Vende tu auto
Test drive

Test drive Chevrolet Tracker 2021: una evolución de verdad

Motor turbo, conectividad total y full seguridad destacan en este SUV importado desde Brasil.

Test drive Chevrolet Tracker 2021: una evolución de verdad

La nueva generación de la Chevrolet Tracker no tiene nada que ver con su antecesora, salvo por el nombre. Este modelo pertenece a la nueva familia de automóviles compactos de la marca, desarrollados en un proyecto junto al consorcio chino SAIC, e incluye una nueva plataforma, nueva familia de motores y una nueva arquitectura eléctrica que le permite ofrecer un nivel de conectividad y seguridad sin igual en el segmento.

Al igual que su hermano Onix, se fabrica en Brasil y arribó al mercado chileno a mediados de 2020, ofreciéndose en cuatro versiones, con dos paquetes mecánicas (MT y AT) y tres niveles de equipamiento (LS, LTZ y Premier), con precios que van desde los $12.790.000.

Nuestra unidad de pruebas es la tope de gama, 1.2T Premier automático, que tiene un precio de lista de $16.990.000.

La nueva Chevrolet Tracker 2021 fue diseñada por un equipo global ubicado en distintas regiones, con la intención de cubrir las necesidades de una gran cantidad de mercados.

Es más espaciosa y práctica que antes, también creció en tamaño y se posiciona por precio y equipamiento más cerca del segmento C que del B. La nueva Tracker mide ahora 4.270 mm de largo, 1.791 mm de ancho, 1.626 mm de alto y tiene buenos 2.570 mm entre los ejes. 

El espacio para los pasajeros traseros es excelente, tanto para las piernas como para la cabeza, mientras que el maletero también es sustancialmente más grande (393 litros), con lo cual resuelve algunos de los mayores inconvenientes que presentaba la generación anterior.

Chevrolet Tracker 2021: diseño

Visualmente, la Tracker se ve como un SUV compacto muy proporcionado y moderno.

Toma muchos elementos que vimos por primera vez en el nuevo Onix, como el capó esculpido, la parrilla frontal y el diseño de los faros, pero también algunos otros que lo asemejan al más deportivo Blazer, como la línea de las vantenas y la forma del pilar C. 

No hay trazos muy dramáticos o radicales, pero el conjunto luce actual y bien logrado ya que los tradicionales aditamentos que se le agregan a los SUV para que se vean más off-road (molduras, despeje, barras, protecciones), acá están más disimulados. Lo que menos nos gusta en una placa protectora estilo cromado en la parte trasera. Luce desproporcionada.

De serie, la Tracker ofrece luces diurnas LED, grilla frontal y decoraciones cromadas, spoiler trasero, luces posteriores LED y barras de techo, además de llanta de acero de 16". Las versiones LTZ añaden llantas de aleación aro 17, y nuestra unidad Premier agrega sunroof, luces Full LED y llantas bitono de 17".

Chevrolet Tracker 2021: interior y equipamiento

Puertas adentro encontramos un diseño muy similar al del Onix, con formas simples, buenas terminaciones y materiales de correcta calidad, pero lejos de ofrecer una sensación más premium.

La calidad de ensamble es buena, las junturas están bien cuidadas y las tolerancias son adecuadas en toda la cabina, aunque hay que decir que la elección de ciertos materiales pudo ser mejor. Para empezar, no hay plásticos suaves al tacto, la aplicación central del tablero tiene una textura tridimensional y si bien costuras simuladas  se perciben bien, el tacto es duro.

Hay algunas decoraciones en un plástico con acabado metalizado para las salidas de aire y, afortunadamente, muy pocas superficies en piano black. La parte superior de tablero y paneles de puertas es también dura, pero en un acabado no brilloso y de textura suave. 

Todas las versiones cuentan con apoyabrazos central y volante multifunción con ajuste en altura y profundidad. La versión Premier, además, ofrece un tapizado en cuero sintético.

La habitabilidad es generosa para cuatro ocupantes grandes, y cinco si quienes van atrás son generosos, ya que la anchura en las plazas traseras no tan bueno. Sí hay mucho lugar en altura y espacio para las piernas, e incluso se pueden meter los pies debajo de los asientos delanteros. 

Además, Chevrolet ofrece cintorones de tres puntas en todos los asientos y cabezales independientes en las cinco plazas, además de anclajes isofix para sillas de niños.

En cuanto a tecnología disponible, el Tracker debe ser por lejos la mejor propuesta del segmento. Por lejos.

Todas las versiones ofrecen el sistema de infoentretenimiento MyLink con pantalla táctil de 8", con excelente resolución y de reacciones rápidas, y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

Asimismo, el sistema de telemática OnStar 4G LTE con capacidad para hasta 7 dispositivos también está presente. El OnStar está disponible desde las versiones LTZ.

La verdad es que desde la versión LS que el paquete de equipamiento es bueno, pero es la versión Premier la que se lleva los aplausos por lo completa, incluyendo cargador inalámbrico de teléfonos,  smart key con botón de encendido, sensores de luz y lluvia, espejo central fotocromático y climatizador digital, entre otros.

Sin embargo, es en la seguridad donde la Tracker se destaca y mucho.

De serie ofrece airbags frontales, laterales y de cortina, sistema de frenos ABS con EBD, controles de tracción y estabilidad, asistente de partida en pendiente y cámara de retroceso. Las versiones LTZ agregan sensor trasero y el sistema OnStar, mientras que la Premier añade asistentes a la conducción que no conocíamos en este segmento: detector de punto ciego, alerta de colisión frontal, alerta de seguimiento a distancia, frenado automático a baja velocidad y park assist, además de los sensores delanteros.

Un 7 en esta materia.

Chevrolet Tracker 2021: mecánica y manejo

Otro punto destacado de este SUV es lo que esconde bajo el capó.

Se trata de un motor  de tres cilindros turboalimentado de 1.2 litros, que entrega 130 Hp y 190 Nm de torque, y que va asociado a transmisiones manual o automática de 5 y 6 velocidades, que envían el par al eje delantero. Pertenece a la nueva familia de motores que estrenó el Onix, y que incluyen también versiones 1.2 aspirada y 1.0 turbo.

Aunque pareciera que 3 cilindros y 1.2 litros es poco para un SUV, créeme cuando te digo que la Chevrolet Tracker va a responder de forma mucho más ágil y contundente que cualquier cosa con motor 1.6 litros que encuentres en el mercado, eso significa que es más rápida de reacción que el MG ZS, el Nissan Kicks, el KIA Seltos, el Volkswagen T-Cross y Hyundai Creta, entre los más vendidos.

No le falta potencia, acelera muy bien desde abajo, y además es un motor eléstico, que no obliga a andar jugando en demasía con la caja para obtener el mejor régimen de potencia. Es un motor espectacular. Tampoco es que sea demasiado deportivo, pero genera buenos nivel de aceleración que será satisfactorio para cualquier persona. 

La caja automática de 6 gestiona bien, no es refinada como otras que hemos probado, los pasos de marcha se sienten un poco, pero gestiona bien el motor y lo lleva siempre en su régimen óptimo.

En general es un motor eficiente, y no debería ser lo contrario considerando su configuración. En nuestro uso normal de ciudad y autopistas urbanas, nos entregó 11,3 km/litro, un buen consumo. Y en régimen urbano más duro, con más tacos y luces rojas, llegamos a casi 10 km/litro. En carretera entre 100 y 120 km/h llegamos a 19,6 km/litro.

Respecto del chasis, la plataforma nos gusta mucho, más enfocada en la conducción que en el confort excesivo. La suspensión (McPherson adelante y eje rígido atrás) tiene una calibración más orientada al confort que al manejo deportivo, aunque es ligeramente más dura de lo que estanos acostumbrados en la marca, y las asperezas se perciben de tanto en tanto. Personalmente me gustan los tactos firmes, pero a mucha gente le podrá parecer más dura de lo normal. 

Lo recomendable es probarla antes. Eso sí, la aislación del habitáculo de los malos baches está garantizado, y también cierta tendencia a rolar cuando se toman curvas rápido. En eso, la física es implacable y el centro de gravedad más alto se precibe claramente. 

El Tracker está bien insonirizado respecto del ruido de viento, aunque el producido por trabajo de suspensión y rodamiento si se filtra un poco más. Aun así, es bastante competente en ese aspecto. Sí hay una rumorosidad del motor, que por momentos parece un diésel más que un gasolinero.

La dirección por su parte, es el lado flaco de la Tracker en lo que a manejo se refiere, ya que no retroalimenta muy bien, cuesta saber con certeza lo que sucede con las ruedas delanteras. Está bien asistida en tráfico intenso y a baja velocidad, pero el feeling en velocidad es un tanto artificial, nada raro considerando que es un SUV compacto.

Chevrolet Tracker 2021: conclusión

La nueva Chevrolet Tracker 2021 llega al mercado con la esperanza de mantener el protagonismo que la marca siempre ha tenido en este segmento. Es una evolución superlativa respecto de la anterior generación y me atrevo a decir que es una de las mejores compras en el segmento.

Y es que nos gustó mucho la nueva plataforma, la familia de motores turbo, el nivel de seguridad y de conectividad ofrecido, y el mejorado espacio interior, aunque no sea el mejor del segmento. Sólo OnStar es un elemento diferenciador respecto de cualquier otro modelo del mercado, y vale la pena tenerlo. Pero además, el motor es espectacular, aunque no es extremadamente eficiente. Es suave de manejo y tiene un tanto más firme.

A mejorar el ruido del motor en el interior, la calidad de los materiales interiores y los precios. La versión tope de gama vale 17 millones de pesos y eso es demasiado.

¿Vale la pena? De todas maneras.

 

Test drive Chevrolet Tracker 2021

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas