies curvadas a una propuesta mucho más premium, con materiales suaves, superficies tapizadas en cuero con costuras blancas y una vibra general más lujosa y deportiva, dada por los triple aireadores en forma de turbina, el nuevo sistema multimedia y la consola central más elevada con un nuevo selector para la palanca de cambios. Sinceramente, años luz a lo esperable en cualquier Sentra. Yo me atreveria a decir que solo se ve superado por el fino interior de un Mazda 3.

También se han reducido las decoraciones en color negro brillante, relegando los acentos a piezas de color aluminio. Un interior bicolor, podria haber sido una excelente opción, pero estamos en Chile, un pais que odia el color.

Tecnología abundante

Las mejoras tambien llegan de la mano de lo tecnológico, porque el Sentra no se queda abajo en cuanto a equipamiento. El modelo base ya viene con todo lo esencial, pero son los modelos intermedios y tope de gama los que nos engolosinan más. Si, tienen un precio elevado, pero lo valen en el segmento; la era de los Nissan "pobres" se acabó.

Por ejemplo, tenemos un cuadro de instrumentos, legible y con relojes analógicos para el velocimetro o el tacómetro, acompañados de una gran pantalla central de 7" la que ofrece muchisimas funcionalidades; los computadores a bordo de Nissan, cuando vienen en estas pantallas grandes, son realmente completos y simples de usar.

El sistema multimedia, al fin viene en una pantalla grande de 8" y aunque su interfaz no esta entre nuestros referentes más modernos, tiene CarPlay, Android Auto, puertos USB (incluso un USB-C), bluetooth y en nuestra versión, sistema de audio Bose; años luz de esas radios antiguas de los Nissan de hace unos años.

Pero también tenemos en esta versión, calefacción de asientos y volante, botón de encendido, modos de manejo, climatizador dual, entre otros. Todo esto, nuevamente, en un Nissan Sentra. Quién lo creería.

Intelligent Mobility

El Sentra también destaca por su nivel de seguridad, ofreciendose de serie con 6 airbags, frenos ABS con EBD, ESP, sensores de retroceso con cámara, ISOFIX, cinturones de seguridad de tres puntas en todos los asientos y asistente de partida en pendiente.

Pero desde la versión intermedia, se agregan las asistencias y tecnologias de seguridad, que son parte del programa Safety Shield:

  • Alerta de colisión frontal
  • Frenado inteligente de emergencia
  • Alerta de tráfico cruzado (con rango de 20 metros)
  • Alerta de punto ciego
  • Asistente de luces altas
  • Detección de peatones con frenado de emergencia
  • Aviso de cambio de carril
  • Asistente de cambio involuntario de carril
  • Monitor de fatiga

Nuestra versión además agrega:

  • Control crucero inteligente
  • Monitor de presión de neumáticos
  • Cámara en 360°

A pesar de contar con todas las asistencias de rigor (muchas más, seré sincero), eché de menos el sistema ProPILOT de Nissan, que es el que le permite trabajar con todas ellas de manera simultánea para tener un manejo semiautónomo. Yo sé que esta petición, es un tanto fuera de linea para el segmento. Las asistencias funcionan de manera óptima, pero claro, por separado y con prioridad en la alerta.

Tren motriz y manejo

El Sentra se alza sobre la plataforma CMF-C, la misma que llevan otros modelos del grupo, incluyendo el Renault Megane IV. Esto se traduce en un manejo realmente más refinado y más cercano a lo esperable en un modelo europeo. No solo es más liviano que el anterior, sino que también es más bajito y aerodinámico.

También se modificó la suspensión trasera, con un esquema semirrígido y apoyo multilink, aparte de una nueva dirección eléctrica con desmultiplicación variable, que permite menos esfuerzo a la hora de girar y mayor precisión. Estas dos características se notan bastante en distintos ambientes: en ciudad la dirección es más ágil, aunque de tacto sintético, mientras que en carretera gana peso y precisión. O sea, se logra el cometido para un auto de este segmento, aquí no andamos buscando que el Sentra se porte como un Porsche.

Lo segundo es que gracias a la suspensión, como el auto va más bajo y tiene mejor aplomo en el eje trasero, permite que los movimientos inerciales sean más naturales, lo que también se nota a la hora de tomar curvas, porque el auto gira "redondito": es equilibrado en ambos ejes y no sientes que pendula mucho o que tuvieras más peso en algunos de los extremos. Esto entrega seguridad, pero también una sensación mucho más grata de conducción. Podría ser mucho mejor, en todo caso, a veces igual se filtran algunas vibraciones y movimientos menores, pero esto es hilando fino, o como para hacer contraste con el Jetta: el Mazda 3 es algo más seco atrás, por montar una barra de torsión.

El motor, siendo de la misma familia MR, pasa del 1.8 anterior al 2.0. Tiene 145 Hp y 196 Nm de torque, asociándose a una caja manual de seis velocidades o a una CVT que puede emular hasta ocho marchas.

Esta CVT no es de las malas, pero tampoco es la más reactiva, privilegiando más el consumo y la suavidad. De hecho, el uso de los cambios al volante, creo que sirven más para maximizar el rendimiento del auto con respecto a su autonomía que a su performance, ya que la caja tiene algunos problemas para recuperar. Claro que si manejas al ritmo de la CVT podrás manejar a 100-120 km/h con el motor girando cerca de las 2.000 RPM, lo que es muy bajo y ayuda en viajes largos a lograr entre 18-20 km/l. 

Si bien el motor 2.0 esta ok para este segmento, para lo que representa el auto en cuanto a su diseño o lo mucho que Nissan lo ha mejorado, nos hace querer un propulsor Turbo más pequeño y que tenga algo más de "punch" en el rango bajo de revoluciones, cosa de poder contrarrestar la sensación de la CVT (cuando por un par de segundos sientes que se traga el torque en las salidas). La caja manual debe tener una sensación muchísimo más directa y entretenida.

Los frenos podrían mejorar un poco en su tacto, se sienten algo esponjosos, hay que precargarlos algo antes.

En síntesis

El Sentra fue por lejos uno de los mejores autos -mal llamados “de pasajeros” (todos los autos son de pasajeros)- lanzados durante el año pasado, pero hay que evaluarlo desde el punto de vista de "la nueva Nissan". Este no es un sedán económico como antes, debes sacarte ese estigma e ir a mirar al Sentra, no como vas a mirar un Kia Cerato o un Toyota Corolla de entrada, sino que como un Volkswagen Jetta, un Honda Civic o un Mazda 3.

Y esto lo digo, porque el Sentra está mucho más caro que antes: está más caro porque los autos están más caros, porque el segmento está caro y porque tiene mucho equipamiento. No está fuera de lugar en su segmento, para nada, pero el problema de las versiones full, es que su precio, se canibaliza con el de otros modelos más grandes, como podría ser un Mazda 6. Los precios, puedes revisarlos en nuestro catálogo, más abajo.

Yo, en lo personal, me quedaría con un modelo intermedio y caja manual, probablemente esa sería mi configuración ideal. Me gusta mucho su diseño, su posición de manejo, su calidad y contenido, elementos que de seguro también te van a sorprender si vas a conocerlo a algún concesionario. Recomendado.

Probamos el nuevo Nissan Sentra 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas