Vende tu auto
Test drive

Test drive Haval H6: manteniéndose en la cúspide

La nueva generación del SUV mediano mejora en todos los aspectos posibles, pero su precio ya no es el de un auto de origen chino.

Test drive Haval H6: manteniéndose en la cúspide

Cuando Derco lanzó en Chile la segunda generación del Haval H6, no tuvimos ni una duda en Autocosmos de calificarlo como el mejor auto chino a la venta en Chile. Y las razones sobraban: buen diseño, una apreciación de calidad de gran factura, un poderoso motor turbo, un nivel de equipamiento superlativo, amplio espacio interior y un alto refinamiento conductivo.

Han pasado los años y Haval vuelve a la carga con la tercera generación del SUV mediano, en una época de plena transformación para la marca donde además aterrizó el SUV compacto Jolion. La apuesta de Haval es seria con ambos modelos, ya que ponen a disposición alta tecnología mecánica, mucho equipamiento ya no sólo de confort sino también de seguridad, y un muy buen confort de marcha.

Las características en detalle de esta tercera generación del H6 te las resumimos en nuestra nota de lanzamiento que puedes revisar aquí. Sólo te contaremos que se ofrece en cuatro versiones y tres niveles de acabados (Active, Elite y Deluxe, este último con versiones 4x2 y 4x4), con precios que van desde los $16.690.000 a los $20.590.000. 

Sí señores, el Haval H6 es hoy por hoy el auto de marca china más caro de Chile, obviando el MG ZS eléctrico. ¿Justificará estos precios similares al de modelos de marcas tradicionales como Mazda, Toyota, Ford, Hyundai y Nissan?

Haval H6: el producto

Como la idea es posicionarse de verdad como una alternativa a las marcas tradicionales de prestigio, Haval no escatimó esfuerzos en renovar todo lo posible en el H6. Quizás si lo más relevante es que cambia de plataforma hacia la nueva estructura modular llamada LEMON, más lidera y rígida que la anterior, además de escalable y modulable, y permite incorporar mecánicas electrificadas (en China ya existe un H6 híbrido).

Gracias a esta nueva base es más grande que su antecesora: 

  • Largo: 4.653 mm (+43 mm)
  • Ancho: 1.886 mm (+26 mm)
  • Alto: 1.730 mm (+10 mm)
  • Distancia entre ejes: 2.738 mm (+58 mm)
  • Maletero: 600 litros (+253 litros)

Si hacemos una comparación rápida, el H6 es más largo y tiene más distancia entre ejes que el Mazda CX-5 (4,55/2,70), que el Toyota RAV4 (4,60/2,69), que el nuevo Hyundai Tucson (4,63/2,74) y que el Ford Territory (4,58/2,71), y sólo es un poco más corto que el Nissan X-Trail (4,69) aunque tiene más distancia entre ejes (2,70).  Y su maletero es el mayor de todos, salvo en X-Trail que ofrece la opción de 7 plazas.

Este mayor tamaño se manifiesta claramente en su estampa, que es proporcionada, aplomada y musculosa, pero con líneas muy elegantes.

Estéticamente se ve bien, con un diseño mucho más contemporáneo, muchos detalles cromados exteriores, parachoques, espejos y manijas de las puertas del color de la carrocería, y un diseño muy a la moda pero sin caer en obviedades.

Los faros delanteros son LED y están unidos a una nueva parrilla hexagonal de gran tamaño y con un entramado tipo panal de abejas. Buenas llantas de 18 pulgadas, unas finas barras de techo, faros traseros LED unidos con una barra luminosa y un elegante difusor posterior completan un paquete sobrio pero muy contundente. 

Haval H6: mundo interior

Vamos al interior, donde el H6 nos muestra la evolución que han tenido las marcas chinas en términos de calidad percibida. Y es que Haval no escatimó en el uso de materiales de distintas texturas y colores, incluyendo polímeros gomosos, cuero sintético con costuras a la vista y embellecedores de aluminio, todos (o casi) de buena calidad. 

El habitáculo luce más contemporáneo gracias a un diseño horizontal, mezclado en su justa medida con tecnología a la vista. Pantallas de 10,25 pulgadas para los marcadores digitales (y en formato tablet) y otra de 12,3" para el infoentretenimiento, con una gráfica excelente y que ofrece conectividad a Apple CarPlay y Android Auto, lo que se agradece en un vehículo de marca china.

Entre los asientos delanteros resalta una consola ancha, alta y plana, que acumula el mando giratorio para los cambios y el freno de mano eléctrico. Pero lo más importante es que ofrece una serie de espacios para guardar cosas. Hay posavasos, hay un tremendo receptáculo justo por debajo de todo, una caja con apoyabrazos, y hay, por supuesto, un lugar para cargar el teléfono de forma inalámbrica.

Sistema keyless con botón de encendido, volante multifunción y calefaccionado, climatizador bizona automático, techo panorámico, portalón con apertura eléctrica, asientos climatizados y con ajuste eléctrico, cámara en 360° con sus respectivos sensores... Nada falta en materia de confort, siendo este, quizás, el auto de marca china más equipado en esta materia.

Lo único que cuestionaría es la ausencia de mandos físicos para manejar el sistema de infoentretenimiento, que nos obliga a tocar la pantalla, ya sea estando detenidos (que no es problema) o si estamos en medio de la conducción (que sí lo es). Tocar para todo, para el teléfono, la radio, el volumen, el navegador, incluso cambiar ciertas configuraciones del auto o activar y desactivar los sistemas de seguridad. Mal ahí, pero es como una constante en muchas marcas. 

El buen habitáculo del H6 se refuerza con una posición de manejo excelente, totalmente ajustable, intuitiva, con todo al alcance de las manos, y una visibilidad que se mejora más con el head-up display. Y también con una plazas traseras muy convincentes, con un buen espacio para la cabeza y rodillas, y también para esconder los pies. Hay un punto bajo en la plaza central, que no es igual de cómoda producto del apoyabrazos central, y los asientos no son tan blandos. Lo bueno es que hay gran anchura como para que entren bien tres adultos.

El maletero también es bueno: 600 litros de capacidad, gran crecimiento respecto de la anterior generación. Cuenta con un cubrecarga y dos cajas por los lados, además de un doble fondo (el piso se puede poner más abajo). El neumático de repuesto es de uso temporal, lamentablemente. 

Respecto del notable paquete de asistencias a la conducción, están divididas en cuatro áreas: colisión frontal, que incluye control crucero adaptativo, aviso de colisión frontal, sensores perimetrales y freno de emergencia; Lane Assist, que incluye aviso de salida, sistemas de corrección y de centrado de carril; side asisst, que son los sensores de punto ciego y el aviso de tráfico cruzado con su nuevo freno de emergencia en retroceso, y finalmente el paquete que tiene que ver con la lectura de señales de tránsito. Notable considerando el segmento.

Puedes ver todas las configuraciones de la H6 en nuestro catálogo.

Haval H6: mecánica y manejo

Bajo el capó, Haval actualiza su oferta anterior con un mejorado 2.0 litros turbocargado, que ahora genera buenos 201 Hp y 320 Nm de par, esto es 14 Hp más que antes. Está asociado a una caja automática de 7 cambios y doble embrague, como novedad estrena una versión 4x4. La nuestra es sólo con tracción delantera.

Las mejoras en el motor son lo mejor del paquete. Casi no hay turbolag de salida gracias a una gran gestión de la caja, que además es rápida y va bien conectada a lo que el conductor requiere. Hay fuerza de sobra en cualquier modo de manejo. En modo Sport nos lleva un par de cambios más cortos para una respuesta más agresiva, pero las diferencias no son tan evidentes. Buen motor, mucho empuje en todo tipo de usos, y con una recuperación de 80 a 120 espectacular.

Pero si algo tenía malo el Haval H6 anterior eran sus consumo, y sigue siendo ese su punto débil. La marca indica que en ciudad anda más de 10 km/litro y llega a 15 en carretera. En nuestra prueba rindió menos que eso pero más que antes. En nuestro ciclo urbano moderno (con autopistas, tacos, lomos de toro, etc) llegamos el mejor día a 8,3 km/litro, y en carretera a 120 km/h superamos levemente los 10 km/litro. Son levemente mejores a los anteriores, pero hay que decir que ahora tenemos mayor potencia. 

El chasis sí es espectacular. La nueva plataforma se siente a plenitud cuando manejamos, ya que es más rígida y se percibe más ligera. La dirección está bien asistida, con bastante tacto y rápida respuesta a lo que uno le pide, dando buen feedback de vuelta. No es un deportivo, pero no es nada artificial.

La suspensión me dejó un sabor raro de boca, ya que nuestra unidad de pruebas golpeaba cuando pasábamos lomos de toro. Era un golpe seco de extensión del amortiguador, lo que es raro. Podría ser que la unidad estaba dañada, o que los amortiguadores no son de gran calidad, no lo sabemos. Tampoco es un golpe constante, depende mucho de la velocidad en que se pasaba el lomo de toro.

Lo cierto es que más allá de esto, el H6 entrega un gran confort de marcha, es muy suave y amigable con todo el mundo, y además la cabina está muy bien insonorizada. Además es muy estable en rectas y está bien aplomado en curva. Una puesta a punto de gusto popular, sin lugar a dudas, y uno de los puntos fuertes del modelo.

Conclusiones

¿Nos gustó el Haval H6? Mucho, asumiendo que el problema del amortigador es puntual de nuestra unidad de pruebas. Tiene un bello diseño, un espacio interior muy agrasable, una alta apreciación de calidad y mucha tecnología disponible, tanto de confort como de seguridad.

Además, cuenta con un gran motor de 201 Hp de potencia, asociado a una buena caja. Es más de lo que necesitamos en el día a día, aunque es costo sea un consumo excesivo para nuestra billetera. 

¿Es el mejor vehículo chino del mercado chileno? Diría que sí, aún lo es, y me la juego por decir que es una apuesta segura. Eso sí, es el mejor, pero también el más caro.

Test drive Haval H6 2021

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas