Test drive

Test drive MG HS 2021, para llegar a la cúspide

La marca asiática tiene en venta en Chile un SUV mediano plagado de detalles de calidad, incluyendo su paquete de seguridad, conectividad y sus mecánicas turbo.

Test drive MG HS 2021, para llegar a la cúspide

Para crecer en el mercado automotriz, hay que tener al menos tres elementos claves para cautivar al público: productos atractivos, precios adecuados y prestigio de marca. Y desde hace rato que la marca MG Motors ha ido trabajando en cada uno de esos puntos, lo que de alguna manera explica que hoy sea una de las 10 más vendidas en el país, algo inédito para una firma de origen chino.

Y es que después de algunos años de probar con modelos atractivos a la vista pero no muy diferentes en calidad, mecánica y confiabilidad a otras marcas del mismo origen, hubo un cambio radical en la propuesta de la marca y hoy MG ofrece una gama de productos con fuerte énfasis en los SUV, que cautivan por diseño y la tan importante relación precio/calidad.

Faltaba el prestigio, que se puede trabajar de varias maneras, incluyendo la promoción de los premios que ha ganado en Chile y el extranjero, y el anuncio de MG de que todos sus modelos tendrán garantía por 6 años. Pero nada mejor que vender autos confiables, que no fallen y dejen contentos a sus clientes, y que sean ellos los que, boca a boca, transmitan esta experiencia. 

Como sea que haya pasado, MG está marcando pauta con sus lanzamientos, uno tras otros, cada vez mejores en diseño, en calidad percibida, en tecnología y en conducción, manteniendo, de nuevo, un precio adecuado para la propuesta de contenido. El último de ellos es el SUV HS que hoy llega a nuestras manos.

El MG HS se comercializa en Chile en cuatro versiones, con dos opciones de motor y tres paquetes de equipamiento, con precios que van desde los $13.490.000 (1.5T MT COM) hasta los $18.490.000 (2.0T AT Trophy AWD). Este último fue nuestra unidad de pruebas.

MG HS: diseño

Partamos por la propuesta de producto y diseño. El MG HS se instala en la parte alta de la gama de SUV de la marca, por encima del ZS y del RX5, en medio del segmento de los SUV medianos o C, que es uno de los más masivos del Chile.

Mide 4.574 mm de largo, 1.876 mm de ancho, 1.664 mm de alto y tiene 2.720 mm entre los ejes. Si lo comparamos con rivales del segmento, es más grande que un Hyudai Tucson, un Nissan Qashqai y un Jeep Compass, y muy similar a un Mazda CX-5 y un Toyota RAV4.

Es un SUV que luce claramente sus grandes dimensiones, con un diseño moderno y atractivo, una silueta elegante y proporcionada, y que transmite esa mezcla entre robustez y deportividad. 

El diseño del HS es muy MG, incluyendo la parrilla semi hexagonal que la marca denomina "stardust" (polvo de estrellas), con el logo del octágono puesto en el centro, unida a través de un grueso filete cromado a los faros que cuentan con un diseño interior LED denominado "London Eye" (ojo de Londres). Más allá de la semántica y el marketing, es el mismo frontal que vemos en los MG 3, MG 6 y MG ZS, lo que permite identificar a lo lejos al HS como miembro de una misma familia. Y eso se agracede.

A diferencia de otros SUV que buscan crear visualmente una apariencia aventurera extrema, el HS luce los clásicos elementos "off-road" con sutileza. Las molduras plásticas sobre los pasos de rueda y bajo las puertas son discretos, las barras longitudinales cromadas sobre el techo son muy finas, y las protecciones bajas en el frontal son casi invisibles. Donde más plástico se ve es en la parte baja de la zaga, pero ahí se mezcla con el parachoques y una especie de difusor cromado que tiene más look deportivo que outdoors.

En general las líneas son sinuosas y fluidas, no tan angulosas y cortantes, lo que genera buena musculatura y resalta el aspecto aerodinámico. Si bien el diseño es un atributo subjetivo, y más allá de ciertas similitudes que podemos encontrar con otros modelos del mercado, creo que MG consiguió un buen resultado en este paquete.

MG HS: interior

Hay dos cosas que nos gusta mucho del habitáculo del MG HS: la calidad percibida y el cuidado por los detalles, y la habitabilidad.

Respecto de lo primero, hay un evidente cuidado por trabajar este modelo con buenos materiales, si bien nada lujoso de verdad, sí con buena textura y acabados impecables. Destacan los tapices de cuero sintético (de calidad) mezclado con gamuza en los asientos y con costuras rojas a la vista. Este material se replica en parte del tablero y puertas. También hay polímeros duros y de tacto gomoso, mezclado con embellecedores de aluminio y simil metálico.

En general la apreciación que se tiene es de un habitáculo bien trabajado y con detalles de nivel, como el grabado MG en la palanca de cambios, los botones de buena calidad y todo el equipamiento tecnológico del cual hablaremos más adelante.

Los asientos delanteros tiene un diseño deportivo y soportan bien el cuerpo, son blandos y cómodos, y además tienen ajustes eléctricos. El volante multifunción es de bella factura y fácil de manipular, con un grosor bueno para la empuñadura adecuada. 

La consola central permite dejar objetos, pero falta mejorar este aspecto. Los dos puertos USB para el teléfono, por ejemplo, están escondidos en un lugar donde es imposible dejar el teléfono, lo que obliga a dejar cruzados los cables por la mitad. No es nada terrible, pero frente a tanto detalle bien cuidado, estos mal resueltos destacan.

Las plazas traseras con amplias y cómodas para llevar pasajeros de casi 1,80 de estatura. Hay suficiente espacio para las piernas y cabeza, y mucha anchura a la altura de los hombros. Además, el respaldo tiene dos posiciones, cómoda y súper cómoda, ideal para viajes largos.

Hay dos puertos USB para carga, salidas de aire independiente y revisteros de tacto duro. Otro buen detalle.

Lo malo es que la posición central es elevada y dura de respaldo, por lo que no es tan apta para adultos, sí para niños que no reclamen mucho. Lo bueno es que hay un apoyabrazos escondido que hace del viaje más que placentero.

Finalmente está el maletero, que en nuestra unidad tiene portalón con apertura eléctrica. Caben 463 litros, lejos de los mejores del segmento pero también muy por encima de los peores. Tiene una cortinilla cubre carga con rieles e imanes para sujetar la manilla, y bajo el piso hay una caja con lugares para dejar cosas pequeñas. Lo peor está abajo de todo: un neumático de repuesto temporal. 

MG HS: tecnología y seguridad

La oferta de valor del MG HS está muy sustentado en sus paquetes de equipamiento de confort, tecnología y seguridad. 

En materia de seguridad ofrece de serie airbags frontales y laterales, frenos ABS con EBD, asistente de frenado en curva, controlmde tracción y estabilidad, asistente de arranque en pendiente y control de descenso, freno de mano eléctrico con autohold, luz de freno de emergencia (enciende en caso de frenada de urgencia), monitor de presión de neumáticos, cinturones de tres puntas y cabezales en todas las plazas, anclajes isofix y sensor de retroceso con cámara de estacionamiento.

La variante Trophy que probamos añade a eso airbags de cortina y el paquete MG Pilot, que incluye cuatro asistencias a la conducción: detección de punto ciego, aviso de tráfico cruzado posterior, asistencia al cambio de carril y asistencia de colisión posterior. 

Em cuanto a tecnología y conectividad, todas las versiones se ofrecen con una gran pantalla táctil de 10,1", con bluetooth y conectividad a Apple CarPlay y Android Auto. Cuenta con cuatro puertos USB (dos adelante y dos atrás), y lo único que le falta es un sistema de carga inalámbrica. Nuestra unidad de pruebas Trophy cuenta además con un clúster digital de 12,3 pulgadas configurable.

De serie, el equipamiento es abundante: barras de techo, llantas de 17 púlgadas, encendido automático de luces, luces DRL y traseras LED, neblineros delanteros y traseros, vidrios y espejos eléctricos (con abatimiento), aire acondicionado, smart key con botón de encendido, volante multifunción, control crucero y tapiz de eco cuero, entre lo principal.

Nuestra unidad Trophy cuenta, además, con climatizador bizona digital, luces delanteras LED, portalón trasero con apertura eléctrica, sunroof panorámico, sensor de lluvia, asientos delanteros eléctricos y calefaccionados, cuatro modos de manejo (eco, normal, sport y súper sport), espejo central antiencandilamiento, paddle shifts y pedalera de aluminio, además de los mencionados asientos deportivos.

MG HS: mecánica

MG Motors ofrece el HS con dos opciones de motor gasolinero turboalimentado. El primero es un cuatro cilindros 1.5 litros, que eroga 160 Hp y 250 Nm de par, el que puede estar asociado a una caja manual de seis o automática de 7 cambios, y que sólo está disponible en versión de tracción delantera. 

La tope de gama, en tanto, cuenta con un impresionante 2.0 Turbo con 226 Hp y 360 Nm de par, acoplado a una caja de doble embrague y seis relaciones, y con sistema AWD que ofrece un modo de bloqueo 50/50. 

La marca homologa para este motor rendimientos de 7,6 km/litro en ciudad y 13,3 km/litro en carretera, con un mixto de 10,5 km/l.

La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, McPherson adelante y multilink atrás, mientras que los frenos son de discos ventilados adelante y sólidos atrás. 

MG HS: conducción

El motor es ultra pujante, con gran nivel de torque (360 Nm) y de potencia (226 Hp). En el segmento, sólo Mazda CX-5 y Hyundai Tucson tienen motores turboalimentados semejantes, lo que posiciona a este modelo como un referente en la materia. 

Hay un turbolag marcado, ausencia de poder en las primeras fases de aceleración, pero a partir de las 2.000 la entrega es total. Esto impide que hagamos salidas brutales desde el semáforo en verde porque hay un cierto retardo, pero ese lag puede hacerse menos molesto si modulamos el peso del pie en el acelerador e intentamos salir suavemente. Después de unos días uno se acostumbra rápido.

El empuje es constante por casi tres mil vueltas, lo que permite alcanzar rápidamente velocidades altas. El régimen a 120 km/h es levemente superior a las 2.000 rpm, lo que ayuda a que el motor no vaya enrollado ni genere mucho ruido. En general, la cabina está muy bien insonorizada, lo que hace de los viajes una experiencia agradable.

La caja es de doble embrague pero diría que se siente como una normal. No es rápida en los pasos, ni hacia arriba ni hacia abajo, ni entiende el régimen del motor para sacarle el mejor partido. De hecho, diría que no sabe modular el motor y lo lleva más sobre revolucionado de lo aconsejable. Esto repercute negativamente en los consumos: a nosotros nos dio 6,2 km/litro en ciudad (llevado rápido eso sí) y 11,5 en carretera a 120. No son malos consumos considerando el nivel de potencia y el tipo de modelo.

Hay cuatro modos de conducción. El que más nos gustó fue el normal, porque la caja ya estira los pasos como para hacer del manejo deportivo. El modo Sport es lo suficientemente agresivo, y el Súper Sport es algo insoportable por momentos por lo enrollado que lleva el motor. Apostaría que en un circuito funciona mejor, pero no en la ciudad.

El paquete del chasis es muy bueno. Hay un buen reparto de las masas, lo que equilibra su comportamiento cuando lo llevamos rápido. Y la suspensión tiene una calibración mixta, ideal para la ciudad y sus baches y asperezas, porque es capaz de amortiguar bien las imperfecciones y aislar el habitáculo. Pero cuando se le fuerza en curva es capaz de entregar un buen nivel de aplomo, lo que se traduce en seguridad conductiva. No es un SUV deportivo, está claro, pero responde más que bien.

La dirección es asistida eléctrica y a veces se siente algo artificial, extrañamos una mejor conexión de las ruedas a las manos, pero en general es rápida y responde tal cual uno quiere que responda.

En general, es una buena conducción. Se siente deportivo pero es muy confortable, nada distinto de lo que conocemos en un SUV maduro de una marca generalista con tradición. Los asientos son confortables, hay espacio interior, un habitáculo muy bien insonorizado, mucha luminosidad gracias al techo panorámico, y un motor de excepción que podría ser más eficiente y mejor gestionado por la caja.

Conclusiones

MG viene trabajando desde hace rato en elevar su prestigio y lo está consiguiendo con modelos como el HS. Tiene un bello diseño, un grato interior, muy buenos motores y una relación precio/equipamiento superlativo.

Lo mejor del HS es su amplio espacio interior, su alto nivel de seguridad (¿les contamos que este mismo modelo sacó 5 estrellas en las pruebas de choque Euro NCAP?), su tecnología de conectividad, su buena conducción y las opciones de motor turbo, más o menos potente dependiendo de sus necesidades.

Es sin duda una gran opción para quienes buscan un SUV grande y equipado que rivalice con las propuestas tradicionales.

Test Drive MG HS 2021

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas