Vende tu auto
Test drive

Toma de Contacto: Renault Kwid E-Tech 2023

La marca del rombo confirmó el arribo de la versión a batería del Kwid, la cual conocimos en exclusiva durante el Renault E-Tech Days en Sao Paulo y que además pudimos manejar por la ciudad.

Toma de Contacto: Renault Kwid E-Tech 2023

Sao Paulo fue la sede escogida para el Renault E-Tech 100% Electric Days, un evento muy interesante que tenía por fin dos importantes misiones. Lo primero, es ofrecer un seminario relacionado con la electromovilidad y las nuevas tecnologías, pero lo segundo, que fue la misión que se me encomendó; ir a conocer la arremetida eléctrica que la marca francesa dejará caer durante el próximo año en Chile y la región. Para tener un acercamiento, nos pusimos al volante del nuevo Renault Kwid E-Tech (o Renault e-Kwid), la versión 100% eléctrica del citycar que hace poco se renovó en nuestro país y que también llegará a Chile durante el primer semestre del próximo año con esta configuración eléctrica.

El Kwid a batería, de China al mundo

Como se sabe, Nissan y Renault tienen una alianza con Dongfeng. A pesar de que esta alianza se ha fracturado en algunas áreas, al parecer esto no ha afectado a eGT, que es como se denomina la alianza puntual que está a cargo del Kwid eléctrico. 

Como resultado, nació el Renault City K-ZE, lanzado el 2019, un modelo que no solo es importante por como se adaptó la plataforma CMF-A para recibir un tren motriz eléctrico, sino que también adelantó el facelift que recibiría el Kwid convencional en el resto de los mercados, con focos en dos niveles y una nueva parrilla. El City K-ZE también se comercializó en China como un auto de Dongfeng, con distintos nombres según las distintas sub-marcas del grupo: Venucia e30, Aeolus EX1, Fengxing T1, Fengguang E1 y NanoBox.

Este auto se exporta a Europa como Dacia Spring y es el modelo que conoceremos como Kwid E-Tech aquí en la región.

Las diferencias visibles

El día lunes, llegamos al Parque Itapariba donde se estaba realizando la actividad de Renault, con una fiesta de bienvenida para todos los invitados y periodistas. Aunque estaban todos los autos descubiertos bajo los faroles del centro OCA (no solo el Kwid, sino que también el Kangoo E-Tech, el Master E-Tech y el espectacular Megane E-Tech), nos fue difícil concentrarnos en ver las diferencias puntuales que tiene el modelo, más allá de las fotos. Nos esperamos hasta el martes, de día, para la actividad de manejo, donde nos encontramos con una hilera de Kwids E-Tech en color blanco esperándonos afuera. Haciendo hora antes de nuestro turno, pasamos a revisar el modelo:

  • Adornos dorados en el frontal.
  • Gráficas E-Tech con fondo negro y achurado dorado en las puertas (donde irían las molduras del modelo Outsider).
  • Nuevas insignias: atrás se lee e-Kwid y abajo también hay una pequeña etiqueta negra.
  • La parrilla se transforma en una máscara "ciega" en piano black donde se oculta la tapa de los enchufes de carga.

O sea, con respecto al Kwid normal no cambia absolutamente nada, salvo por tres elementos muy llamativos:

  • Las llantas ahora tienen cuatro pernos en lugar de tres. Probablemente tiene que ver con el aumento de peso del auto.
  • El auto está limitado para cuatro ocupantes. No hay apoyacabezas central y tampoco cinturón central.
  • La palanca de cambios desaparece en lugar de una perilla giratoria.

Especificaciones técnicas

Las dimensiones no cambian con respecto al Kwid que ya conocemos, si bien en Europa, el Dacia Spring señala 3.734 mm versus los 3.680 mm que declara Renault en el Kwid Fase 2, así que esto probablemente tiene que ver con alguna diferencia menor en los parachoques. La distancia entre ejes también se conserva con 2.423 mm, al igual que el maletero con 290 litros de capacidad. El despeje pasa de 185 mm a 166 mm y el peso del auto sube hasta casi 970 kilos, lo que supone un aumento aproximado de 200 kilos. 

Otro cambio importante es el motor, puesto que, por fortuna, nuestra región recibirá una versión más potente con 65 Hp y 113 Nm en lugar de los 45 Hp que se ofrecen en otros lados. Esto es porque nuestra región es menos plana y con tanto cambio de altura y relieve, era más seguro ofrecer un motor de mayor potencia. Se alimenta de un paquete de baterías de 26,8 kWh, el cual se ubica donde normalmente encontraríamos el estanque de combustible. Hay otras modificaciones realizadas a la plataforma, al punto que la alianza franco-japonesa la denomina CMF-AEV.

El Kwid E-Tech tiene una autonomía máxima de 298 kilómetros, aunque en ciclo urbano. Sus baterías se pueden cargar con un cable doméstico o en un punto de carga rápida, donde puedes completar el 80% de su capacidad en 40 minutos. Con un Wallbox de 7 kW, puede cargarse en casi tres horas. Con el mencionado cable doméstico (220v), mejor que lo dejes por la noche porque te tomará casi nueve horas.

Hora de salir a conducir

Acompañado por mi colega José Ignacio Gutiérrez de RutaMotor, nos pusimos en marcha siguiendo una de las rutas que el equipo de Renault nos tenía preparado para la prueba. Por supuesto que nos perdimos, puesto que tuvimos un error de navegación (nos asignaron un camino que no era), así que terminamos improvisando una ruta distinta, tomando como referencia algunos de los puntos ya marcados en el navegador. Y nos pareció curioso que el sistema multimedia es el modelo antiguo que empleaba Renault, el MediaNav de 7" con botones, en lugar del nuevo sistema que lleva el Fase 2, con una perrilla y mayor resolución. Tampoco tiene comandos al volante para operar el sistema de audio.

Sao Paulo es una verdadera jungla de asfalto. Solo el más vivo y el más fuerte sobrevive ante el implacable tráfico y el constante acoso de los conductores de motos, quienes han optado por reemplazar sus luces intermitentes con la bocina. Uno de ellos, casi se llevó el parachoques de nuestro "Kiwi" eléctrico, tratando de ganar unos miserables segundos en la calle. Lo segundo, son los hoyos y parches del asfalto paulista: "Las calles de Chile parecen una mesa de pool al lado de las de Sao Paulo" soltó mi compañero cuando volvimos a Santiago y no podíamos estar más de acuerdo.

Pero el Kwid E-Tech parece que fue ideado para ciudades como estas, por varios aspectos. Por ejemplo, el tren motriz eléctrico es perfecto para el tráfico, por lo silencioso y porque es tan sencillo de operar como un auto con caja automática, pero como es eléctrico, tiene mejor salida que cualquier auto pequeño con caja CVT, beneficio que también se siente en algunas pendientes, donde el auto sube tranquilamente con dos ocupantes. La batería, que hace que el auto sea más pesado, también ayuda a que el auto se balancee menos y probablemente es uno de los rasgos más diferenciadores con el Kwid convencional, porque se mantiene más estable, al tener el centro de gravedad más bajo. 

El despeje de 166 mm fue más que suficiente para franquear las imperfecciones del camino, pero tampoco debemos pedirle mucho al Kwid; su construcción "low-cost" hace que la suspensión sea poco refinada y es lógico que se transmitan vibraciones al habitáculo. La dirección, como en todos los autos eléctricos es muy sintética y a pesar de que apunta bien, tiene un retorno algo desagradable (la sensación de desmultiplicación y de conexión con el tren delantero). Lo bueno es que es liviana para la ciudad y de fácil maniobrabilidad.

Hay un modo Eco que sirve para ajustar la sensibilidad del acelerador y aumentar la fuerza del frenado regenerativo, la cual encontré suficiente para manejar en ciudad: no es de esos modos Eco donde el auto apenas se mueve. Además limita la velocidad a 100 km/h y la potencia del motor a 33 kW, que es la potencia del Dacia Spring (45 Hp). 

Lo único que falto probar fue su comportamiento en carretera o autopista, pero este auto fue pensado para la ciudad y con tanta vuelta, subida, bajada, retorno, ida y vuelta, el Kwid se defendió muy bien.

¿Qué esperar cuando llegue a Chile?

El factor decisivo en cualquier auto es su precio. En Europa es uno de los autos eléctricos más accesibles del mercado y en Chile probablemente también lo sea, si su precio queda más cercano a los 20 que a los 25 millones de pesos, que es el rango que se espera se defina su valor. El problema, es que sigue siendo un Kwid y la diferencia en precio solo estará dada por el tren motriz eléctrico. Habrá que ver también con que equipamiento llega, porque en Europa se ofrece incluso con frenado autónomo de emergencia. Al menos a Chile llegará con seis airbags, que es importante.

Lo segundo, es que en Chile la electromovilidad está siendo impulsada principalmente por las empresas y no por clientes particulares, así que dependerá de cómo Renault logre ofrecer un paquete de flotas, sea a distintas compañías o también a empresas de movilidad.

Pero el Kwid tiene un factor importante bajo la manga: podría ser el primer citycar eléctrico generalista de Chile. Y sin ser el mejor auto, el Kwid normal ya es un auto que se hace querer por su comportamiento y habitabilidad, así como por sus cuatro airbags y ESP. Por ahora, solo queda esperar al próximo año a ver el despliegue "E-Tech" de Renault.

Renault Kwid E-Tech - el Kiwi eléctrico se viene a Chile el 2023 (Toma de Contacto)

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas