Vende tu auto
Novedades

Dodge Challenger SRT Demon 170, un monstruoso muscle car que marca el fin de una era

El Demon 170 es la despedida final de todos los muscle car HEMI.

Dodge Challenger SRT Demon 170, un monstruoso muscle car que marca el fin de una era

En agosto del año pasado, Dodge anunció la despedida final del Charger y del Challenger. Estos autos están recorriendo su última milla antes de pasar la antorcha a una nueva generación de muscle cars electrificados, con un performance de temer, pero con una sensación de conducción tan estéril como un laboratorio. Subirse a un muscle car impulsado por un motor HEMI V8 es como cabalgar una bestia y siendo sincero, eso es lo que más gusta de manejar un auto deportivo, la conexión entre hombre y máquina. Es el fin de una época, lo sabemos y no hay nada más que hacer.

Para honrar este momento, Dodge creo una linea de modelos exclusivos, todos simbolizando algún pasaje de la historia de estos autos. Sin embargo, se guardaron uno para el final: la gran despedida.

Un demonio que vuelve del infierno

En abril del 2017, Dodge sembró el caos entre los autos deportivos con un auto único, el Challenger SRT Demon, un dragster disfrazado de auto de producción. Con 840 Hp de potencia y equipamiento exclusivo, el Demon podía incendiar cualquier pista con su aceleración descomunal y su performance. Obviamente se fabricó en unidades limitadas y algunos desarrollos de performance fueron heredados a los modelos Hellcat más potentes de la familia Challenger. Habiendo cumplido su misión, el Demon volvió a los infiernos.

Pero Dodge ha abierto nuevamente las puertas del infierno para que el Demon sea quien cierre este capítulo de la historia Mopar. El problema es que han pasado algunos años y el Demon 170, como lo conoceremos desde ahora, es una bestia de otra categoría. Si el mundo de Mad Max fuese una realidad, el Demon 170 sería el auto en el que llegarías reluciente y cromado hacia el Valhalla.

Números, queremos números

  • Funcionando con Etanol E85, el Demon puede alcanzar los 1.025 Hp de potencia y 1.280 Nm de torque.
  • Con Etanol E10, las cifras quedan en 900 Hp y 1.097 Nm de torque.
  • 0-60 millas (96 km/h para nosotros) en 1.66 segundos, aunque con partida en rolling. Aun así, puede desnucarte con sus 2.004 gs.
  • Alcanza el 1/4 de milla en 8,91 segundos a 243.28 km/h, certificado por la NHRA.

Como el Demon 170 está bajo los nueve segundos, la NHRA lo ha vetado de todas las competencias oficiales de cuarto de milla, salvo que le instales una jaula y un freno de paracaídas, accesorios que Dodge también te ofrecerá como opcional.

Así que, como puedes darte cuenta, manejar un Demon 170 es para los valientes. Tanto así que Dodge ni siquiera te ofrecerá llaves distintas para desbloquear la potencia del auto, eso lo hará directamente el computador del modelo, según el octanaje del combustible que le eches, o sea no hay modo "fácil", estás advertido.

Ya, pasemos a las mejoras

Si el Demon estaba reforzado, esas mejoras no son nada al lado de las que lleva el nuevo Demon 170.

Motor:

  • El V8 6.2 HEMI del Demon 170 está basado en el modelo Hellcat, pero muchas de sus mejoras derivan del motor Hellephant C170. La marca declara que solamente el árbol de levas es compartido con el motor anterior del Demon. El resto ha sido mejorado o cambiado, en especial para aguantar una presión de 2.500 psi en los cilindros, un 32% más que en un Hellcat Redeye.
  • Una de las mejoras es el supercargador de tres litros, el que ofrece un 40% más de potencia y cuenta con poleas reforzadas de 3 pulgadas y un cuerpo de aceleración de 105 mm.
  • Los inyectores y líneas de inyección pueden mover hasta 621 litros cada hora. Sobremedida, para poder aguantar la alta demanda en potencia.
  • Válvulas de admisión nitruradas y guías reforzadas, así como asentaduras para las válvulas reforzadas.
  • Pernos y fijaciones fabricadas en metal de grado aeroespacial o metal fresado.
  • Todo tipo de rodamientos fueron reemplazados por unos fabricados en cobre con plomo.
  • Bujías más frías.
  • Damper viscoso para reducir la torsión del motor.
  • Una ECU modificada y que puede optimizar la potencia del motor según la mezcla de combustible.
  • Sistema de refrigeración SRT Power Chiller: usa el aire acondicionado para reducir el aire que entra al motor.
    • Función Race Cool Down: deja funcionando el sistema de refrigeración por más tiempo, aun cuando el motor fue apagado
    • Capot "Air Grabber"
    • Luces "Air Catcher"

Transmisión:

  • Cardán un 30% más fuerte y más ancho.
  • Eje trasero de 240 mm, reforzado, fabricado con prensado isostático para reducir la porosidad de las piezas y aumentar su resistencia.
  • Los palieres también son más robustos y cuentan con piñones de 43 ranuras.
  • La transmisión es la conocida TorqueFlite 8HP90 automática de ocho velocidades.

Ruedas:

  • El Demon 170 es el primer auto de producción con neumáticos radiales de drag, creados a medida por Mickey Thompson y reforzados con nylon. Los de atrás son más suaves, para mejorar la tracción.
  • Las llantas son de aleación de aluminio, pero hay una opción de fibra de carbono. Las llantas delanteras son de 18" pero el neumático hace que sean más pequeñas que las ruedas de atrás, con llantas de 17" y una medida de 315/50. La opción de fibra reduce el peso en casi 15 kilos.
  • Suspensión Blistein adaptativa

Funciones:

  • Tres modos de manejo: Auto (Street), Custom y Drag
    • El modo Drag puede alterar distintos parámetros: Power, Transmission, Paddles, Traction, Suspension, Steering.
    • Hay opciones extra, incluyendo semáforo de largada, bloqueo de eje delantero (Line Lock, para quemar neumáticos), Launch Control con asistente (evita hacer un "wheelie") y modo de enfriamiento.
  • Transbrake 2.0: mejorado con respecto al sistema del Demon original, permite alterar los perfiles de torque según el tipo de asfalto. Incluso puede generar un efecto de reserva de torque, similar a la función de un sistema "anti-lag", permitiendo salidas perfectas, con la potencia necesaria y la cantidad de agarre justa para distintas pistas.

El interior del Demon solo trae un asiento, la consola, el volante y las pantallas del sistema multimedia o el cuadro de instrumentos, con algunos detalles en Alcántara o fibra de carbono, más insignias propias de la versión. Por supuesto que esto es por cuestiones de peso. Dodge se ha encargado de bajar el peso en otras áreas, incluyendo los frenos, barras estabilizadoras, insonorización y más.

Si lo deseas, puedes pedir el asiento del copiloto, tapicería en colores con climatización o un sistema de audio Harman Kardon.

Solo 3.300 unidades se fabricarán, a un precio desde USD $96.666 y con una interesante selección de colores.

Es el fin de una era, pero vaya que manera de terminarla.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas